La masturbación como liberación

CAPÍTULO
UNO
———————————————————
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
5
La masturbación es una forma primaria y natural del sexo. No es sólo una cosa
de niños, o algo para las épocas solitarias entre un amante y otro, o para personas
mayores que se han quedado solas.
Con el problema del SIDA cada día más patente, sería lógico pensar en la
masturbación como la forma más segura del sexo. Pero hacer el amor con uno
mismo sigue siendo el secreto inconfesable de la sociedad.
Antes se decía que el incesto era el último tabú; ahora, sin embargo, se usa
la palabra con toda libertad. Incluso se han filmado películas sobre el tema. Pero,
¿por qué no se ha hecho una película sobre una mujer que aprende a llegar al
orgasmo masturbándose y empieza a disfrutar del sexo con su pareja por primera
vez? También sería muy educativo contar la historia de un hombre con problemas
de eyaculación precoz, que se enseña a sí mismo a prolongar las erecciones
mediante la masturbación y se convierte en un amante fantástico. Si se pusiera
en práctica mi fantasía particular sobre la jubilación, cambiaría por completo la
idea que se tiene sobre la tercera edad. Somos trece personas viviendo en comunidad.
Cada luna llena nos reunimos delante de la tele para ver el último video
pomo prohibido por el código moral. Después de hacer un té bien cargado, enchufamos
nuestros vibradores y nos disponemos a pasar una tarde de orgasmos.
Las mecedoras chirrían, los vibradores zumban y, de vez en cuando, uno de nosotros
sonríe y mueve la cabeza después de uno especialmente bueno.
El rechazo de la masturbación es parte de la represión sexual. Desde la infancia
hasta la madurez, la masturbación produce un sentimiento de vergüenza y
de culpabilidad. Las personas que no mantienen una relación sexual consigo
mismas son más fáciles de manipular. Yo creo que la clave para acabar con la
represión sexual está en la masturbación; sobre todo para las mujeres que creen
que son frígidas o que no saben con seguridad si están teniendo orgasmos con su
pareja. Pero también para los hombres que no pueden Controlar la eyaculación
precoz o que no logran llegar al orgasmo mediante la penetración.
BETTY DODSON
6
Con la masturbación se aprende mucho sobre las reacciones sexuales, y se
conocen los secretos del cuerpo y de la mente que la sociedad enseña a esconder.
¿Existe alguna forma mejor de entender lo que es el placer y cómo ser creativo
en la cama? No hay que estar a la altura de nadie, ni satisfacer las necesidades
de otro, No se tiene miedo a la crítica o al rechazo por haberlo hecho mal.
La habilidad en la cama es como la habilidad en cualquier otra cosa: no se hereda
por arte de magia, se aprende.
La masturbación es la primera actividad sexual natural. Con ella, las personas
descubren sus sentimientos eróticos y aprenden a no avergonzarse de ellos ni
de sus genitales. Es la mejor manera de ir conociendo el sexo y de desprenderse
de viejos temores e inhibiciones. Para nosotras, las mujeres, es una forma de adquirir
confianza y poder comunicarnos sin miedo con nuestros amantes. Cuando
nos preguntan qué es lo que más nos gusta, tenemos que olvidarnos de la eterna
mentirijilla: «Todo lo que me haces me gusta».
A finales de los «sexy años sesenta», durante mí evolución erótica, la masturbación
sin complejos empezó a ser muy importante para mí. Como mi vida
sexual pasó de cero a ser fantástica, quería que todo en mundo lo supiera. Empecé
expresando mi alegría por medio del arte erótico. Luego, comencé a escribir
artículos y a hablar de la liberación sexual de la mujer. En aquella época creía
que las mujeres sufrían la represión sexual más que los hombres, y la masturbación
como liberación se convirtió en mi argumento feminista. Enseguida me
convertí en una experta en el tema, sobre todo porque nadie más quena hablar de
ello en público.
Cuando empecé a conversar con las mujeres sobre la masturbación en mis
Terapias Sexuales, me di cuenta de que eran necesarias unas sesiones dedicadas
por entero al sexo. Lo siguiente que hice fue organizar una escuela de masturbación
para feministas dispuestas a afrontar directamente una relación sexual Consigo
mismas, además de la liberación sexual. En 1974, la revista Ms. publicó un
articulo acerca de mis ideas sobre la masturbación. La reacción del público fue
tan positiva que decidí publicar un librito en el mismo año, titulado Liberating
Masturbation (La masturbación como liberación; reflexiones sobre el amor en
solitario). Tuvo tan buena acogida que, de pronto, me di cuenta de que tenía un
trabajo de jornada continua y no sabía como dejarlo. «Soy una artista con clase,
no una artista pajillera», argumentaba. Pero comprometerse cotí una idea es como
tener un niño: hay que darle amor incondicionalmente, incluso los días que
más odiaba ser «la madre de la masturbación».
Todos los años renunciaba a enseñar masturbación en mis terapias y todos
los años organizaba la escuela otra vez. Ser profesora de sexo sin ningún tipo de
título académico era una osadía por mi parte, pero ¿dónde podría haberme licenciado
en masturbación? Decidí que mi formación en Bellas Artes sería la excusa
para estudiar la estética del sexo en solitario. A veces, me veía a mí misma como
una artista en acción y mis escuelas me parecían simplemente una nueva forma
de hacer arte. Otras veces, me veía luchando contra molinos de viento, y quería
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
7
esconderme en mi estudio y que la gente se olvidara de mí para siempre. Pero
después de catorce años dedicada a esta materia tan singular me he concedido un
doctorado en Masturbación.
Antes estaba convencida de que la masturbación llevaba al sexo, pero ahora
sé que la masturbación es sexo. La próxima vez que alguien te pregunte «¿Cuándo
tuvo su primera experiencia sexual?», debería responder que su primer contacto
con el sexo fue la masturbación, tío la primera vez que tuvo relaciones con
alguien.
Me imaginaba que, en la década de los años ochenta, masturbación sería
una palabra más de nuestro vocabulario y que estaría incluida en todos los programas
de educación sexual del Bachillerato. Pero aquí estoy, todavía, intentando
mentalizar al personal sobre el tema. Algunos de mis amigos me preguntar
por que sigo insistiendo en lo mismo, si «hoy en día todo el mundo sabe que la
masturbación no es nada malo». Sin embargo, la verdad es que todavía no se usa
la palabra con entera libertad, ni se habla del tema abiertamente sobre todo
cuando uno habla de su propia vida sexual. Es cierto que casi nadie cree ya que
la masturbación produzca desórdenes mentales o verrugas; pero aunque la mayoría
de los libros y artículos actuales sobre en sexo rechazan los viejos mitos
sobre la masturbación, la condenan sutilmente al no hablar prácticamente de
ella. Y lo peor es que se sobreentiende que la masturbación está bien para sustituir
a algo mejor. Lo primero que hago cuando compro un libro sobre sexo es
buscar el capítulo dedicado a la masturbación, para ver cual es la postura del autor
al respecto.
La masturbación tiene muchos aspectos positivos y ayuda mucho a quien la
practica: proporciona satisfacción sexual a personas que no consiguen encontrar
pareja, es una solución para los adolescentes con ansias irreprimibles de sexo y
evita embarazos no deseados. También es un buen remedio para las personas separadas
y para las parejas, cuando uno de los dos está enfermo, cuando a uno no
le apetece hacer el amor o cuando ninguno logra alcanzar el orgasmo mediante
la penetración.
La masturbación también se puede hacer con otra persona o personas, como
alternativa a la penetración. Es una parte muy importante de la actividad
sexual de las parejas y una manera de apaciguar las prisas de los hombres. Proporciona
satisfacción de una forma segura en los últimos meses del embarazo y
alivia los dolores que produce la menstruación. Masturbarse es relajante y ayuda
a conciliar el sueño. Y, por último, es la forma más segura de sexo, algo que se
debería tomar en cuenta hoy día.
Hay que recordar que muchas personas no tienen una pareja estable —
algunas porque así lo desean, otras porque están esperando que aparezca la persona
apropiada y otras porque no tienen seguridad en sí mismas O tienen alguna
tara física. Cuando alguien se separa después de un matrimonio muy largo, encuentra
a veces dificultades para volver a establecer una relación duradera, pero
sigue teniendo necesidades sexuales. Y lo mismo ocurre con las personas mayoBETTY
DODSON
8
res, sobre todo una esposa o un marido viudos después de cincuenta años de matrimonio.
Además de estos ejemplos, hay muchas personas que no tienen otra alternativa
que la masturbación: aquellos que están en la cárcel, en residencias de
ancianos o en instituciones psiquiátricas. El hecho de aceptar la masturbación
puede cambiar la vida de muchas personas.
Otra razón por la que sigo insistiendo en lo mismo, y pidiendo al inundo
entero que acepte el sexo en su forma más primitiva, es para aplacar las voces de
grupos obstinados en tachar la masturbación de pecaminosa. La Iglesia Católica
está a la cabeza de estos grupos. También está la minoría moral fundamentalista,
que sigue aferrada a la doctrina de la culpabilidad sexual del Antiguo Testamento.
(La historia bíblica sobre Onán desparramando su semilla ni siquiera se refiere
a la masturbación, sino al coitus interruptus.) La oposición organizada contra
la masturbación, igual que la oposición a la pornografía, es, en realidad, una
oposición al placer sexual. Tener marcha se considera antisocial, cuando lo que
es verdaderamente antisocial es estar reprimido.
Cuando estaba en Bachillerato, obsesionada con el sexo y con la cabeza
llena de mitos románticos, creía que el acné que tenía era por abusar de la masturbación,
y no sabía nada acerca de los métodos anticonceptivos. Era una víctima
potencial de la represión sexual. ¡Qué distinto hubiera sido todo de haber
tenido una profesora de Sexualidad en el colegio! Me imagino su primera charla:
«El sexo cambia a lo largo de la vida. Después del sexo ardiente y romántico,
que es lo único que sois capaces de entender ahora, llega la dulzura del Sexo con
el matrimonio, luego el misticismo de la procreación, y finalmente, la comodidad
o aburrimiento del sexo monógamo a largo plazo. Casi todos vuestros matrimonios
terminarán en divorcio, tendréis otra etapa de sexo ardiente y romántico,
y podréis empezar el ciclo de nuevo. Las lesbianas y los gays seguirán una
evolución parecida. Algunos quizá estudien el sexo en profundidad y experimenten
la bisexualidad o el sexo en grupo, olvidando normas y convencionalismos.
Pero, ¡tomad nota!: el sexo más duradero es la relación amorosa con uno
mismo. La masturbación siempre será parte de nuestra vida; durante la infancia,
la adolescencia, en noviazgo, el matrimonio y el divorcio, y durante la tercera
edad».
Ahora mi objetivo es conseguir que la masturbación se considere como una
forma primaria de expresión sexual. Ha llegado el momento del sexo para uno.
El siguiente paso en la evolución sexual de la civilización es la aceptación total
del sexo en solitario.
Mi fantasía de la liberación sexual en el futuro es la siguiente: es la Nochevieja
de 1999. Todos los canales de televisión se han puesto de acuerdo y me
han dejado dirigir un programa llamado «Orgasmos en América». En todas las
pantallas se verá pomo fino creado por el genio más destacado de este país, y
con la más alta tecnología. Al dar las doce, la nación entera se estará masturbando
en pro de la paz mundial.
CAPÍTULO
DOS
———————————————————
Las
imágenes románticas
del sexo

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
11
En los años cuarenta, cuando era joven, las películas estaban llenas de besos largos
y húmedos, de ojos tristes y de frases como «Amor mío, te quiero», acompañadas
de abrazos apasionados después de una dolorosa separación. Estas eran
las imágenes del amor. En Hollywood no se incluían escenas de sexo. Cuando
llegaba el momento del sexo, la imagen se fundía en una ola gigantesca rompiendo
contra las rocas. Yo sabia que era el momento del orgasmo, y me imaginaba
escenas de amor apasionado con mi futuro amante. Algún día nos casaríamos
y viviríamos felices para siempre. Todas las chicas de mi edad soñaban con
lo mismo, de modo que yo no era distinta, excepto en una cosa: mientras esperaba,
disfrutaba en secreto con mis orgasmos solitarios.
Mi fantasía de masturbación favorita en esa época era «la noche de bodas».
Me veía a mi misma como una estrella de cine fascinante: delgada, sin acné, sin
aparato en la boca, y con un busto estupendo (no plano, como el mío). Mientras
mi marido esperaba en la cama, yo iba al cuarto de baño a ponerme un camisón
de última moda. Lo que más me excitaba era imaginar cada uno de los detalles
de mi belleza. Llegaba al orgasmo cuando me quitaba la bata de encaje y ofrecía
mi cuerpo desnudo a mi marido. Nunca conseguía verle claramente en mi fantasía,
ni tampoco lo que hacíamos en la cama. Todo el sueño era una combinación
de True, Romance y Vague —mi pornografía romántica.
La masturbación fue la única vida sexual que tuve hasta que a los veinte
años me acosté con alguien por primera vez. Mi familia, mis amigos, el mundo
entero y yo hacíamos como si la masturbación no existiera y, por eso, el placer
que sentía no era real. Para mí no existió el sexo hasta que encontré amor de
verdad en la cama.
A pesar de todo, la masturbación ha continuado siendo parte de mi vida
sexual. En ese sentido, no he seguido la pauta común. No es muy corriente masturbarse
regularmente después de la infancia. Algunas personas ni siquiera reBETTY
DODSON
12
cuerdan haberlo hecho alguna vez. Muchas mujeres y hombres que sí recurren a
la masturbación, se sienten solos y culpables por lo que están haciendo.
Sin embargo, en otros aspectos soy normal. Fui víctima de una educación
muy tradicional y conservadora. Me enseñaron que el placer sexual me lo proporcionaría
el pene de mi amante no su mano, ni su boca, y mucho menos mi
mano. Pero, a pesar de todo, no obedecía las normas. Aunque masturbarse estuviera
mal, yo seguía haciéndolo. Ahora me doy cuenta de que aprendí a tener
orgasmos masturbándome y, gracias a eso, he podido disfrutar del sexo en pareja.
Nací en Kansas, una de las zonas más religiosas de los Estados Unidos, y
conozco muy bien la opinión de la Iglesia y de los conservadores moralistas. Pero
cuando me fui a vivir a Nueva York a los veinte años, incluso a mis amigos
más tolerantes les parecía que la masturbación era un sustituto de lo auténtico.
Esto era en los años cincuenta. Mis únicas fuentes de información sobre el sexo
eran manuales sobre el matrimonio y algunos párrafos sueltos de Freud. Cuando
me tumbé en un diván por primera vez, el psicoanalista y yo teníamos la misma
imagen romántica —el sexo adulto y maduro era tener orgasmos vaginales en
una relación sincera. La masturbación estaba bien si no lo hacia demasiado, porque
podía terminar convirtiéndose en algo compulsivo e infantil. Estaba convencida
de que varias veces a la semana era excesivo, de modo que decidí buscar a
mi príncipe azul para ser felices, tener orgasmos, y comer perdices.
De joven tuve muchos amoríos monógamos, superromanticos y con orgasmos
apasionados en la cama. Siempre planeábamos casarnos y así justificábamos
nuestras relaciones sexuales. No me masturbaba mientras estaba saliendo
con un hombre, porque hubiera querido decir que mi vida sexual no funcionaba.
Cada una de estas historias duró alrededor de dos años, y, en todas, la ruptura
fue deprimente. Estar enamorado era como inyectarse una dosis de emociones.
Estaba enganchada y no podía vivir sin chutarme. Pero no era una adicta muy
lista, porque nunca logré aprender a pasar de un amante a otro sin sufrir. Al final
de cada romance, la tristeza, el arrepentimiento, la desesperación o la furia acababan
conmigo.
Después de pasar muchos años buscando el amor, mi príncipe me encontró
por fin. Fue como un sueño hecho realidad, y me casé a los veintinueve años,
justo a tiempo para no convertirme en la típica solterona. Durante el primer año,
me parecía que nuestras relaciones sexuales eran escasas, pero el psicoanalista
me dijo que seríamos más apasionados en la cama después de amoldarnos a
nuestra nueva vida. Dejé mi trabajo y me concentré por entero en el matrimonio.
Ahora tenía seguridad económica, pero cada vez me preocupaba más nuestra vida
sexual.
En el segundo año de matrimonio hacíamos el amor una vez al mes. Y
cuando lo hacíamos, mi marido era demasiado rápido y yo no lograba sentir nada.
Después nos quedábamos callados. Cuando él se dormía, yo me masturbaba
rápidamente debajo de las sábanas. Lo hacia sin moverme, ni respirar siquiera, y
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
13
luego me sentía culpable y frustrada. No entendía por qué no funcionábamos en
la cama si estábamos enamorados.
Era como una yonqui romántica sentenciada a la ruina. Estaba atrapada en
un matrimonio que no se ajustaba a mi sueño romántico. A veces me parecía que
todo era culpa mía. Creía que no estaba cumpliendo mí parte del contrato. No
tenía ningún encanto sexual y él, en realidad, no me quería. No sabía a quién
echarle la culpa: a él, a mí o al matrimonio como institución. No se me ocurrió
pensar que había otras alternativas en el sexo. Masturbándome sin complejos
podía tener un orgasmo todos los días y follar a gusto una vez al mes. ¡Pero no!
Cada vez que me apetecía algo de sexo dependía de mi otra mitad, y a veces era
verdad que tenía jaqueca.
Al cabo de pocos años, había tanta tensión y tan poca comunicación entre
nosotros que ni siquiera tenía ganas de acostarme con mi marido. Empecé a
hacer unas obras de arte monumentales. Pero en el sexto año, por más esfuerzos
que hice, mis ardientes necesidades sexuales se volvieron a apoderar de mí. Una
vez, cuando mi marido se fue a un viaje de negocios, estaba tan salida que me
pase una semana de orgía pintando todas mis fantasías sexuales, poniéndome
cachonda y masturbándome hasta la saciedad. Dibujé todas las perversiones
sexuales que se me ocurrían, que en realidad eran pocas: sexo oral, follar como
los perros y rollos entre tres personas. Pero los remordimientos por mi corrupción
eran más fuertes que yo, y destruí los dibujos. Los rompí en trocitos y los
tiré por el retrete, por si acaso alguien encontraba los restos y los recomponía.
Como es de suponer, mi matrimonio duró poco. Yo quería orgasmos en mi
relación sexual. Nos divorciamos como personas civilizadas. Llegamos a un
acuerdo sin necesidad de abogados. Yo tendría suficiente dinero para la etapa de
transición a la soltería. Pero después de haber sido tan dependiente me preocupaba
entrar en el mercado de trabajo otra vez, y tenía enormes inhibiciones
para volver a empezar una vida sexual. Aunque daba la imagen de una neoyorquina
sofisticada, me sentía como una virgen de treinta y cinco años. Y así empecé
mi aventura erótica, con una mezcla de temor y emoción.
Era 1965, justo el momento en que las mujeres americanas estaban viviendo
la segunda ola de feminismo. Después de leer The Feminine Mystique (La
mística femenina) de Betty Friedan, me convertí en una feminista. Se había roto
para siempre el mito de que las mujeres podían encontrar todo lo que deseaban
en el matrimonio. Ya no me sentía como un bicho raro por querer ser una artista
en vez de una buena madre y esposa.
Empecé a entender por qué la política del matrimonio había afectado a mi
vida sexual. Aunque siempre decía que me había casado por amor, en realidad
había ofrecido mi atractivo sexual a cambio de una seguridad económica. La sociedad
no pagaba a las mujeres igual que a los hombres, y yo estaba regateando
con el sexo para obtener el matrimonio —que todavía era el mejor negocio que
podía hacer una mujer. Tanto si reservaba el sexo para mi príncipe como si se lo
regalaba a mi amante o lo cedía como derecho exclusivo en el matrimonio, estaBETTY
DODSON
14
ba haciendo negocio con el sexo. Cuando el cuerpo deja de tener un valor sexual
para las mujeres y empieza a tener valor económico, el matrimonio se convierte
en una forma legal de prostitución. Por eso muchas esposas se sienten como putas
baratas y algunos maridos como chulos que trabajan demasiado.
Durante la época en que me empeñé en perseguir mi ideal romántico, estuve
reprimida sexualmente y no tenía independencia económica. Quería que un
hombre se ocupara de mí y para eso tenía que complacerle. Yo quería tener el
orgasmo más alucinante del mundo follando. A lo mejor dejaba de quererme si
llegaba al orgasmo masturbándome o con sexo oral. Como no podía disfrutar del
sexo del mismo modo que los hombres, acabé utilizándolo para dominar a mi
pareja. Lo único que conseguí fueron escenas violentas de celos que justificaba
argumentando que eran por amor. Cuando teníamos peleas terribles, decía que
eran discusiones de enamorados. Pero pronto dejé de conformarme con las ideas
tradicionales sobre el tema, y empecé a dudar de todo. Me preguntaba si de verdad
existía el amante perfecto. Dejé de dar importancia al hecho de llegar al orgasmo
haciendo el amor. Llegué a la conclusión de que el matrimonio no era la
única forma de conseguir una estabilidad económica y sentimental.
Casarse es una de las decisiones más importantes que se toman en la vida.
El matrimonio es un negocio en el que se comparten el sexo, el dinero, la propiedad
y la posibilidad de tener hijos, de modo que se le debía dar la misma consideración
que a una transacción de un millón de dólares. Cualquiera que sepa
un poco de negocios, sabe lo importante que es un contrato para aclarar los términos
y llegar a acuerdos previos, antes de crear una asociación. Cuando me casé,
lo único que dije fue: «Sí, quiero».
Las imágenes románticas que se suelen tener sobre el matrimonio y lo que
ocurre en la vida real es una mezcla explosiva. Inconscientemente, las parejas
juegan a ver quién es el más fuerte, sin reglas ni acuerdos. En uno de los juegos,
el hombre es el responsable de que todo funcione cuando follan. El también es
una víctima de la represión sexual, pero se supone que debe tener una erección
al ver la belleza de su esposa desnuda, tiene que mantener la erección, excitar a
su mujer, y aguantar para no tener un orgasmo antes que ella. Tiene que hacer
todo esto sin saber nada de lo que a ella le gusta. La mujer es pasiva: está guapa
y encantadora mientras espera tener una experiencia increíble que se llama orgasmo,
y cuando ve que no pasa nada, intenta concentrarse en el amor.
En otro juego la mujer es responsable de que el hombre tenga una erección.
Utiliza el sexo oral para que se ponga cachondo, y se entrega por entero a darle
placer. El se pone encima y hace todo lo que le gusta, mientras ella hace ruidos
apasionados para excitarle aun más. El se corre, ella disimula para que parezca
que disfruta y él se queda dormido en sus brazos. Ella esta contenta porque le ha
hecho feliz y porque le encanta estar con él. Él está contento porque ha demostrado
una vez más que es un amante fantástico y le encanta que ella le quiera.
Según Kinsey, el tiempo medio que dura la acción sexual después de la
penetración es de dos minutos y medio. No es mucho para pasarlo bien.
Mientras el sexo se limite al tiempo que dura la erección y la penetración
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
15
el sexo se limite al tiempo que dura la erección y la penetración continuará existiendo
la lucha de sexos. En la mayoría de los casos se hace en la postura tradicional,
que es la que satisface al estereotipo romántico de la mujer pasiva y el
hombre dominante. Él intenta aguantar mientras ella intenta con todas sus tuerzas
llegar al orgasmo, y casi siempre fallan los dos.
Hay una gran selección de placeres eróticos, pero para disfrutarlos hay que
tener una mentalidad abierta. Si se tiene la imagen romántica de que sólo se
pueden tener orgasmos apasionados haciendo el amor de la forma tradicional se
crea una fijación genital que no permite pasarlo bien, ni evolucionar. En cuanto
se olvide la idea de que hay una manera correcta o mejor de tener relaciones
sexuales, todo el mundo tendrá amor y orgasmos en abundancia.

CAPÍTULO
TRES
———————————————————
Las imágenes
eróticas
del amor

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
19
Mi primera aventura después del matrimonio cambió mi vida sexual. Blake era
un hombre apasionante. Tenía cuarenta y dos años, y dinero suficiente para retirarse.
Era catedrático y editor, pero lo había dejado todo para dedicarse a los
placeres de la vida. Después de divorciarse, dejó de ir al psicoanalista, abandonó
las pastillas que éste le había mandado y no volvió a beber Martini antes de cenar.
Cuando nos conocimos, yo llevaba tres años sin tomar una copa, así que los
dos estábamos limpios. Empezamos a chutamos sexo.
Estábamos encantados con nuestra relación experimental, que era muy intensa.
Enseguida cambió la imagen que yo tenía del éxtasis. Antes me consideraba
afortunada si tenía un orgasmo cuando hacía el amor. No se echa de menos
lo que no se conoce. Ahora tenía varios orgasmos seguidos, y de una intensidad
alarmante. Después de uno muy bueno necesitaba que Blake me tranquilizara.
¿Me oirían gritar los vecinos? ¿Estaba seguro de que no era malo para la salud?
¿Le gustaba cómo reaccionaba yo? Fue mi primer contacto con la ansiedad de
placer, el miedo a tener algo demasiado bueno. Él decía que yo era la mujer de
sus sueños.
Era emocionante poder hablar sinceramente sobre el sexo. En nuestras primeras
conversaciones acabábamos enseguida tratando el tema del matrimonio,
de la monogamia y de la represión sexual. Le contaba lo de mis masturbaciones
frustrantes a escondidas y él me hablaba de las suyas. Me contaba cómo sus relaciones
sexuales habían ido decayendo después de estar casado diecisiete años.
Hacer el amor se había convertido en una rutina. Siempre sabía todo lo que iba a
pasar. No había confianza y la falta de comunicación era deprimente. Conseguía
orgasmos extra masturbándose en el cuarto de baño. Quería un poco de variedad
en su vida sexual, pero había prometido ser fiel, y era demasiado idealista para
buscarse una relación fuera del matrimonio. La única alternativa era la masturbación,
que hubiera estado muy bien si lo hubiera hecho sin complejos. Pero
igual que yo, se sentía culpable y frustrado. Poco a poco empezó a verse a sí
mismo como un viejo verde.
BETTY DODSON
20
Gracias a nuestras conversaciones empecé a entender cómo la sociedad reprime
a las personas. Uno no puede disfrutar tocándose el cuerpo sin sentirse
culpable. Cuando me di cuenta de esto, decidí acabar con el sentimiento de culpabilidad
de una vez por todas. No formaría parte de mi vida nunca mas. Tenía
la intención de explorar el sexo en profundidad y sin que interfiriera la Iglesia o
el Estado. La mejor forma de aprender algo acerca del sexo y el placer era tener
un amante con una mentalidad abierta. Blake y yo superamos inmediatamente
los convencionalismos sexuales. Teníamos curiosidad por aprender, queríamos
ser receptivos y tener una actitud positiva hacia el sexo. Ensayábamos posturas
nuevas y nos turnábamos para masturbarnos uno al otro con la mano o con la
boca.
Cuando estábamos juntos no sólo se unían nuestros cuerpos, sino también
nuestras mentes. ¡Qué alegría haber encontrado un hombre que estaba de acuerdo
conmigo en el tema del sexo! Empezamos a reunir información que apoyara
nuestras ideas sobre la importancia de la masturbación. Masters y Johnson acababan
de publicar sus estudios sobre la sexualidad femenina, echando por tierra
la idea de Freud de los orgasmos vaginales adultos. Habían descubierto que los
orgasmos se centran en el clítoris, y que clasificarlos como vaginales o clitoridianos
era incorrecto.
La controversia sobre la clasificación de los orgasmos no me preocupaba,
porque yo tenía de los dos tipos. Me tumbaba boca arriba y Blake de costado y
así hacíamos el amor. Con el dedo húmedo me tocaba el clítoris, a la vez que me
follaba muy despacio. Era el mejor de los dos mundos. En otra de nuestras actuaciones
eróticas, me cogía la mano y me la ponía en el clítoris para que me
masturbara. ¡Otra victoria sexual! Así nos podíamos concentrar en nuestros propios
movimientos y sensaciones. Yo podía controlarme para tener orgasmos mas
despacio o más deprisa. Cada vez teníamos orgasmos mejores y más grandes, y
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
21
a menudo los teníamos a la vez. Era muy divertido, ahora que no había que disimular
ni aguantar. El placer producía más placer. Con estas experiencias tan
maravillosas, me sorprendió un poco masturbarme cada vez más cuando estaba
sola.
Sabíamos que la masturbación había salvado nuestra cordura sexual, y
prometimos que no volveríamos a considerarla una actividad sexual de segunda
categoría. Sin embargo aunque habíamos decidido que la masturbación seria
una parte más de nuestras vidas, la primera vez que la compartimos fue muy difícil
para los dos. Después de todo, siempre había sido algo privado. Al principio
me sentí muy vulnerable. En cuanto Blake se diera cuenta de que no dependía de
él para tener orgasmos, se podía romper su imagen romántica. Me daba miedo
arriesgarme tanto. Si en ese momento él hubiera respondido negativamente
hubiera vuelto a la postura tradicional con el rabo entre las piernas.
Decidí que primero tenia que ser capaz de mirarme a mí misma en el espejo
mientras me masturbaba. Me sorprendí bastante, porque cuando me vi no me pareció
nada ridículo ni extraño, sino algo muy intenso y sexual. Hasta ese momento
no tenía ninguna imagen sexual de mí misma. Con esta nueva información
erótica pude dar el siguiente paso con Blake. Celebramos nuestro Día de la
Independencia Sexual, enseñándonos uno al otro que podíamos tener orgasmos
de primera categoría sin ayuda de nadie. ¡Nos encantó! Al masturbarnos juntos
desmitificamos la imagen romántica del orgasmo y yo bajé del pedestal, poniéndome
a la misma altura que el hombre en el mundo del sexo.
No tardamos mucho en descubrir toda clase de novedades, gracias a la libertad
que habíamos conseguido. El hecho de podernos masturbar juntos ampliaba
mucho las posibilidades de experimentar con cosas nuevas. Viéndome,
Blake aprendió lo que más me gustaba y yo aprendí lo que le gustaba a él. Podíamos
observar detenidamente las reacciones del otro, sin tomar parte. Veíamos
todo el proceso de excitación hasta el orgasmo. Era como un estudio sobre la actitud
humana ante el sexo.
Psicológicamente, nuestra intimidad se hizo más profunda. Teníamos libertad
para ser más sinceros respecto a nuestros sentimientos —quizá, incluso, nos
BETTY DODSON
22
respetábamos más al compartir esta actividad sexual primaria. De lo que no cabe
duda es que cada vez estábamos más a gusto. Por ejemplo, yo tardaba casi media
hora en alcanzar el orgasmo y muchas veces me quedaba a medias porque me
inquietaba que él se estuviera aburriendo. Ahora sabíamos que podía continuar
por mi cuenta, de modo que no nos preocupábamos ninguno de los dos, y yo dejé
de darme prisa para tener un orgasmo.
Con la liberación de nuestra masturbación ya no teníamos que estar siempre
a la altura de las necesidades del otro. Si a uno no le apetecía hacer nada, el
otro podía masturbarse cosa que normalmente excitaba al que no estaba de
humor. Blake podía decirme sin tapujos que a veces prefería masturbarse en vez
de hacer otra cosa. Se empezó a dar cuenta de que había estado en tensión siempre
que había tenido relaciones sexuales. Le parecía casi imposible decir «No,
gracias», cuando no le apetecía. La mejor manera de evitar el sexo era empezar
una discusión. Pero ahora estaba empezando a superar la idea fija de que follar
es la única actividad sexual de verdad.
Logramos nuestra intimidad compartiéndolo todo en el sexo. Estábamos relajados
y lo pasábamos mucho mejor. Cada uno era responsable de su propio orgasmo.
Esto se convirtió en un argumento clave de nuestro individualismo e
igualdad. Así podíamos elegir a la hora de hacer el amor. Nos estábamos alejando
del sexo romántico y dirigiéndonos hacia los placeres infinitos del amor erótico.
La sociedad ha tardado mucho en dar imágenes positivas de personas que
se han divorciado, de madres solteras o de homosexuales mayores que terminan
viviendo solos. La imagen idealizada de una pareja joven y romántica cuyo
amor dura eternamente puede mantenerse durante la juventud, pero en la realidad
sólo ocurre si se muere joven como Romeo y Julieta. Casarse y vivir juntos
para siempre funciona en algunos casos, pero hay millones en los que no. Es necesario
que la sociedad empiece a comprender los aspectos positivos de las separaciones.
El divorcio no es un fracaso, y vivir solo no significa necesariamente
vivir en soledad. Dos de los días más felices de mi vida han sido el día que me
casé y el día que me divorcié.
Ni Blake ni yo queríamos volvernos a casar y tampoco queríamos vivir juntos.
Habíamos pasado la primera mitad de nuestra vida pegaditos a otra persona.
Ahora queríamos estar separados. Queríamos conocernos a nosotros mismos
como individuos. Era una idea algo radical en el año 1966, y nuestros amigos
creían que estábamos locos. ¿Por qué unos enamorados no querían vivir juntos?
Después de un año de amor erótico, nos lanzamos a la aventura erótica cada uno
por su lado, convencidos de que el amor no tenía un carácter exclusivo.
Se pasa por varias etapas cuando se aprende a vivir sin ser dueño de otra
persona. Primero, Blake y yo dejamos de salir formalmente. Empezamos a salir
con otras personas e intercambiábamos información sobre nuestros éxitos y
nuestros fracasos. Descubrimos lo maravilloso que era compartir el amor erótico
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
23
nosotros dos, con varias personas más. Ya no pretendíamos que nuestro intercambio
sexual fuera para siempre. Sencillamente, íbamos a disfrutar mientras
durara.
Volver a ser una persona entera fue como volver a vivir la época de mi
juventud que más me gustaba. Era justo antes de que todos empezáramos a salir
con alguien en serio. Salíamos en grupo y el mundo parecía más grande y con
más posibilidades. Pero en el Bachillerato, salir con unos amigos el sábado se
convirtió en un recuerdo, porque todos íbamos en parejas, como en el Arca de
Noé.
A los cinco años de estar con Blake tuvimos una crisis, como suele ocurrir
en todas las parejas. La vieja pasión sexual había decaído y queríamos tener intercambios
sexuales primarios con otras personas. En una relación tradicional
hubiéramos tenido que sacrificar el sexo para mantener nuestra unión. En los
cinco años siguientes nos hubiéramos engañado mutuamente con otra persona.
Sin embargo, nuestra idea radical de estar separados dio su fruto. No hubo ningún
drama de amor y odio, y yo no tuve ningún instinto autodestructivo, ni me
dejé llevar por la desesperación y la furia. Incluso salíamos juntos con nuestros
respectivos amantes y seguimos siendo buenos amigos.
Todos mis amantes terminaban siendo mis amigos y todos mis amigos
terminaban siendo mis amantes. He compartido mi casa con amigos, he vivido
en comunas y he pasado las vacaciones con mis amigos eróticos por todo el
mundo. Mi seguridad para la vejez es vivir todo lo posible ahora. Es mejor tener
una relación amorosa conmigo misma, buena salud, un trabajo creativo y una
gran familia erótica, que muchas acciones en bolsa.
Blake y yo hemos mantenido una buena relación amistosa y hemos seguido
compartiendo el interés por el sexo. Nuestra amistad ha durado hasta hoy. Ahora
es otra historia.

CAPÍTULO
CUATRO
———————————————————
El arte del sexo

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
27
Aprendí a pintar desnudos, como todos los artistas. Mis dibujos me parecían
sensuales, pero no claramente sexuales. Siempre había mantenido el arte apartado
del sexo. Pero después de divorciarme estaba tan a favor del sexo, y tenía
tantas ganas de vivir, que me parecía lo más natural del mundo decir: «¡Claro!
Voy a dibujar a muchas personas haciendo el amor». Empecé a reflejar mis experiencias
en la cama sobre el papel. Esta decisión resultó ser muy importante
más adelante. Luché contra los convencionalismos sociales y la censura para que
se me permitiera ser creativa. Pero lo peor era luchar contra la autocensura que
me habían enseñado desde pequeña: «¿Qué pensará la gente?» Una vez que puse
mis ideas del sexo sobre el papel, empecé a tener mucha más libertad para expresarme.
Mi arte erótico se hizo público en 1968. Hice mi primera exposición en solitario
en una prestigiosa galería de Nueva York. Como es lógico, me daba cierto
miedo mostrar mi interés por el sexo en público. Me imaginaba cosas terribles,
como que me iban a acusar por exponer pornografía. Veía a la gente indignada
tirando piedras a las ventanas de la galería. Pero sabía que siempre había tenido
miedo antes de lanzarme a una nueva aventura en la vida. De modo que no intenté
evitarlo sino todo lo contrario. Me agarré al miedo como si se tratara de un
viejo amigo, y entramos juntos en la inauguración. No tenía por qué haberme
preocupado. Mis dibujos a carboncillo de desnudos clásicos haciendo el amor
bajo unas sábanas de plexiglás de colores causaron sensación. Mi arte erótico
heterosexual era bastante aceptable. La exposición fue preciosa y tuvo mucho
éxito.
La galería estaba muy cerca del Museo Whitney: un sitio perfecto. Aunque
la publicidad que se hizo consistió en correr la voz, más de ocho mil personas
pasaron por la galería en dos semanas —todo un récord para la galería. Hubo
muchos incidentes graciosos, otros vergonzosos, otros emocionantes y algunos
tristes, pero todos me enseñaron algo. Entró una madre con su hija de diez años
BETTY DODSON
28
hasta la mitad de la sala. De pronto, se dio cuenta de qué se trataba la exposición
y dijo: «Dios mío, no mires estos dibujos hija. La niña contestó, mientras se la
llevaban del brazo: «¿Por qué no? Si sólo es un montón de gente haciendo lucha
libre».
Una cosa estaba clara: a muchas personas les interesaba el sexo. El arte
erótico hacía que a mucha gente le apeteciera contarme historias de sexo. Empecé
a compartir los secretos de personas totalmente desconocidas. Fue una experiencia
bonita y gratificante.
Comprobé una cosa muy importante. Las mujeres están mucho más dispuestas
a hablar sobre el sexo que los hombres. En la galería, las mujeres contaban
sus miedos y sus problemas, y hacían muchas preguntas. Los hombres eran
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
29
mucho menos abiertos; casi todos hacían chistes y se las daban de duros. Por algún
motivo, se suponía que los hombres tenían experiencia suficiente en el sexo
como para enseñar a las mujeres. Pero la necesidad de mantener esa imagen
masculina era, precisamente, lo que les impedía aprender. Cuando ya se saben
todas las respuestas no se pueden hacer preguntas. La conclusión que saqué de
todo aquello fue que las mujeres son las que tienen que abrir el camino de la libertad
sexual y la libertad de expresión.
Después de oír tantas confesiones personales, descubrí también que prácticamente
todos tenemos una actitud negativa ante el sexo, porque la sociedad lo
ha impuesto. En muchas de estas historias había habido un sufrimiento innecesario
a causa de la falta de información sobre el tema. Cada vez estaba más convencida
de que la masturbación era fundamental para la liberación de la mujer.
Uno de los pilares de la represión era la imposibilidad de obtener placer sexual
tocándose el cuerpo.
En un momento de locura, decidí dedicar mi segunda exposición al amor en
solitario. Me imaginaba perfectamente la redención de la masturbación en la galería
de moda de Madison Avenue. Todo el mundo decía que estaba loca y que
los dibujos no se venderían. ¡Tenían toda la razón! Pero fue una experiencia valiosísima
para mi concienciación sexual.
Fue más difícil encontrar modelos que estuvieran dispuestas a masturbarse
que parejas dispuestas a posar. Es un hecho bastante significativo por sí solo.
Por fin, con la ayuda de algunos amigos, conseguí plasmarlo sobre el papel. Dibujé
cuatro desnudos clásicos, de tamaño natural; dos hombres y dos mujeres,
todos masturbándose alegremente basta el orgasmo. A mí me parecían preciosos.
Pero cuando los dibujos llegaron a la galería el día de la inauguración, se
organizó una zapatiesta. El director se negó a colgarlos como habíamos acordado,
así que yo amenacé con anular la exposición entera. Después de una discusión
agotadora, aceptó colgar dos de los dibujos de una masturbación. Estaba
claro que exponer cuadros de personas haciéndose pajas iba a causar muchos
problemas. ¿Por qué el amor en solitario era tan terrible?
Esa noche, en la pared más grande de la sala principal de aquel local tan
elegante, estaba el dibujo de dos metros de mi amiga Nicole, con las piernas
abiertas, el clítoris erecto, a punto de llegar al orgasmo con su vibrador eléctrico.
Normalmente se masturbaba con el walkman puesto, y disfrutaba de la penetración
usando un pepino pelado a la vez que el vibrador. Pero simplifiqué un poco
la técnica, por motivos artísticos. En la siguiente sala estaba el segundo dibujo
de dos metros de mi amigo Adam, con las piernas abiertas, pene erecto, a punto
de llegar al orgasmo con la mano.
La reacción del público en esta exposición fue mucho más fascinante e informativa
que en la primera. Muchas mujeres decían que nunca se masturbaban.
Los hombres que admitían que sí lo hacían, aseguraban que preferían tirarse a
alguien. Algunos hombres no sabían que las mujeres se masturbaran mientras
que a otros les gustaba la idea de ver a una mujer montándoselo ella sola. A los
BETTY DODSON
30
hombres les gustó mucho el dibujo de la mujer, pero pasaban rápidamente por
delante del dibujo del hombre. Sin embargo, las mujeres se interesaban mucho
por los dos. El vibrador produjo reacciones hostiles y competitivas en algunos
hombres. Un tipo que estaba cachas dijo: «¡Si esa fuera mi mujer, no necesitaría
usar esa cosa!» Como respuesta, yo les animaba a cooperar en vez de competir.
Era como luchar contra la Compañía Eléctrica, que nunca tiene fallos. Además,
un vibrador eléctrico está disponible las veinticuatro horas del día.
Respondí a cientos de preguntas asegurando que masturbarse era muy sano.
«No, no salen verrugas.» «Sí, la mujer del dibujo tiene un novio —está ahí, a su
lado.» «No, a pesar de lo que dice la sociedad, la forma tradicional no es la mejor,
es sólo diferente.» «No, la masturbación no elimina el deseo de tener relaciones
sexuales en pareja, las mejora.» «Sí, yo hago las dos cosas y me encantan.
»
Algunas de las historias que me contaron casi me hacen llorar. A muchas
personas las habían castigado duramente por masturbarse en su juventud. Una
mujer me contó que cuando tenía siete años, su madre vino a su cuarto a darle
las buenas noches, y al acercarse a darle un beso le olió los dedos y le pegó una
torta. «Huele como si hubieras metido la mano en el cubo de la basura», le dijo.
La mujer me confesó que desde entonces no había vuelto a tocarse los genitales,
y que siempre se sentía incómoda cuando la tocaba su marido. Nunca había tenido
un orgasmo en veinte años de matrimonio, aunque quería mucho a su marido.
La exposición se hizo en 1970, y la revolución de los vibradores no había
triunfado todavía. Muchas mujeres no habían oído hablar de un aparato eléctrico
que diera masajes sexuales. En cuanto les expliqué cómo funcionaba, todas se
dieron cuenta inmediatamente de que acabarían siendo adictas. Les expliqué que
yo adoraba mi vibrador, pero seguía teniendo sexo normal. Me había dado cuenta
de que a las mujeres que les gustaban los vibradores también les gustaba el
sexo, o estaban empezando a disfrutar de él por primera vez.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
31
Aunque no tenía muchas dudas, en las dos semanas que estuve en la galería
corroboré mi teoría de que la represión sexual está en relación directa con la represión
de la masturbación. Estaba claro que la masturbación podía ser importante
para acabar con la represión sexual.
Una de las necesidades primarias del hombre es la búsqueda del placer a
través del sexo, y la masturbación es la primera actividad sexual natural. Con la
masturbación se descubre el erotismo, se aprende a responder sexualmente y se
adquiere confianza y respeto por uno mismo. La destreza en el sexo y la habilidad
para responder adecuadamente no son cosas naturales en esta sociedad, Lo
natural es estar inhibido en lo que a sexo se refiere. La habilidad sexual se adquiere
con la práctica. Cuando una mujer se masturba, aprende a aceptar sus genitales,
a disfrutar de los orgasmos y, más aún, a ser experta en el sexo. Pero a
más de una persona le molesta que las mujeres sean expertas e independientes.
A pesar de la revolución sexual, de la píldora y del feminismo, los roles
sexuales siguen siendo diferentes. La sociedad considera que el hombre es independiente
y tiene mucha experiencia en el sexo, pero las mujeres —se supone—
deben ser pasivas, dependientes y con poca experiencia. Se les ha adjudicado un
papel de apoyo al hombre en el que no entra el sexo. Por eso la mayoría de las
mujeres busca seguridad y no experiencias nuevas o satisfacción sexual.
Las mujeres aceptan estas diferencias entre ellas y los hombres porque tienen
un desconocimiento total de su propia sexualidad. Si no se les permite conocer
su propio cuerpo, no pueden descubrir y desarrollar sus reacciones sexuales.
Desde pequeñas saben que esta prohibido tocarse los genitales bajo la amenaza
de un castigo sobrenatural o uno real. No saben nada sobre el clítoris ni sobre el
orgasmo, y tienen la idea de que los genitales femeninos son inferiores. La función
de la mujer es la procreación y dar placer sexual al hombre. Como las mujeres
no obtienen ningún placer por sí mismas, pueden terminar pensando que
sus genitales son repulsivos, porque sólo les producen incomodidad y vergüenza.
Este tipo de represión es fundamental para mantener a la mujer en su sitio.
Lo peor de todo esto es que las mujeres terminamos aceptando la definición
que hacen los hombres de lo que debe ser la sexualidad femenina normal. Mantenemos
las dos imágenes sexuales de la mujer —la madonna o la zorra— porque
marginamos socialmente a todas aquellas que se salen de lo establecido. Al
condenar la masturbación y defender una sexualidad femenina sana, embellecemos
nuestros pedestales para seguir siendo las guardianas de la moral social. El
matriarcado es un apoyo, una especie de policía moral necesaria para que siga
existiendo el patriarcado.
Me impresiono mucho comprobar que, efectivamente, las mujeres se habían
convertido en madres sin sexualidad y dóciles esclavas del hogar. Era muy
consciente del daño que se les había hecho a las mujeres, y empecé a llamar a
todas las que conocía para preguntarles si se masturbaban sin ningún complejo.
Si me contestaban afirmativamente, las animaba a seguir, y si me decían que no,
BETTY DODSON
32
les sugería que empezaran inmediatamente. Fue mi primera campaña telefónica
para empezar a poner en marcha la liberación sexual de las mujeres.
Una de esas llamadas fue una conferencia a Kansas —con mi madre. Tenía
sesenta y nueve años y vivía sola desde que se quedó viuda hacía algún tiempo.
Le pregunté sin preámbulos: «Madre, ¿te masturbas hasta llegar al orgasmo?»
Oí un balbuceo y luego un silencio, hasta que al fin contestó: «Pero Betty Ann,
¡por supuesto que no! Soy demasiado mayor para esas cosas». Inmediatamente
me lancé a explicarle la relación que existe entre la masturbación y la buena salud.
Lo debía hacer, aunque sólo fuera como un ejercicio físico para mantener
las paredes vaginales lubricadas, para la secreción hormonal y para tener los
músculos del útero en forma. Además, era una manera de relajarse y olvidarse
de todo. Incluso sería bueno para su dolor de espalda. ¡Y también podía hacerlo
para pasarlo bien!
Esta vez hubo un silencio muy largo. «Pues no sé, cielo. Tiene sentido lo
que dices. Siempre tienes unas ideas tan originales, pero creo que tienes razón.»
Cuando volví a hablar con ella dos semanas después, ¡fue maravilloso! Se
había masturbado sin ningún problema y había alcanzado el orgasmo. Dijo que
lo había pasado bien y que había dormido mucho mejor. Luego se rió y dijo que
no se podía comparar con lo autentico.
Con esa llamada empezó nuestro diálogo sexual, que no había existido en
los últimos veinte años. Empezamos a incluir el tema del sexo en nuestras conversaciones.
Intercambiábamos información sobre la masturbación y nos contábamos
nuestras historias de masturbaciones. Se masturbaba con regularidad
cuando era pequeña. Cuando salía con mi padre, a menudo se masturbaba al llegar
a casa, porque le habían entrado ganas de marcha. Así se mantuvo virgen
hasta la noche de bodas. Después de casada no se volvió a masturbar. Una sorpresa
para mí: se acordaba de verme masturbándome en el coche a los cinco
años, cuando íbamos camino de California. No se me había ocurrido pensar en
el espejo retrovisor y no tenía ni idea de que me hubiera visto. ¿ Por qué no me
dijo que lo dejara? «Era un viaje muy largo —me explicó—; lo estabas pasando
muy bien, y yo no quería molestarte.» Por su propia experiencia, recordaba la
masturbación como un placer sano. Se lo agradecía de verdad. La quería mucho.
Había sido educada por una madre orgásmica.
Una vez le pregunté si hablaba de la masturbación con alguna amiga. Me
dijo que sí, que una amiga suya se quejaba últimamente porque tenía un picor
que el ginecólogo no le había podido curar. Mi madre le sugirió la masturbación
como un posible remedio. Su amiga no la volvió a llamar nunca más. Decidió
que no volvería a sacar el tema; la gente era demasiado ignorante. Yo la apoyé
totalmente. Disfrutar con sus orgasmos era su propia revolución sexual, y con
eso tenía suficiente. La sociedad no sólo hacía ver que las mujeres no tenían necesidades
sexuales, sino que hacia que el sexo en la tercera edad pareciera algo
obsceno o anormal. Le dije a mi madre que tenía mucho mérito por oponerse al
mito, y la declaré una feminista radical, cosa que le entusiasmó.
CAPÍTULO
CINCO
———————————————————
El origen
de la
conciencia sexual

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
35
Cada vez tenía más confianza en mí misma, y lo logré hablando abiertamente de
mi vida sexual y riéndome de los mitos sobre la masturbación. La sinceridad
sexual era muy importante, y me dediqué a contarles a mis amigas todo lo que
había conseguido con mis esfuerzos por cambiar. Al hacer públicas mis ideas
sobre el sexo, empecé a recibir cartas, llamadas, y preguntas de mujeres de diferentes
niveles sociales. Todas querían saber más sobre el amor en solitario y sobre
el orgasmo. Compartir información sexual era un paso más en mi concienciación
sexual. Era fundamental que las mujeres hablaran entre ellas sobre el
sexo para acabar con la represión psicológica a la que estaban sometidas. Comprendí
perfectamente que lo personal era político. Si las mujeres eran capaces
de compartir su vida sexual, el feminismo seria uno de los acontecimientos más
importantes en la historia de la sexualidad.
Un caso típico de masturbación femenina reprimida era el de mi amiga
Nancy. A los veinticinco años, después de seis de tener relaciones sexuales, no
estaba segura de haber tenido algún orgasmo. (¡Es difícil imaginarse a un hombre
con el mismo problema!) Me parecía que la única manera de saberlo era
aprendiendo a llegar al orgasmo. Nancy nunca se había masturbado conscientemente.
Le describí algunas de las sensaciones que yo había tenido y le hice un
dibujo de los genitales femeninos, explicándole la importancia que tiene el clítoris.
Una semana después, Nancy admitió que se sentía ridícula y confusa al intentar
masturbarse. Además, no pasaba nada. Cuando descubrí que sólo había
dedicado diez minutos al amor en solitario, le dije suavemente que dedicaba
horas a su cara y su pelo. A lo mejor le merecía la pena gastar un poco de tiempo
con su cuerpo.
Le describí detalladamente varias técnicas para masturbarse con la mano,
haciendo especial hincapié en lo sensual que podía ser si lo hacía con vaselina.
Lo podía hacer con un dedo o más, o con toda la mano, moviéndola en círculos,
BETTY DODSON
36
hacia arriba y abajo o hacia los lados. Podía intentar hacerse un masaje en el
Monte de Venus o juntar los labios mayores con los dedos. Se podía tocar el clítoris
directamente o por los lados, cambiando el ritmo y la presión. También le
sugerí que se leyera un libro de sexo o que intentara tener una fantasía sexual.
«No pasa nada», me informó Nancy dos semanas después. Se quejaba deque
se le había cansado la mano y se había aburrido con todo el asunto. Le aconsejé
que usara un vibrador, pero rechazó la idea diciendo que era demasiado mecánico.
Entonces me acordé de otra amiga que tuvo su primer orgasmo en el baño,
dejando que cayera agua sobre sus genitales. Tenía muchas inhibiciones para
tocarse eso, y decía que el agua era como un amante espiritual haciéndole caricias.
Le pasé la información a Nancy y funcionó. ¡Orgasmo por fin! Esta vez no
tenía ninguna duda. Nancy estaba encantada de que por fin hubiera pasado, pero
estaba furiosa de que hubiera tardado tanto. Le recordé que conocíamos a varias
mujeres que no habían tenido orgasmos hasta los cuarenta años.
Durante los seis meses siguientes, Nancy mantuvo un idilio con su baño
hasta que superó los prejuicios mecánicos y se compró un vibrador eléctrico.
Ahora podía tener orgasmos en su cuarto. Acababa de empezar a salir con otro
hombre, y no sabía si contarle que nunca había llegado al clímax con la penetración.
Le dije que le contara sus descubrimientos sexuales inmediatamente, asegurándole
que lo más importante era no simular los orgasmos. «Una vez que lo
hacemos, estamos atrapadas en una gran mentira sexual», le dije. Nancy se puso
muy contenta cuando comprobó que su novio estaba más que dispuesto a compartir
la masturbación con ella. La noche que cogió fuerzas para llevarse el vibrador,
lo pasaron estupendamente los tres. En poco tiempo, Nancy consiguió
tener orgasmos con su vibrador durante la penetración y cuando hacían sexo
oral. ¡Estaba en la gloria!
Al ver lo que se podía conseguir si las mujeres se contaban sus problemas,
decidí convertirme en una feminista con carnet. Me hice del NOW, pero en
aquel momento me pareció demasiado conservador. Fui a un centro de mujeres
que estaba dirigido por algunas más jóvenes y más radicales. La recepcionista
me dijo que el centro no tenía ningún grupo de concienciación y sugirió que yo
organizara uno. Contesté en seguida que no tenía experiencia. Pero, según ella,
la experiencia de ser mujer era suficiente. Quería que me diera alguna idea, un
manual., cualquier cosa, pero todo lo que recibí fue una sonrisa y un consejo:
«Tú reúne a las mujeres y todo saldrá solo».
Estaba bastante preocupada y no sabia a quien elegir para dirigir el grupo,
así que llamé a dos amigas mías. Fijamos una fecha e invitamos a las mujeres
que nos parecía que estarían interesadas. Nos reuníamos de nueve a quince mujeres
una vez a la semana durante un año. Compartíamos nuestra información,
nuestra fuerza y nuestra esperanza. Se creó un ambiente totalmente nuevo para
aprender. Estar con un grupo exclusivamente de mujeres tan a menudo, me hizo
volver al pasado. Cuando era joven siempre tenía amigas intimas a las que quería.
Pero a medida que fui creciendo, la sociedad me recompensaba por querer a
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
37
los hombres y no a las mujeres. Ya de mayor, sabia que siempre había una implicación
sexual en potencia cuando unas mujeres se veían con cierta regularidad,
y la palabra lesbiana me horrorizaba. Ya tenía suficientes problemas como
para tener, además, desviaciones sexuales. En el pasado había sido muy tímida
sexualmente. Pero gracias a mi evolución erótica adquirí más experiencia y cada
vez estaba más lanzada.
A finales de los años sesenta se pusieron de moda las fiestas sexuales y
descubrí lo divertido que podía ser el sexo con las mujeres. Esta nueva dimensión
erótica me pareció de lo más natural, y empecé a considerarme bisexual.
Me encantaba tener la libertad de sentirme atraída por ambos sexos.
Entonces empezaron las luchas internas entre las feministas heterosexuales
y las feministas lesbianas, a principios de los setenta. No sabia de qué lado estaba,
porque yo era una feminista bisexual. No quería ser una lesbiana total y reprimir
mis sentimientos eróticos hacia los hombres, pero tampoco quería ser totalmente
heterosexual y reprimir mis sentimientos eróticos hacia las mujeres.
Me sentía como un gnomo andrógino revoloteando entre dos campos opuestos, y
proclamando los placeres del amor en solitario y de la masturbación
También me encontré ante dos posibilidades cuando tuve mi primera relación
sexual duradera con una mujer, Según lo que dicta la sociedad, las mujeres
podían ser lesbianas románticas y enamoradas o amigas platónicas y heterosexuales
Laura y yo combinamos las das opciones y nos hicimos amigas sexuales.
Era una categoría erótica nueva para mujeres bisexuales.
Laura era una de las mujeres más valientes que he conocido en mi vida. Era
una señora de negocios durante el día y una feminista radical por la noche.
Había aprendido artes marciales y andaba por la calle sin ningún miedo. Además,
era una belleza clásica y tenía unos ojos penetrantes de color castaño. Acababa
de cumplir treinta años y yo tenía cuarenta y dos, de modo que a veces me
sentía como su, hermana mayor que tenía más experiencia, sobre todo en 1o que
se refiere al sexo.
Hablábamos mucho sobre el feminismo, y le expliqué mis ideas sobre el
sexo. Para mí, la monogamia compulsiva, el amor romántico idealizado y el
sexo dependiente, eran una maldición para las mujeres. Para evitar todo esto era
importante que pasáramos temporadas separadas. Ella estaba de acuerdo, y todo
el tiempo que estuvimos juntas seguimos teniendo otros amigos sexuales y platónicos.
Poco a poco fuimos evolucionando hacia un intercambio sexual que nos satisfacía
a las dos. La educación católica que había recibido Laura había hecho
que el sexo fuera un desastre para ella. Hacia muy poco tiempo que había aprendido
a llegar al orgasmo por medio de la masturbación. La primera vez que intentamos
el sexo oral estábamos muy incomodas las dos. A Laura le daba vergüenza
actuar cuando se lo hacia yo, y a mí me preocupaba tardar demasiado
cuando me lo hacía ella. Decidimos olvidarlo de momento, y compartir la masturbación.
BETTY DODSON
38
Con los masajes y la masturbación logramos una gran variedad sexual.
Había noches que sólo nos dábamos un masaje y disfrutábamos sin sexo. Otras
veces nos turnábamos para hacernos masajes y masturbamos una a la otra, hasta
llegar al orgasmo. Una usaba el vibrador mientras la otra le hacia caricias sensuales
o practicaba la penetración vaginal o anal. A veces las dos usábamos el
vibrador a la vez. La que estaba abajo lo ponía en una posición que le gustara a
ella, y la que estaba encima tenía que moverse para encontrar lo que quería.
Siempre nos turnábamos para todo.
Compartir la masturbación era muy reconfortante y pasábamos muchas
horas juntas dándonos masajes. En vez de estar colgadas con una imagen romántica
del sexo, Laura y yo estábamos compartiendo una imagen erótica del amor.
Cuando nos separamos, nuestro amor no se convirtió en odio y hemos mantenido
una sincera amistad hasta hoy.
En la época en que Laura y yo éramos amigas sexuales, tomé parte en otro
grupo de concienciación. Estaba formado por mujeres profesionales, que querían
crear un sistema de apoyo muy fuerte, una organización para mujeres interesadas
en el poder y el dinero. Como es lógico, yo abogaba por un poder que se basara
en el placer. El poder económico no era suficiente. Sin la liberación sexual,
que supone también la liberación del espíritu, haríamos un mal uso del poder,
como habían hecho los hombres. No hay mucha diferencia entre un matriarcado
y un patriarcado —son las dos caras de la misma moneda que representa a la
familia. El padre y la madre eran dictadores, buenos o crueles. En mi familia, mi
padre era un blandengue. Mi madre era la jefa y había que tener cuidado con
ella.
En una de las reuniones del nuevo grupo de concienciación, hablé largo y
tendido sobre mi vida sexual, con la esperanza de empezar un diálogo acerca del
sexo. Expliqué lo que había observado en las fiestas sexuales a las que había
asistido. Muchas mujeres simulaban tener orgasmos. Los hombres sí los tenían
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
39
de verdad, y sus compañeras estaban allí sólo para complacerles. En mi opinión,
una mujer no podía quererse a sí misma si su vida sexual se basaba en disimular.
También hablé de mi experiencia tanto con hombres como con mujeres. Me
consideraba una feminista bisexual, pero me parecía que debíamos olvidar todas
las etiquetas y unirnos para que el impacto fuera mayor. Muchas personas se
sentían torturadas socialmente porque tenían que elegir entre el camino recto o
ser homosexual. Había decidido definirme a mi misma como una lesbiana bisexual
y heterosexual, hasta que las etiquetas sexuales fueran algo obsoleto.
Cuando terminé mi charleta, había silencio absoluto en la sala.
Descubrí, con gran asombro, que lo personal no era algo político; al menos
no lo era cuando se refería al sexo. A todas les parecía que el sexo era algo privado,
pero yo creía que era uno de los pilares del feminismo. Entre las mujeres
del grupo había varias escritoras y editoras, una fotógrafa, una productora de televisión,
una guionista de cine, una directora de teatro, una actriz y dos vicepresidentas
de una empresa. Sólo dos estaban casadas, y el resto, divorciadas o solteras.
Yo había dado por hecho que las mujeres que tenían una carrera profesional
tenían una mentalidad más abierta respecto al sexo y eran más independientes.
No era cierto. La inseguridad en el trabajo y los problemas económicos eran
dos de los motivos por los que las mujeres seguían buscando un hombre para
sentirse seguras. No me parecía mal compartir el amor, el sexo y el dinero con
un compañero. Pero creía firmemente que el amor por uno mismo era lo primero.
Me armé de paciencia y escuché historias tristes y repetitivas de la adicción
al amor. Estas mujeres tan guapas y tan bien educadas estaban atrapadas por su
falsa modestia y no se sentían a gusto con su cuerpo. Su actitud romántica respecto
al sexo hacía que se sintieran desgraciadas y decepcionadas. Me imaginaba
que casi todas estaban empeñadas en conseguir todos sus orgasmos por meBETTY
DODSON
40
dio de la penetración. Todas las del grupo eran exclusivamente heterosexuales.
Cuando hablaba de mi bisexualidad, aduciendo que era la actitud natural, se ponían
tensas por su propio miedo al lesbianismo. Pero yo seguí hablando de mi
vida sexual mientras ellas se reían y me tomaban el pelo. Estaban de acuerdo en
que yo era de otro planeta, aunque les aseguraba que había nacido en Kansas.
A pesar de todo, las quería mucho. Al fin y al cabo, eran normales según la
sociedad. Era yo la que había saltado la barrera del comportamiento sexual.
Siempre estaba deseando que llegara el día de nuestra reunión para convertirme
en payaso sexual, en mimo y en hermana maestra. Les daba consejos sobre lo
que debían hacer para conseguir una cita con un hombre, y cómo podían lograr
todo lo que quisieran sexualmente. También hice una demostración de cómo estimular
el clítoris durante la penetración. Y, por supuesto, hacía discursos apasionados
sobre la masturbación sin complejos y les enseñaba movimientos de la
pelvis y posturas que yo utilizaba con mi vibrador. Se quedaron boquiabiertas la
noche que me quité la blusa y les empecé a hablar de lo importante que era estar
en forma para ser buena en la cama.
¡Lo más importante es que les hacia reír! Nos reíamos durante horas, semana
tras semana, mes tras mes. Estaban horrorizadas, divertidas, avergonzadas,
picadas por la curiosidad y, al final, muy agradecidas. Descubrí que la mayoría
tenía orgasmos a escondidas gracias a la masturbación y simulaba que los tenía
en la cama. Antes de dejar el grupo, compré una caja de vibradores eléctricos y
los repartí, asegurándoles que a los hombres les gustaban las mujeres marchosas.
Algunos de los vibradores terminaron en el fondo de un armario, pero las mujeres
valientes convirtieron la masturbación y el vibrador en una parte de sus vidas.
La represión sexual femenina no iba a desaparecer de un día para otro sólo
porque yo quería que desapareciera. Me uní a la revolución más larga de la historia
—la liberación de la mujer. En 1920 se nos permitió votar, y de pronto estábamos
luchando por la igualdad de derechos. Todo iba tan despacio que me
pareció que 1973 era el momento adecuado para empezar a reivindicar la igualdad
de orgasmos. Me daba mucho miedo dejar mi carrera artística para convertirme
en una profesora de sexo, pero a la vez me hacía ilusión. Lo único malo
era que no tenía ningún título. ¿Cómo iba a dar clases sin título? Entonces me
acordé de que mi experiencia como mujer era suficiente. Únicamente tenía que
reunir a las mujeres y lo demás vendría a continuación.
CAPÍTULO
SEIS
———————————————————
Las imágenes
genitales

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
43
Cuando tenía diez años me entró curiosidad por como era yo por ahí abajo. Una
tarde que no había nadie en casa, cogí un espejo de mi madre y fui a mi cuarto.
Entraba mucho sol por la ventana y vi claramente mis genitales infantiles. Me
quedé horrorizada. Tenía una cosa colgando, como lo que tienen los pollos en el
cuello. Inmediatamente maldije la masturbación e hice un trato con Dios. Si Él
hacía que desaparecieran esas cosas que tenía colgando, prometería dejar de toquetearme,
ordenaría mi cuarto y sería buena con mis hermanos pequeños.
Después de unas semanas de abstinencia examine mis deformidades genitales
otra vez. Esta vez lo hice con más detenimiento y me di cuenta de que tenía
el labio menor izquierdo más pequeño que el derecho. Decidí cambiar de lado y
seguir toqueteándome basta que los dos estuvieran iguales. Después, lo dejaría
para siempre. Durante el resto de mi infancia, y hasta la madurez, me masturbé
con el dedo en el lado izquierdo de mis genitales. Mis labios menores no se
igualaron, ni se cayeron. Nunca le conté a nadie lo de mi deformidad. Era otro
defecto más de los muchos que tenía, y durante mucho tiempo me sentí muy incómoda
con mi cuerpo.
A los treinta y cinco años seguía teniendo una mala imagen mental de mis
genitales. En el pasado me había tirado a muchos hombres, pero estaba demasiado
incomoda para tener un orgasmo. No me parecía muy higiénico que alguien
me chupara los genitales. Además, me lo vería todo. Si algún amante me
hacia sexo oral enseguida le hacía volver a la postura normal.
Después de divorciarme estaba dispuesta a probarlo todo, Blake me enseñó
el sexo oral, y descubrí que no era sólo un sustituto de algo mejor. Mis orgasmos
eran mucho más intensos. Un día, después de un clímax muy profundo, me dijo:
«Tienes un coño precioso. Déjame que te vea a la luz». Se puso las gafas, y casi
me muero. Enseguida dije: «Preferiría que no lo hicieras». Y pensé que esto sólo
se le ocurriría a un loco pervertido. Me preguntó qué problema había, y me puse
colorada. Le confesé que me había estirado los labios menores. Me miré perpleBETTY
DODSON
44
jo. Luego me abrazó y me dijo: «Cariño eres perfectamente normal. Hay muchas
mujeres como tú. Y te diré aún más, es mi estilo favorito».
Tuve suerte de que fuera experto en genitales femeninos. Se fue directo
hacia un armario y volvió con un montón de revistas pomo que trataban sobre
los distintos tipos de genitales femeninos, con su correspondiente término en argot.
Me quedé sorprendida, pero me interesaba bastante. Debía ser humillante
para estás mujeres posar con liguero y medias de rejilla, enseñándolo todo. A
pesar de ello, empecé a mirar las fotos y, efectivamente, había una vulva como
la mía, y otra, y otra. Estuvimos viendo varias revistas juntos y aprendí mucho
sobre el aspecto de los genitales femeninos. ¡Qué alivio! Aquel día descubrí que
no era fea ni deforme. ¡No me lo podía creer! Todos los años que estuve yendo
al psicoanalista no me habían ayudado a sentirme a gusto con mi cuerpo. No me
extraña que no me gustara el sexo oral y que siempre quisiera hacer el amor a
oscuras. Después de pasar media hora viendo revistas pomo, cambió mi actitud
hacia el coño.
Al poco tiempo pinté mi primer autorretrato genital. Mientras posaba para
mí misma delante de un espejito, me di cuenta de que durante todos los años que
había pintado desnudos, los genitales femeninos no habían sido más que un
triángulo de pelo. Era otro ejemplo más de mi ignorancia sobre el sexo y sobre
mi propio cuerpo. Hubiera sido todo muy distinto en mi evolución sexual si
hubiera podido ver dibujos bonitos de los genitales de personas adultas en un libro
sobre el sexo.
Nunca me había gustado la palabra coño. Se utilizaba siempre en un sentido
negativo. Cuando los hombres la usaban enfadados, me daba asco y miedo.
Pero cuando un amante la decía con pasión, me parecía muy sexy. Casi todas las
mujeres decían vagina, pero científicamente la vagina es lo que une los genitales
exteriores con el útero. Sería más correcto usar la palabra vulva, que abarca los
labios mayores y los labios menores, y entre ellos se abren la uretra y la vagina.
Pero suena como una marca de coche: «Mi vulva es muy rápida». También se
puede decir pudenda, pero es un poco excesivo «Mi pudenda pedante». Aunque
me gustan mucho los animales, la palabra conejo tampoco me parecía la más
adecuada. No me quedaba más remedio que decir genitales femeninos, a no ser
que me decidiera a usar la vieja palabra coño. Un día que estaba muy inspirada,
me puse delante del espejo y repetí en voz alta: «Coño, coño, coño....», como
cien veces hasta que me entró la risa. Al final dejó de tener un sentido negativo.
Y para continuar con el proceso de aceptación de mis genitales empecé a usar
esta palabra.
En 1973 empezamos a planear la primera conferencia del NOW sobre la
sexualidad femenina. En una de las primeras reuniones que tuvimos, una amiga
me preguntó: «¿Qué te gustaría hacer en la sesión plenaria?» Contesté sin vacilar:
«Quiero poner unas diapositivas para feministas con el conejo partido». Todas
se echaron a reír. Tuve que explicar que era argot pomo y que se refería a un
determinado tipo de vulva. Una de las mujeres dijo que le parecía un término
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
45
muy machista. Le aseguré que se me ocurriría uno mas adecuado y que traería
las diapositivas. En el primer borrador de la conferencia, ésta se llamó La creación
de una estética para los genitales femeninos, que es una manera fina de decir
Hay que cambiar la actitud hacia el coño. Me daba lo mismo cómo se titulara.
El caso es que me dejaran hacerlo.
Empecé a llamar a mis amigas para pedirles que posaran para la primera
pornografía feminista. Reaccionaron todas muy bien, y alrededor de veinte mujeres
y dos fotógrafas se encontraron en mi piso. Era una reunión fantástica. Las
luces y la cámara estaban colocadas en el dormitorio. Las mujeres estaban charlando
en el salón, mientras se recortaban el bello púbico de diferentes formas para
los retratos de sus coños. Nos turnamos para posar con nuestros genitales en
una posición natural, luego con los labios mayores abiertos, y una enseñando el
clítoris. Después, cada una de nosotras tenía un espejo, y teníamos que poner
nuestros genitales de la forma que más nos gustara.
Se oían toda clase de huuus y haaas, y comentarios como: «Qué bonito».
«Mira qué textura, parece una perla», y «Qué color tan exquisito». De vez en
cuando se oían aplausos, cuando una mujer exponía sus genitales con un arte especial.
Empezamos a ver formas y dibujos, y a asociarlos con la naturaleza: una
concha, una flor, una piña, una orquídea e, incluso, la barba del pollo (ahora encuentro
que los pollos son muy sexy). Descubrí que había diferentes estilos: el
coño clásico con mucha simetría, un estilo barroco con pliegues complicados y
cortinajes, el coño gótico con arquerías, y el danés moderno con trazos sencillos.
Había muchos coños con forma de corazón. Cuando nos dimos cuenta de que el
dibujo de un corazón era igual que los genitales de una mujer cuando se abren
los labios exteriores, cambió para nosotras todo el simbolismo del corazón.
Descubrimos que había una enorme variedad de clítoris —desde perlas pequeñas
como semillas hasta joyas de un tamaño considerable. En el diccionario,
el término phallus se refiere tanto al pene como al clítoris. Estábamos cambiando
nuestra imagen de eunuco a la de mujer fálica. También existía una gran variedad
en la distancia entre el clítoris y la apertura de la vagina. Una mujer que
tenía el clítoris muy cerca de la vagina decía que podía alcanzar el orgasmo sólo
con la penetración. Creí que tenía las bases para una nueva teoría, hasta que otra
mujer con las mismas características dijo que siempre necesitaba estimulación
en el clítoris para tener un orgasmo. Había una mujer que no conseguía que sobresaliera
su clítoris. Estaba convencida de que no tenía hasta que se apretó con
los dedos a ambos lados. Sólo se veía la punta de su tímido clítoris. Pero funcionaba
igual de bien que cualquier otro.
La apertura de la vagina no era en absoluto un agujero, sino pequeños pliegues
rosas que adoptaban formas diferentes en cada mujer. Nos fijamos por primera
vez en las diferencias del bello púbico. Algunas mujeres tenían unas matas
oscuras y fuertes, y otras lo tenían fino y escaso. Una mujer se lo afeitó y se
convirtió en nuestro coño futurista, Sus genitales eran fuertes y bonitos. La variedad
de color iba del rosa pálido al marrón oscuro, y una mujer tenía el coño
BETTY DODSON
46
bicolor. Sus labios menores eran marrón oscuro rodeados de un color rosado.
Otra mujer, que tenía unos genitales muy oscuros y un bello púbico negro, decía
que su marido la llamaba la orquídea negra.
Mantuvimos conversaciones muy animadas durante toda la tarde. También
hubo instantes de silencio en los que nos quedábamos todas pensativas. En un
momento, cerré los ojos y vi todos los coños exquisitos, uno detrás de otro, en
mi mente. Estábamos formando nuestras propias imágenes genitales —no la
versión masculina de los conejos y los chochos, sino la versión femenina de la
flor de loto abriéndose para la nueva era de Acuario.
Enseñé las diapositivas a mas de mil mujeres en la conferencia del NOW.
Al final, cuando se encendieron las luces, hubo una ovación larguísima. Se me
puso la carne de gallina, mientras tenía un orgasmo emocional con aquella multitud
de amantes. Después de ese día muchas mujeres me contaron experiencias
muy positivas. Hubo varias que me dijeron que sentían que habían cambiado de
una forma drástica después de ver las diapositivas. Otras me contaron que ellas
también habían creído que eran deformes durante mucho tiempo. Una mujer le
pidió un aumento de sueldo a su jefe, ¡y lo consiguió! Al cambiar de actitud
hacia su coño, había cambiado también la imagen que tenía de sí misma y pensaba
que se merecía más dinero.
Un año después hice una serie de dibujos a tinta sobre las diapositivas para
mi libro La masturbación como liberación, y la incluí en la exposición de las
diapositivas, junto con un dibujo de una concha, otro de una orquídea, y un collar
de un coño de jade. Me parecía que era una información visual importantísima
para las mujeres, y me obligué a mí misma a decir que sí siempre que me
pidieran que diera una conferencia. Viajé por todo el país con mi colección de
diapositivas de los clítoris sagrados de las sacerdotisas del templo, o el conejo
partido, según el punto de vista de cada uno. La diferencia entre erotismo y pornografía
está en las personas que lo ven. Enseñé mis diapositivas de los genitales
femeninos en Nueva York, New jersey, Connecticut, Florida, Kansas, Colorado
y California. Universitarios, grupos de mujeres y profesores de sexualidad tuvieron
la oportunidad de cambiar su actitud hacia el coño. Me parecía que había
reivindicado la palabra coño después de nombrarla mil veces con amor desde los
diferentes escenarios —Germaine Creer fue el primero en utilizar el término en
un articulo que leí en el año 1969, titulado «Ama a tu coño, mujer».
A finales de los años setenta, las imágenes genitales femeninas empezaban
a ser un tema importante en el arte hecho por mujeres. Hasta entonces, las flores
que pintaba Georgia O’Keeffe eran sólo eso, flores. Ella misma negaba que sus
cuadros de temas florales fueran representaciones de vulvas. Entonces, Judy
Chicago y compañía revolucionaron el mundo del arte con La cena. La mayoría
de los treinta y nueve platos de cerámica que diseñó tenían un dibujo de un coño
precioso. Muchas mujeres me mandaron diapositivas de sus cuadros de coños,
incluyendo autorretratos genitales inspirados en mis dibujos a tinta. También recibí
una pieza preciosa de cristal, que representaba el dibujo del coño que salió
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
47
en la tapa de mi libro La masturbación como liberación. Llegó un momento en
el que pensé que se acabarían haciendo sábanas y toallas con dibujos de coños.
Una amiga mía, que era diseñadora, fabricó un papel pintado para decorar con
vaginas, pero nunca lo vendió. Lo que sí tuvo bastante éxito fueron las joyas con
temas genitales. Preciosos coñitos y pollas hechos de plata, oro, cristal y cerámica
adornaban orejas, dedos y cuellos. Yo incluso me compré un trapo de cocina
con un coño adorable en el medio.
En la universidad, algunos libros de texto sobre el sexo han incluido el tema
de las imágenes genitales, y se discuten las diferencias entre las formas femeninas
y las masculinas. Pero se ha hecho muy poco en el Bachillerato, donde
más falta hace, sobre todo ahora que los jóvenes se desarrollan tan deprisa
sexualmente. El mundo será más civilizado y humano cuando las bellas imágenes
genitales y la actitud positiva hacia la masturbación formen parte de la educación
de todos los jóvenes. Pero, a pesar de ello, hay ciertos avances. El otro
día vi a la hija de una amiga con una chapa rosa que ponía VIVA LA VULVA.
Si todas las personas crecen con una imagen positiva de los coños y de las
pollas, no creerán que son deformes. Es importante, sobre todo, que las mujeres
vean imágenes genitales que incluyan el clítoris. Si la mujer entiende el papel
que juega el clítoris en el placer sexual, le puede enseñar a su amante a estimularía
para llegar al orgasmo.
Una vez leí una carta en una revista de sexo muy conocida. Iba dirigida a
un médico que tenía una columna en la revista. Me puse furiosa. Se llamaba
«Grandes labios vaginales», y una mujer de veinte años decía que recientemente
había notado que sus labios menores se habían agrandado. Quería saber si podía
ser por la masturbación y qué hacer al respecto. El médico le contestó que podía
ser hereditario y que «...si al masturbarse tira usted de los labios, pueden agrandarse.
Si es tan grave que se avergüenza y no quiere tener relaciones sexuales, es
relativamente fácil reducir el tamaño». Le recomendaba una visita a la consulta
del médico, un poco de novocaína y ras, ras —se acabaron los problemas. Me
abstendré de insultar a este médico y sólo diré que no tenía una actitud positiva
hacia el coño.
Otra recomendación de los médicos que me parece ofensiva es la circuncisión
femenina. Una amiga mía, que sólo tenía orgasmos con un vibrador, quería
tenerlos también con en pene de su pareja. Le preguntó a su médico, quien le dijo
que si se hacia la circuncisión su clítoris podía ser más sensitivo. Sólo sugirió
que la operación podía ayudar. Era un procedimiento muy sencillo —un poco de
novocaína y ras, ras. Se hizo la circuncisión y tuvo una infección, por lo que tuvo
que estar dos semanas más de lo que se le había dicho en un principio. Cuando
se recuperó, seguía sin poder tener un orgasmo mediante la penetración. En
mi opinión, tanto la circuncisión masculina como la femenina son innecesarias.
¡Ha llegado el momento de olvidar el ideal romántico de tener todos los orgasmos
con la polla de Romeo dentro del coño de Julieta! Si una mujer puede
tener orgasmos masturbándose, es orgásmica. Los hombres llaman frígidas a las
BETTY DODSON
48
mujeres que no pueden tener orgasmos en la postura tradicional, en pocos minutos
y con la estimulación que a él le gusta. La verdad es que muy pocas mujeres
alcanzan el orgasmo sólo mediante la penetración, sin otros estímulos. (¡Imagínense
a un hombre intentando tener un orgasmo sin tocarse la punta de la polla!)
No hace falta correrse para disfrutar del sexo, pero una mujer que no consigue
tener orgasmos la mayoría de las veces no puede mantener una actitud positiva
hacia el sexo durante mucho tiempo.
El papel crucial del clítoris ya está claro. Hoy en día, clínicos especializados
en el sexo utilizan la masturbación como terapia para mujeres y hombres
con problemas. A pesar de la teoría reciente del punto-G, que hizo que las mujeres
se dedicaran a buscar un sitio mágico dentro de la vagina que producía el orgasmo,
el clítoris sigue siendo nuestro órgano sexual más importante. Hasta ahora
no he conseguido encontrar mi punto-G. Todo el asunto me recordaba a Linda
Lovelace en la película pomo Garganta profunda: ella creía que su clítoris era
esa cosa que cuelga del fondo de su boca, evidentemente una fantasía sexual
masculina. Pero tengo un par de amigas que adoran su punto-G y eso está muy
bien.
La penetración vaginal es muy erótica, sobre todo cuando se hace con estilo
y con sensibilidad. Tanto la parte exterior como la parte interior de los genitales
femeninos producen sensaciones maravillosas. Algunas mujeres prefieren los
orgasmos sólo mediante la penetración: otras quieren estimulación en el clítoris
a la vez; y algunas prefieren el sexo oral. También hay mujeres como yo, que lo
quieren todo, incluyendo la masturbación.
La obsesión por la liberación de la mujer me tuvo tan absorbida que, durante
diez años, no pensé siquiera en la importancia que tiene que los hombres tengan
una actitud positiva hacia la polla. Daba por hecho que a casi todos los
hombres les gustaba su pene, sobre todo por los privilegios que supone tener
uno. Pero estaba equivocada. Las mujeres no son las únicas que no están contentas
con su cuerpo y sus genitales. La represión sexual afecta a ambos sexos.
Cuando un hombre disfruta con la masturbación y se siente a gusto con su
vida sexual, le gusta su pene. Pero para un hombre impotente no es más que la
causa de muchas decepciones. El pene puede ser una constante tentación para un
religioso que ha hecho votos de castidad, o para un marido monógamo. El resultado
del odio exagerado hacia el pene pueden ser imágenes y fantasías de castración.
El miedo a la castración se debe probablemente a la represión de la masturbación
masculina. El niño que está jugueteando tan contento con su pito acaba
traumatizado cuando su madre le amenaza con cortárselo si no se está quieto.
Blake dice que cuando estaba casado y tomaba pastillas para la depresión,
su polla le recordaba continuamente su frustración sexual. Quería a su mujer, pero
también quería tener aventuras sexuales. Ni siquiera podía disfrutar de la
masturbación por miedo a ser descubierto. Llegó al punto de imaginarse que ponía
el pene en el alféizar de la ventana y la cerraba con todas sus fuerzas. Tuvo
esta fantasía de castración más de una vez.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
49
Cuando se divorció y tuvo unas cuantas aventurillas, la relación con su polla
cambió drásticamente. Se pasó días enteros, o eso le parecía a él, tocándosela,
libre por fin de masturbarse cuando quisiera. Hace poco, a los sesenta y tres
años, le hizo una foto a su pene en plena erección y le mandó este retrato a una
de sus amigas en Michigan. Debajo ponía Pensando en ti.
Muchos hombres heterosexuales no dan importancia a su polla, a no ser
que sea muy pequeña o muy grande. Los que la tienen muy pequeña casi siempre
la quieren tener más grande, a no ser que hayan aprendido a ser amantes fantásticos.
Los que la tienen enorme impresionan mucho a otros hombres, pero a
lo mejor asustan a las mujeres.
A la mayoría de las personas les gusta un tamaño medio, exceptuando algunos
hombres y mujeres que consideran que el hecho de que la polla sea muy
grande mejora la relación sexual. No sé si hay datos científicos sobre el tamaño
medio de un pene normal, pero imagino que entre trece y diecisiete centímetros
cuando está en erección. Eso no quiere decir que un hombre que lo tenga más
grande o más pequeño no pueda tener una actitud positiva hacia su pene. No es
el tamaño del pez lo que importa, es el movimiento de las olas.
Algunas pollas se curvan de forma natural hacia arriba y otras se curvan
hacia los lados. Incluso he visto una que se curvaba hacia abajo. Pero ninguna de
estas tendencias interfiere en una buena relación sexual.
El grosor y la longitud varían en los penes de los hombres igual que en el
clítoris de las mujeres. El pene puede ser corto o largo, grueso o delgado. La
forma, el tamaño y el color de la punta cambian, igual que en los clítoris. La
punta puede ser afilada, desigual por los bordes, o plana.
Hay pollas clásicas y muy simétricas, pollas barrocas con venas y pliegues
complicados y pollas danesas modernas con trazos sencillos, lo mismo que los
estilos de los coños. Hay todo tipo de colores: beige, color melocotón, marrón,
lavanda, y rosa.
Es sólo un sueño, pero creo que cuando los hombres adoren de verdad sus
falos, las armas y los misiles MX estarán obsoletos. Imagine un gobierno con
una imagen positiva de los coños y de las pollas.

CAPÍTULO
SIETE
———————————————————
La terapia sexual

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
53
Después de tres años dirigiendo las Terapias Sexuales estaba harta de catalogar
el sufrimiento femenino y las injusticias sociales. También estaba cansada de la
imagen romántica que daba de una artista aislada en su torre de marfil. No quería
luchar por resolver problemas estéticos que yo misma había creado, sino que
quería ayudar a resolver algunos problemas sociales que ya existían. El sexo era
una clave del feminismo, podía liberar a las mujeres o esclavizarlas. Mi espíritu
feminista quería sustituir la retórica del feminismo por mis imágenes eróticas.
Decidí organizar unas Terapias de Concienciación física y sexual para que las
mujeres pudieran explorar el placer juntas.
Necesitaba un sitio especial para mi nuevo proyecto erótico. En un momento
de locura o de inspiración divina me deshice de todos los muebles caros que
había acumulado durante mi matrimonio. Mis adorados símbolos de respetabilidad
desaparecieron de mi vida, y me quedé con un enorme cuarto de estar vacío.
Mis amigos estaban asombrados y yo también. Luis XVI se fue y llegó Betty I,
transformando mi salón tradicional en un templo de placer. Puse una moqueta de
felpa y muchos espejos. Llenó las paredes de mi arte erótico, y encima de la
chimenea colgué fotos mías desnuda en posturas de yoga. Por ultimo, coloqué
almohadones por la habitación, y logré que quedara espacioso, elegante y sencillo.
Era sólo el principio.
En enero de 1973, empecé a llamar a todas las mujeres que conocía para
conseguir participantes para las primeras terapias. Me parecía que sería suficiente
con una hora semanal. Les expliqué que estaríamos desnudas, y me di cuenta
de que era una idea poco atractiva para ellas, pero sólo quería jugar con mujeres
valientes. Había planeado hacer ejercicios corporales como yoga y kárate, hablar
de la alimentación y la salud, estudiar los genitales, compartir nuestras historias
de masturbaciones y describir nuestros orgasmos (o la falta de ellos). Iba a enseñarles
a masturbarse por medio de demostraciones y compartiendo mis experiencias.
BETTY DODSON
54
Sabia que iba a necesitar ayuda, por lo que pedí a mi amiga Laura que me
ayudara. Estaba encantada, y enseguida me contestó que sí. Durante cuatro años
llevamos los grupos juntas. El primer año teníamos dos grupos separados a la
semana. Después de cada sesión, Laura y yo repasábamos todo lo que había ocurrido.
Sus experiencias me daban el apoyo que yo necesitaba.
Cada grupo tenía su propia personalidad. Algunos eran muy reservados
sexualmente y hablaban más, otros eran dulces y sensuales. De vez en cuando
había uno obsceno y escandaloso. Todos eran divertidos porque Laura y yo éramos
unas payasas.
Los rituales de placer acabaron siendo como querían los miembros de cada
grupo. Había madres y esposas que vivían en las afueras de la ciudad, mujeres
casadas que trabajaban, mujeres divorciadas, solteras. La edad variaba desde los
veinte hasta los cincuenta, y de vez en cuando había alguna abuela de sesenta.
La mayoría era heterosexual, pero en algunos grupos había mujeres bisexuales y
lesbianas. Siempre dejaba bien claro que apoyaba todos los tipos de sexo. Como
ponía especial énfasis en el sexo en solitario y el amor por uno mismo, le quitaba
importancia a las etiquetas sexuales. Simplemente éramos mujeres sexuales.
Sabía que una demostración valdría más que mil palabras, porque la mayoría
de las mujeres no tienen imágenes sexuales. Al principio les enseñé la masturbación
haciendo una pantomima, actuando para que vieran cómo se movía el
cuerpo primero con un orgasmo ligero y luego con uno muy intenso. Después
les ponía un video con una estrella del porno haciendo que tenía un orgasmo impresionante.
Todas las semanas les decía que los deberes para casa consistan en
practicar la masturbación. Había diferentes tipos de vibradores para las que quisieran
llevarse uno a casa. Se rieron mucho cuando les dije que tenían que hacer
sus tareas.
Una noche, después de hacer mi demostración de la masturbación, una mujer
bastante tímida dijo que le gustaría ver un orgasmo de verdad algún día. Sin
dudarlo, Laura y yo enchufamos nuestros vibradores y nos masturbamos hasta
tener un orgasmo. Cuando terminamos, todas aplaudieron. Después de unos
cuantos grupos más, se nos olvidaron las preocupaciones y la vergüenza de actuar
en público. Hablar de sexo limitaba las posibilidades. Nuestra forma de enseñar
se convirtió en algo de primera clase desde que incorporamos la masturbación
de forma regular a las terapias. Las mujeres podían tener dos imágenes
sexuales del orgasmo. Laura se corría varias veces en el tiempo que yo tenía un
orgasmo muy intenso.
Era muy positivo para las mujeres vernos a Laura y a mí teniendo orgasmos
de verdad. Algunas no estaban seguras de haber tenido uno alguna vez porque
no sabían de qué se trataba. Viéndonos aprendían los movimientos, la respiración
y podían ver la energía. Varias mujeres que decían que no eran orgásmicas
estaban equivocadas. Resultó que habían estado teniendo pequeños orgasmos.
Después de vernos, se dieron cuenta de que su idea del orgasmo era muy exagerada.
Creían que era una especie de ataque.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
55
Cuando hicimos una demostración de las diferentes posturas en las que se
podía hacer el amor, tuvimos un diálogo muy divertido sobro el papel que jugaban
ambos sexos. Discutimos quién haría de hombre y quién de mujer. Luego
hicimos una crítica de la actuación de cada una. Nuestro macho era patoso y
demasiado agresivo, mientras que nuestra hembra era modosa y pasiva. A las
mujeres les encantaba vernos hacer el tonto. Hicimos una demostración de la
postura en ángulo recto, con la mujer tumbada boca arriba y el hombre de lado.
También enseñamos la postura tradicional, la mujer superior, cucharas, y el estilo
perro. En todas las posturas le dábamos especial importancia a la estimulación
del clítoris, con la mano o con el vibrador, mientras simulábamos la penetración.
Nuestra última escena erótica fue enseñarles cómo dos mujeres podían
usar el mismo vibrador a la vez y bailar hasta el orgasmo.
Para mi asombro, enseguida me convertí en una buena organizadora y administradora.
Al cabo de un año estaba constituyendo grupos en la costa oeste y
en otras partes del país. Mi lema era: «El vibrador llegará lejos». Pero me resistí
a convertir los grupos en una gran operación comercial, aunque tenía muchas
ofertas para financiarlos y era muy tentador. No había ningún motivo intelectual,
era un sentimiento. Sabía que si dejaban de ser una experiencia íntima para mí,
dejarían de tener el efecto que yo quería.
No hice ninguna publicidad de los grupos, pero se corrió la voz muy deprisa.
Muchas mujeres recibían toda clase de información de sus amigas y se apuntaban.
Otras tardaban meses e incluso años en decidirse. Nunca llevé los grupos
de una forma consistente y fija; todos los años decía que era el último. Sólo el
hecho de pensar en organizar más grupos era abrumador. Me sentía responsable
del bienestar de cada una de las mujeres, y era agotador. Pero, a pesar de todo, la
experiencia era tan emocionante que antes o después me olvidaba de todos los
inconvenientes y empezaba de nuevo.
Después de cinco años los grupos terminaron siendo de quince mujeres, los
fines de semana, y los llevaba yo sola. No se obligaba a nadie a hacer algo que
no quisiera. El principio fundamental del placer era la libertad de poder elegir.
El día que empezaban las sesiones recibía a las mujeres totalmente desnuda.
Se desvestían enseguida, para no tener tiempo de pensar en la vergüenza y el
pudor. Al cabo de una hora desaparecían todas las inhibiciones al respecto. A
todas les parecía muy natural estar desnudas. En la segunda sesión estaban deseando
quitarse la ropa.
Nos sentábamos en circulo, que es una forma muy antigua de comunicación
entre los grupos. De esa manera estábamos en igualdad de condiciones y
nos veíamos todas. Siempre ponía una vela encendida en el centro, y empezaba
la sesión contando alguna fantasía reciente. Por ejemplo, tomar la ciudad de
Washington y erotizar al país, o hacer de sacerdotisas del vibrador en Carnegie
Hall. Nos sentábamos con las piernas cruzadas, la espalda muy recta, el pecho
fuera y la cabeza bien alta. ¡Teníamos un aspecto magnifico! Antes de empezar
a hablar, respirábamos profundamente varias veces para dejar salir la tensión.
BETTY DODSON
56
Hablar entre nosotras completamente desnudas hacía que fuéramos más
conscientes de nuestro físico. Nos turnábamos para contar como nos sentíamos
con nuestro cuerpo y con nuestros orgasmos. Yo empezaba para dar ejemplo, y
les contaba mis sentimientos. Era impresionante ver cómo una mujer con un
cuerpo precioso se deshacía en pedazos al contar sus problemas, mientras que
otra, a la que le sobraban unos veinte kilos, explicaba que le gustaba su cuerpo y
que se sentía muy cómoda. Cuando una mujer no sentía amor por su cuerpo se
convertía en nuestra inspiración para practicar el amor en solitario.
Cuando empezamos a hablar del orgasmo, nuestras imágenes estaban poco
claras o confusas. Para una mujer el orgasmo era un acontecimiento emocional;
para otra, un placer secundario, y para otra era un completo misterio. Había más
de una que no estaba segura si tenía orgasmos o no, Normalmente no sabían
muy bien qué esperar o tenían unas imágenes románticas muy exageradas. Varias
mujeres que decían que no tenían orgasmos descubrieron que los habían estado
teniendo todo el tiempo, sólo que poco intensos. Creían que todos debían
ser muy intensos, como en las novelas eróticas. Casi todas las demás eran orgásmicas
de una manera o de otra, pero estaban interesadas en aprender más sobre
la masturbación. Algunas conseguían tener buenos orgasmos con sexo oral,
pero no con la penetración. Con otras ocurría lo contrarío. Había mujeres que
tenían orgasmos solas, pero no con su pareja. Y las que sí tenían orgasmos regularmente,
estaban de acuerdo en una cosa: sus experiencias variaban mucho de
una vez para otra.
Después de tanto hablar, llegaba el momento de la acción. Empezaba
haciendo una imitación de cómo debe ser una mujer femenina. Andaba como si
llevara tacones muy altos y estuviera intentando mantener el equilibrio. Me ponía
en posturas muy femeninas y procuraba ocupar el menos espacio posible. Lo
hacía bien porque en la época en que era diseñadora de moda llevé la femineidad
hasta el extremo. Todo el grupo se reía porque reconocían inmediatamente al
personaje. Entonces, nos poníamos de pie muy rectas y nos mirábamos en el espejo.
Caminábamos erguidas, con la cabeza bien alta, el pecho fuera, el trasero
hacia dentro y los clítoris hacia delante, y así cambiaba totalmente nuestra actitud
y nuestro aspecto.
Un ejercicio muy divertido se llamaba llevar la voz cantante. Consistía en
dar la vuelta a los papeles tradicionales del hombre y la mujer, poniendo a la
mujer encima. Hacíamos como sí con nuestro clítoris estuviéramos penetrando a
algún amante imaginario, y nosotras teníamos que hacer todos los movimientos.
Ponía el despertador para que sonara a los tres minutos, un poco más de la media
nacional establecida por Kinsey.
Cuando empezaban a follar, yo tomaba parte al mismo tiempo que comentaba
las técnicas de cada una: «Pon los brazos más rectos; no aplastes a tu amante.
Te has puesto demasiado arriba, se te acaba de salir el clítoris. No pares de
moverte o se fastidiará tu erección. No te muevas tan rápido, te vas a correr deSEXO
PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
57
masiado pronto. Y no te olvides de susurrar cosas bonitas a tu amante en el oído
».
Miraba el reloj para coordinar mi orgasmo teatral con la campana. Los diez
últimos segundos los pasaba haciendo movimientos casi histéricos y luego me
caía encima de mi amante imaginario a la vez que le decía: «¿Te ha gustado?»
Luego empezaba a roncar de una forma escandalosa. Era muy gracioso.
Acababan todas agotadas, casi sin respiración, y preguntaban «¿Cómo
aguantan los hombres?» Se quejaban de que se les cansaban los brazos, les dolía
la espalda y las caderas. La mayoría se rajaba antes de que sonara la campana
del despertador. Después de eso, siempre había una mayor simpatía hacia los
hombres, y las mujeres mostraban mayor interés en otras posturas para hacer el
amor.
Algunas mujeres decían que sentían dolor si los movimientos de su amante
eran excesivamente fuertes, pero otras aseguraban que les gustaba que las follaran
con fuerza. Cuando era joven creía que la pasión consistía en hacer movimientos
muy bruscos al hacer el amor, y luego siempre me dolía todo. Les expliqué
que me parecía que un amante sensible nunca haría el amor con violencia.
A mí me gustaba la marcha siempre que estuviéramos en igualdad de condiciones,
pero también me gustaba mucho follar despacio e intensamente.
Otro problema bastante corriente entre las mujeres era la falta de lubricación
y el dolor producido por la penetración en seco. A algunas les parecía que
no lo estaban haciendo bien si no estaban empapadas por la pasión. Yo, personalmente,
a veces me sentía mojada cuando ni siquiera estaba pensando en el
sexo. Otras veces no lubricaba aunque estuviera estimulada sexualmente. Recomendé
a las de mi grupo que utilizaran aceite para masajes. Para mi gusto son
muy sensuales y no me da ninguna vergüenza usarlos.
Las exposiciones orales sobre nuestros genitales era una de las partes más
divertidas de las sesiones. De todas las mujeres a las que he enseñado en estos
grupos solo recuerdo a dos o tres que no participaran en este show. Pero todas
tomaban parte a la hora de ver cómo la flor vaginal de cada mujer se situaba bajo
los focos. Yo siempre era la primera. Me colocaba delante de un espejito y me
partía el conejo mientras hablaba de mis antiguos temores a la deformidad.
Después de tantos años viendo genitales femeninos había visto muchos labios
más grandes y más largos que los míos. Había hablado tanto de este asunto que
ahora me parecía que me tendría que disculpar por lo pequeños que eran en realidad.
Casi todas las mujeres tenían una imagen visual de un pene, así que hacía
una analogía entre el clítoris y el pene. Apartaba la piel que recubre el glande del
clítoris y explicaba su relación con la piel que recubre el glande del pene. Explicaba
también que los ovarios y los testículos eran órganos en forma de almendra
casi del mismo tamaño. Siempre había alguien que decía: «Pero si el clítoris es
como un pene pequeño», y yo siempre contestaba: «¡O el pene es como un clítoris
demasiado grande!»
BETTY DODSON
58
Durante estas exposiciones, hablábamos de las cicatrices que dejan los partos,
de labios desiguales, de pequeños bultos y lunares que parecían un poco raros,
de clítoris supuestamente demasiado pequeños y del odiado flujo vaginal.
Comentábamos cuestiones de higiene vaginal, pero las duchas vaginales no deben
convertirse en un vicio.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
59
Como la mayoría de las mujeres tienen el flujo de color claro o blanco, a
mí me parecía lo normal. Nunca usé nada más que agua o vinagre blanco para
lavarme. Antes de hacer el amor me metía un dedo en la vagina para ver como
olía y a qué sabía. Esto me hacía sentirme más segura. Cuando me volví vegetariana,
noté que sabía más dulce y también lo noté en mis amantes vegetarianos.
Cuando llegaba al tema de los genitales, localizábamos nuestros músculos
metiéndonos un dedo en la vagina y apretando. Era un ejercicio totalmente
opuesto al que se hace al tener un niño. Otra manera de localizarlos era parando
de orinar de repente. En cualquier caso, apretar el músculo y luego relajarlo producía
unas sensaciones genitales muy agradables, y lo eran cada vez más con la
práctica. Apartando la piel que lo cubría y mirando en un espejo, incluso se podía
ver el músculo que movía el clítoris.
También nos hacíamos masajes anales con aceite alrededor del esfínter, y
luego introducíamos un dedo. Respirando profundamente relajábamos más los
músculos a la vez que dejábamos salir cualquier sensación negativa hacia nuestros
anos. Una vez que lográbamos relajarnos, empezábamos a disfrutar. El pobre
culo es el último en recibir un poco de amor y yo decidí llamar al mío dulce
capullo de rosa. El erotismo anal puede ser una parte muy bonita del sexo.
En la discusión sobre los métodos anticonceptivos, casi todas estábamos de
acuerdo en que cada sistema tenía sus inconvenientes. Prácticamente, todas las
mujeres jóvenes tomaban la píldora. Para mi gusto era mas seguro un diafragma,
pero era una forma algo sofisticada. Tuvo que cambiar mucho mi actitud hacia
el sexo para llegar a estar cómoda con uno. Siempre me lo ponía después de ducharme
cuando tenía alguna cita, en vez de tener que ponérmelo luego, en el mejor
momento. Tampoco pasaba nada si luego no me iba a la cama con nadie. Al
principio pensaba que un diafragma estropearía la espontaneidad del momento,
pero enseguida cambió la cosa. Me excitaba pensar en la posibilidad de que pasara
algo. Me lo ponía mas fácilmente con un aplicador. Siempre comprobaba si
estaba bien colocado al final, y me lavaba los restos de espermicida. Después de
llevarlo una hora, el sabor y el olor de mi coño volvían. Cuando cogí práctica
sólo tardaba unos minutos en estar preparada. Más adelante descubrí que el Nonoxynol-
9 que tenía el espermicida que usaba era bueno contra las enfermedades
venéreas. Pruebas recientes han demostrado también que mata el virus del
SIDA, y que se encuentra en algunas marcas de condones. Hoy en día las mujeres
listas llevan condones en su bolso para asegurarse ante la posibilidad de que
pase algo.
Muchas de las mujeres que acudieron a las Terapias no habían disfrutado
de un masaje antes de ese momento. Les excitaba por lo sensual y relajante que
era. Nos dividíamos en dos grupos. Una mujer de cada grupo se tumbaba en el
suelo y Las otras, cinco o seis, le daban un masaje. El círculo de las masajistas
iba rotando para que todas tuvieran la oportunidad de tocar distintas partes del
cuerpo. Era una delicia ver como una mujer recibía energía de una docena de
manos que la tocaban todas a la vez. ¡Era una orgía de sensaciones! Todas teníBETTY
DODSON
60
an la oportunidad de dar y recibir placer. Disfrutaban de toda clase de sensaciones
maravillosas sin tener que responder sexualmente. Tanto los hombres como
las mujeres están tensos porque están actuando constantemente, y los masajes
les dan una oportunidad de salir del escenario un rato —olvidarse de todo, dejar
de pensar y dedicarse sólo a sentir. Para dos personas que llevan mucho tiempo
juntas, siempre recomiendo masajes y masturbación. En vez de hacer siempre lo
mismo y en la misma postura, esta experiencia erótica puede abrir nuevos caminos
en la intimidad, y sin ningún tipo de presión.
En uno de los primeros grupos que tuve hablamos de que no había juegos
eróticos para niñas pequeñas. Les conté mi fantasía de hacer una masturbación
de mujeres en común algún día. «Eso suena muy bien. Vamos a hacerlo ahora»,
dijeron algunas. ¡Me quedé sin habla! Ya estaban preparadas para la masturbación
en grupo, pero yo no. Para mí seguía siendo una fantasía. Estuve a punto de
desmayarme, hasta que me convencí de que éramos personas adultas, y decidí
tomar parte. Puse una vela naranja en el centro y la encendí con una mano temblorosa.
Me dio un escalofrío. ¿Había sido una sacerdotisa egipcia alguna vez?
De pronto, una voz interior me dijo: «Esto es un antiguo rito de Tantra y tú estás
dirigida por una divinidad».
Al principio, la masturbación en círculo era opcional en cada grupo. Pero
al quinto año había evolucionado hasta llamarse el rito de la masturbación dirigida,
y se convirtió en parte de todas las Terapias. Empezábamos de pie en un
círculo, bailando con nuestros vibradores; una visión exótica del erotismo femenino.
Yo dirigía al grupo hacia diferentes tipos de estimulación genital, movimientos
de la pelvis, formas de respirar y posturas para masturbarse. Una de mis
favoritas era ponerme encima del vibrador y luego encima de una almohada. Era
fantástico para practicar los movimientos de la pelvis. Luego pasábamos a otras
posturas.
Después de unos treinta minutos decidí conceder tiempo para un recreo
erótico. La energía rebotaba en las paredes junto con los suspiros de placer. A
las mujeres les encantaba, con o sin orgasmo, ¡porque se daban cuenta de que
estaban superando una vida entera de represión sexual en una hora! Habíamos
sacado la masturbación del armario más oscuro de la familia nuclear y la habíamos
colocado en el Templo del Placer,
Las Terapias me hacían pasar del éxtasis a la agonía. Me preocupaba mucho
estar pasándome de la raya, y pensaba a menudo que las mujeres eran demasiado
conservadoras y demasiado tímidas para arriesgarse. Pero eso resultó ser
mentira. Cada una de las mujeres que entraba en el Templo era una valiente,
aunque al principio le hubiera costado quitarse la ropa. A veces me sentía como
si estuviera andando por un pantano de represión, con las inhibiciones hasta las
rodillas. Tenía que absorber la tensión del grupo y luego soltarla con los rituales
del placer. Llegaba al éxtasis cuando miraba a mi alrededor y casi me mareaba
por lo que veía.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
61
Me han contado las mujeres que han ido a mis Terapias que más de una vez
han dejado a todos asombrados en una fiesta al relatar sus aventuras. También
les contaban sus experiencias a sus maridos, con lo que conseguían mejorar su
comunicación sexual. Educadores, terapeutas y otras personas han utilizado mi
información sobre la masturbación para su propio trabajo con otras personas.
Cada una de mis Terapias ponía su granito de arena para acabar con la represión.
Los anillos de la energía sexual se extendieron ampliamente, entrando en las vidas
de muchas mujeres y muchos hombres con el amor erótico.
Yo también aprendí mucho con los grupos, porque enseñaba sexo a base de
sexo. En una estimación aproximada calculé que había guiado a más de mil mujeres
en los ritos del orgasmo. Todas ellas eran mis adoradas amantes. Siempre
me será imposible describir las imágenes magníficas y la profundidad de mis
sentimientos sexuales y emocionales en aquellos grupos. Las Terapias Sexuales
nunca dejarán de maravillarme por el poder y la belleza de la energía sexual.

CAPÍTULO
OCHO
———————————————————
Orgasmo, orgasmo,
orgasmo

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
65
Aunque venga de un amante, una bañera, un osito de peluche, un dedo, una lengua
o un vibrador, un orgasmo es un orgasmo. Mis rituales de orgasmo, al principio,
eran muy sencillos. Tardaba alrededor de diez minutos en tener uno, y
luego lo dejaba. Sólo me concentraba en las sensaciones de mi cuerpo. Poco a
poco empecé a tomarme más tiempo y a ser mejor amante. Tardaba más en correrme,
porque paraba de repente para crear más tensión sexual antes de llegar al
orgasmo. Luego empecé a imaginar situaciones eróticas, con lo que mis orgasmos
mejoraron mucho. Para desarrollar una fantasía, primero intentaba recordar
alguna buena experiencia sexual que hubiera tenido. También leía libros sobre el
sexo, o sobre el arte del sexo, y miraba revistas pomo que me gustaran.
Lo solía hacer con el dedo; me lo metía en la vagina para humedecerlo y, a
veces, con otro dedo me tocaba el clítoris. Siempre era un verdadero placer. Una
noche lo hice mientras me miraba en un espejo con aumento. Era fabuloso, casi
como ver una película erótica en una mini-pantalla. Fui adquiriendo cada vez
más estilo en la manera de hacerlo. Veía como mis labios vaginales se ponían de
un color rojo oscuro y mi clítoris se hacia más grande por momentos. Me hacía
un masaje interno con tres dedos, lo que aumentaba la lubricación, y mis jugos
sexuales brillaban a la luz. Al final movía la mano tan rápido que la veía borrosa
justo antes de correrme. Cuando llegaba al orgasmo, se me cerraban los ojos y se
acababa el espectáculo, como cuando se cierra el telón en el teatro.
Al principio nunca tenía más de un orgasmo cuando me masturbaba. Mi
clítoris siempre estaba demasiado sensible justo después de tener uno. Un domingo
por la tarde, cogí una vela blanca, le di la forma de un precioso pene y me
la metí mientras me tocaba el clítoris. Después de tener un orgasmo considerable,
todavía tenía marcha, pero estaba demasiado sensibilizada para hacerlo
otra vez. De repente se me ocurrió que podía intentar respirar de la misma manera
que se les enseña a las mujeres para soportar el dolor en un parto natural. Empecé
a hacerlo para poder tolerar más placer, y descubrí que lo podía hacer si me
BETTY DODSON
66
tocaba con más suavidad, En poco tiempo desapareció la hipersensibilidad y estaba
a punto de tener otro orgasmo. En vez de parar y aguantar la respiración, a
partir de entonces respiraba más fuerte para soportar la sensación. Lo que antes
me parecía dolor ahora me parecía una nueva forma de placer.
Más adelante empecé a hacer un ejercicio con el que aprendí a controlar las
sensaciones de mi cuerpo. Después de un baño caliente, o de una sauna, me metía
en agua fría. Al principio me horrorizaba la idea. Siempre había evitado los
dos extremos, porque ambos eran demasiado intensos. Pero, en realidad, era una
sensación fantástica que estimulaba la circulación y los sentidos. El espacio que
existe entre la idea y la acción es la inhibición. Mi capacidad para moverme por
ese espacio estaba en relación directa con mi deseo de encontrar placeres nuevos.
Lanzarme al placer se me hacia cada vez más fácil. A finales de los años
sesenta tuve el primer orgasmo con un vibrador. Pero no era un vibrador de verdad,
sino un aparato para darse masajes en la cabeza que Blake tenía. Una noche
me pregunto si me apetecía que me diera un masaje, y empezó a dármelo por la
cabeza. Era fantástico. Poco a poco bajó la mano hacia el resto de mi cuerpo, y
me empezó a latir el corazón cada vez más fuerte. Pegué un salto cuando noté
los movimientos rápidos de su mano sobre mi clítoris. Era un placer tan intenso
que no pude evitar sujetarle en brazo. Me preguntó si quería que lo dejara, y le
contesté que no. Respiré para disfrutar bien de la sensación, y después de tres
orgasmos maravillosos sentía que había entrado en otra dimensión.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
67
Entonces me compré un aparato como el de Blake. Se sujetaba con la mano
y hacia que los dedos vibraran con rapidez. Me ponía el dedo sobre el clítoris y
en resultado era fantástico; además, casi no hacia ruido. Me corrí enseguida, pero
no pude seguir porque el vibrador se había calentado demasiado, y no era nada
divertido jugar con un juguete que estaba tan caliente que no se podía tocar.
A principios de los setenta, salió al mercado un nuevo aparato eléctrico para
dar masajes. Era un cilindro muy grande que hacía el mismo ruido que un
camión cuando va en segunda. El mango media unos veinte centímetros y tenía
una cabeza de siete centímetros. Cuando se lo enseñé a mis amigas por primera
vez, casi, se desmayan, hasta que les expliqué que no era para metérselo dentro.
Toda esta maquinaria estaba pensada para hacer vibrar a mi dulce clítoris. Fue el
principio de un romance apasionado con un aparato al que puse el nombre de
Mack, el forzudo. (Una amiga mía se compró uno enseguida, y le llamó Pierre,
el sortudo. )
Al principio lo usaba sobre todo para el cuello y los hombros, como indicaban
las instrucciones. Tardé algún tiempo en aprender cómo se podía dirigir toda
esa energía hacia el placer sexual. Una noche, Mack y yo sorprendimos a mi clítoris
debajo de una toalla doblada. Ocurrió justo lo que me temía —¡fue un éxtasis
inmediato! Estaba abrumada por el placer. Además se podía regular la velocidad.
Podía tener unos orgasmos increíbles sin que Mack se calentara demasiado.
Ahora, mirando hacia atrás, me parece que hubo un momento en el que mis
sentimientos por Mack casi se convierten en amor. Compré varios y se los presté
a mis amigas, para no tener que compartir el mío. Terminé comprándolos por
cajas cuando empecé con las Terapias, hasta que un día descubrí que Mack, el
forzudo, ya no se fabricaba. Creí que el gobierno estaba siguiendo una política
de reducción de orgasmos. Sin embargo, Dios aprieta pero no ahoga, porque
pronto apareció otro aparato que daba masajes. Era más bonito y más fino, y tenía
un motor que ronroneaba como un gato.
Cuando llegaba a casa, siempre estaba esperándome mi fiel Pandora para
darme unas horas interminables de placer. Nunca le dolía la cabeza, ni estaba
demasiado cansada para hacerme caso, y no le importaba que de vez en cuando
me apeteciera hacerlo con gente. Lo que me salvó de empezar a tomarme en serio
nuestra relación fue analizar cuidadosamente los inconvenientes de Pandora:
mucho ronroneo, pero nada de conversación, y siempre tenía que ser yo la que
Ilevara la voz cantante. Pero quería a mi vibrador tal y como era: un juguete maravilloso
que transmitía buenas vibraciones.
Seguí teniendo relaciones sexuales con mis amantes y dejé de pensar que
me iba a volver adicta al vibrador. También dejé de preocuparme porque se me
iba a estirar el clítoris y porque me iba a volver poco sociable. Nunca pasó nada
de eso. Era mucho menos sociable cuando era adicta al amor. En aquella época,
lo que empezaba como algo placentero se convertía enseguida en dolor, a medida
que me iba obsesionando con la persona a quien quería. Nunca he estado obBETTY
DODSON
68
sesionada con un vibrador. Mi experiencia con otras adicciones me ha enseñado
que el dolor y la frustración hacen que se cree una fijación. Era como un conejillo
de indias: los que están condicionados por el dolor siguen siempre el mismo
camino, mientras que los que están condicionados por el placer buscan nuevas
aventuras.
Hasta finales de los setenta sólo utilizaba un vibrador para mis rituales de
masturbación. Luego empecé a hacer experimentos con la penetración. Me ponía
algo en la entrada de la vagina mientras me estimulaba el clítoris con el vibrador.
Hacía una penetración lenta y sensual apretando y relajando los músculos.
Justo antes de correrme hacía fuerza con las piernas para sujetar lo que fuera que
tuviera dentro. Sujetaba el vibrador con las dos manos a la vez que ponía tensas
las nalgas y me dejaba llevar.
Me encantan los pequeños orgasmos que tengo cuando me tomo un descanso
sexual de un cuarto de hora. Me dan energía y descargo la tensión. También
me gusta el otro extremo, unos orgasmos maravillosos después de un ritual de
dos horas. Me voy excitando y luego lo dejo para estar al borde el mayor tiempo
posible. Utilizo los movimientos del cuerpo, todas las formas de respirar y todos
los pensamientos eróticos de mi repertorio. Me someto por completo al hedonismo.
He reído, llorado y gemido mientras intentaba alcanzar el más grande de los
orgasmos. Después de tener dos o tres, me quedo como traspuesta, disfrutando
del placer. Sigo vibrando y temblando, pero ya sin ningún interés en tener otro
porque estoy más allá del orgasmo, en un estado de éxtasis que puede durar hasta
diez minutos. Luego vuelvo lentamente a la tierra otra vez.
Esta forma de tener orgasmos es una de las posibilidades que hay. A mí me
encanta, pero algunas mujeres prefieren los vibradores en forma de pene que
funcionan con pilas. Los vibradores son tan estupendos para tener orgasmos, que
se olvida uno de que también lo son para masajes en el resto del cuerpo. Es una
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
69
forma de estimular el riego sanguíneo en la zona donde se hace el masaje, y es
muy bueno para la salud y la belleza corporal. Pero no hay que olvidar que los
aparatos eléctricos se deben mantener siempre alejados del agua.
Cuando una mujer utiliza un vibrador por primera vez puede obtener diferentes
resultados. Una amiga me contó que ella tuvo un orgasmo intensísimo,
pero que no duró nada. Otra me dijo que el suyo fue tan pequeño que sólo duró
un segundo. Incluso hubo una que tuvo que practicar durante varios meses antes
de conseguir algún resultado positivo. A veces se tienen pequeños orgasmos sin
que haga falta mucha estimulación. Es muy parecido al fenómeno de la eyaculación
precoz. La masturbación es el mejor sistema para aprender a controlar las
ganas de correrse, tanto para los hombres como para las mujeres.
Tengo algunas amigas que prefieren que la estimulación sea indirecta. Consiguen
tener orgasmos mediante la presión, juntando los muslos y tensando los
músculos de una forma rítmica. Conozco a un hombre que se masturba presionando
su pene contra la cama. Cuando era pequeña usaba el sistema de la presión
con una almohada entre las piernas, pero ahora me gusta más el contacto directo.
Hay mujeres que prefieren utilizar el agua para estimularse y tienen orgasmos
en la bañera con la ducha de teléfono. Una vez una amiga tuvo un orgasmo
sin querer en un jacuzzi porque se sentó delante de uno de los chorros de
agua. Un orgasmo es un orgasmo.
Hay muchas mujeres que no consiguen aprender a tener su primer orgasmo
con agua, ni con presión, ni con la mano. Normalmente, esto ocurre porque no
han tenido ninguna experiencia de masturbación y han aprendido a controlar sus
impulsos sexuales. Para estas mujeres un vibrador puede proporcionar una estimulación
fuerte y regular, para que se recuperen de la privación sensual de la
que han sido objeto. Puede que sea la única manera de tener orgasmos durante
meses o incluso años, pero no es tan espantoso como pensar que nunca podrán
tener uno. Los orgasmos eléctricos son tan satisfactorios como cualquier otro.
La obsesión por portarse bien puede hacer que dejemos de tener sensaciones
en los órganos sexuales. Una represión muy fuerte puede bloquear los nervios
de nuestro sistema que llevan esas sensaciones hasta el cerebro. Wilhelm
Reich, el psicoanalista que escribió La función del orgasmo, definió el orgasmo
como «...la capacidad de rendirse ante la energía sexual sin ninguna inhibición;
la capacidad de descargar toda la excitación sexual a través de movimientos involuntarios
y placenteros de todo el cuerpo». Es una descripción fantástica, pero
durante muchos años no me la podía aplicar a mi misma. Igual que otras muchas
personas no había podido disfrutar plenamente del orgasmo.
Hasta que cumplí algo más de treinta años, mi pobre cuerpo estuvo maltratado
por las resacas, dolores musculares crónicos, falta de ejercicio y mala alimentación
—y todo ello interfería en mis sensaciones eróticas. Además estaban
los factores causantes de la inhibición: sentido de culpabilidad, miedo, rabia y
autocompasión. Estos hacían que no pudiera tener pensamientos eróticos. Mi
BETTY DODSON
70
energía sexual no podía seguir su curso, sólo la descargaba a través de mis genitales
y tenía pequeños orgasmos, comparables al hipo.
Durante mi infancia y luego en mi matrimonio, la masturbación estaba basada
sobre todo en que no me pillaran. Aprendí a ser rápida y silenciosa. Cuando
estaba con alguien en la cama procuraba no respirar muy fuerte ni moverme
mucho. Nunca estaba relajada, porque sólo me preocupaba ser muy femenina todo
el tiempo. Lo que ocurría, en realidad, era que tenía muchos prejuicios.
En una de mis Terapias, una mujer casada me contó que tuvo el primer orgasmo
a los cuarenta y ocho años. Una noche se puso el vibrador en el clítoris y
dos horas después casi se cae de la cama del placer, ¡y pesaba alrededor de cien
kilos! Con el vibrador conseguía la estimulación que necesitaba su cuerpo. Ni
ella ni su marido habían tenido paciencia suficiente. Ahora están encantados con
su nueva vida sexual: para ella la penetración es el aperitivo; cuando él se corre,
ella tiene un orgasmo con el vibrador mientras se besan y se abrazan. Están en
plena luna de miel sexual.
Otra de las mujeres de las Terapias estaba desesperada después de diez
años de matrimonio, un hijo y ningún orgasmo. Se compró un vibrador y se lo
puso directamente en los genitales durante mucho tiempo, varias noches seguidas.
Estaba decidida a experimentar el placer. Sólo consiguió estar dolorida durante
unos días. Como no tenía sensaciones en los genitales, en vez de obtener
placer sentía dolor. ¡Estaba furiosa! Pero por lo menos el dolor era la prueba de
que había vida ahí abajo, y no se dio por vencida. Con un poco más de práctica
y más suavidad, empezó a tener sensaciones agradables.
Una amiga mía, que es lesbiana, aprendió a tener orgasmos con un vibrador
cuando tenía más de treinta años. Al cabo de un año podía tenerlos con su pareja
con sexo oral. Cinco años después se quedó encantada cuando aprendió a masturbarse
con la mano. Decía que se sentía más completa ahora que sabía que no
dependía de un aparato ni de una persona. Podía tener sus propios orgasmos. Pero
el paso del vibrador a la mano no fue fácil, hasta que empezó a hacer uso de
algunas fantasías sexuales. Cuando estaba con su pareja pensaba en ella, y cuando
estaba sola no pensaba en nada. Ahora, cuando se masturba con la mano,
piensa en el sexo. Para excitarse sin un vibrador y sin su amante necesitaba usar
la mente.
Conocí a una mujer de treinta y dos años que llevaba diez teniendo orgasmos
solamente con un vibrador. Cuando conoció al hombre con el que se quería
casar, quiso aprender a llegar al orgasmo haciendo el amor. Cambió su técnica
primero. Se empezó a poner la mano entre el vibrador y el clítoris. Lentamente
aprendió a responder a un roce más suave. Tardó seis meses en aprender a correrse
con la mano, y no tuvo ningún problema con su marido.
Una amiga bisexual que había estado usando un vibrador cuando se quedaba
sin pareja, decidió regalárselo a alguien. Decía que sus orgasmos eléctricos
eran tan fáciles de conseguir que había dejado de tener fantasías sexuales. Volvió
a hacerlo con la mano en un baño de agua caliente, mientras leía un libro
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
71
pomo. Al cabo de unos años, se compró otro vibrador porque se dio cuenta de
que podía usarlo, seguir teniendo sus fantasías e, incluso, tener más de un orgasmo,
aunque tuviera una pareja.
Las fantasías sexuales pueden estar llenas de contradicciones. Por ejemplo,
conozco a una mujer casada que estaba preocupada porque sus fantasías casi
siempre eran con mujeres, aunque ella se consideraba heterosexual. Una amiga
lesbiana se preguntaba por qué a menudo tenía fantasías heterosexuales, si a ella
no le gustaban nada los hombres. Es una pena que nos pasemos la vida con etiquetas
sexuales entre las piernas. Mientras nos definamos como heterosexuales,
bisexuales u homosexuales en vez de sencillamente sexuales, seguiremos estando
enfrentados en el sexo. La minoría moral es la que lleva la voz cantante,
mientras que la mayoría sexual permanece en silencio. Ha llegado el momento
de apoyar el placer sexual, sea cual sea la forma que adopta. Un orgasmo es un
orgasmo.
Una amiga mía, que se consideraba una feminista radical, se empezó a preocupar
porque sus fantasías sexuales no eran correctas políticamente, ya que no
eran feministas. Yo le aseguré que todas las fantasías eran correctas. Muchas
personas se imaginan cosas que en realidad no quieren que les ocurran nunca.
También le recordé que se puede ser adicto a las fantasías como a cualquier otra
cosa, y le sugerí que cambiara de fantasía. Una de las que empezó a usar era la
de ella moviendo su clítoris dentro de la boca de su amante que estaba atado a la
cama. Pero cuando se queda atascada, o tiene prisa, vuelve a la antigua, en la
que cinco polis irlandeses la violan. Esa nunca falla.
Las fantasías sobre violaciones pueden dar marcha. No creo que sea correcto
hablar de fantasías feministas o sexo feminista. La liberación de la mujer no
consiste en definir qué es lo correcto en el sexo. Se trata de investigar y aumentar
nuestro potencial erótico. Respeto a las feministas que defienden el ideal del
amor perfecto entre dos en una relación monógama que dure para siempre. Por
lo tanto, pretendo que respeten mi ideal de vivir con una familia de amigos eróticos.
Nunca habrá una manera correcta de tener fantasías y orgasmos.
Al comienzo de mi romance con el movimiento por la liberación de la mujer,
actuaba como cualquier amante romántico: idealizaba a todas las mujeres.
Creía que las feministas habían sido las elegidas para sacar al mundo del lío en
el que estaba metido. Hasta que descubrimos nuevas imágenes eróticas parecíamos
un ejército, hablando de líneas de fuego, del enemigo, y de cómo ganar la
batalla entre los sexos. ¡No era nada divertido!
Al fin me di cuenta de que las feministas no eran perfectas y de que la vida
es injusta. Las revoluciones sexuales tienen momentos de esplendor y de decadencia.
Sólo la evolución personal de cada uno es algo consistente. Erotizando
nuestra vida, podemos dar ejemplo a las demás mujeres. En vez de alzarnos contra
la pornografía, deberíamos alzarnos a favor de la expresión sexual, de nuevas
imágenes eróticas y de convertir el sexo y el placer en arte. Hay que sustituir
BETTY DODSON
72
el feminismo radical por el feminismo erótico a medida que cada mujer abre
caminos nuevos en su liberación personal.
La capacidad de soñar y de imaginar cosas ha sido fundamental en mi
evolución creativa. La fantasía es una manera de jugar con la mente y de
desarrollar la imaginación. Mi arte erótico, las Terapias y este libro empezaron
siendo fantasías sexuales.
El poder es una de mis últimas fantasías. Me veo presidiendo en una larga
mesa de conferencias, vestida de cuero negro con un cinturón de diamantes. En
la reunión están todos los representantes ejecutivos de las grandes multinacionales.
Mi propuesta es que eroticemos toda la estructura de estas organizaciones y
que el orgasmo esté en el orden del día. Se quedan todos estupefactos cuando les
enseño los diseños de las futuras salas de reuniones, llenas de toda clase de maquinaría
sexual para garantizar el éxtasis. Se aprueba por unanimidad que el placer
es más importante que los beneficios, y ahora que tenemos energía sexual,
no nos hace falta la energía nuclear.
CAPÍTULO
NUEVE
———————————————————
La terapia sexual
masculina

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
75
Durante muchos años recibí cartas de hombres que querían seguir una terapia
sexual porque sus novias o mujeres habían seguido una. Al principio contesté
que no sin dudarlo. Pero cuanto más lo pensaba mas me llamaba la atención. La
idea de que una mujer enseñara a un grupo de hombres a masturbarse era una
locura, era el mundo al revés. Además, era todo un reto, y un día respiré hondo,
eché los hombros hacia atrás y me dije: «¿Por qué no?»
El primer grupo que tuve resultó ser de hombres heterosexuales, así que
hubiera sido fácil centrarme en enseñarles a conocer la sexualidad femenina. Pero
estaba decidida a conseguir que profundizaran en su propia sexualidad a través
de la masturbación. Eran hombres tranquilos, no los típicos machitos, y la
variedad de sus ocupaciones era interesante: tres profesores de sexualidad, dos
clérigos, un artista, un estudiante universitario y tres hombres de negocios.
El primer día, después de una discusión intelectual de varias horas, les pedí
que me contaran sus miedos sexuales, y en primera persona, cosa que nunca
hicieron. El problema más grave estaba en su actuación en la cama. Les preocupaba
la eyaculación precoz o el hecho de no poder tener una erección. Este tema
llevaba a las mujeres a pensar que no eran atractivas, o les impedía que lubricaran
con normalidad, o no conseguían tener orgasmos porque no estaban relajadas.
Mientras escuchaba a estos hombres me di cuenta de que la calidad de sus
propios orgasmos importaba poco. Querían dar placer y orgasmos a sus mujeres.
Su imagen de buen amante dependía de cómo reaccionasen ellas. A las mujeres
puede que les dé miedo el sexo, pero a los hombres les da miedo fracasar en la
cama.
La exposición oral sobre el pene no tuvo mucho éxito porque decían que
un pene no tenía ningún misterio; se veían los genitales todos los días. No conseguí
que hubiera una discusión sobre el tamaño, ni tampoco que hicieran algún
comentario sobre su relación personal con sus respectivos penes ¿Le parece al
hombre atractiva su polla? ¿Le parece bonita? ¿Le gusta masturbarse? No hubo
BETTY DODSON
76
casi respuestas. No les interesaba ver los genitales de los demás porque los veían
todo el rato en vestuarios y cuartos de baño.
El día reservado para las exposiciones orales acabó cuando enseñe mi conejo
partido a un grupo de hombres por primera vez. Me asombré bastante la vergüenza
que les daba mirar, pero eso hizo que yo fuera aun más atrevida. Terminé
haciendo toda clase de movimientos con el clítoris, y para terminar hice una
demostración de respiración por el coño —hacía entrar y salir aire de mi apertura
vaginal. Cuando lo hacía con las mujeres, siempre recibía un aplauso, pero los
hombres estaban atónitos con la idea de una vagina muscular.
Esa noche no pude dormir de lo preocupada que estaba. No sabia qué hacer
el día de la masturbación dirigida. Después de haberme pasado años hablando de
lo parecidos que éramos los hombres y las mujeres, estaba abrumada al descubrir
lo diferentes que éramos en realidad. Intentaba imaginar lo que se siente teniendo
polla y huevos. Miraba hacia abajo y fantaseaba con un clítoris de quince
centímetros de largo. Cuando iba al cuarto de baño, lo hacía sujetándome el clítoris.
¿Orinar era un recordatorio constante del sexo? ¿Qué se sentiría al despertar
empalmado? Con un órgano sexual así de grande, a lo mejor era placer suficiente
ponerse cachondo y eyacular. Quizá por eso a los hombres no les preocupaba
tanto la calidad de sus orgasmos. Me encantaría ver salir disparado el esperma
de mi clítoris de quince centímetros, aunque no tuviera un orgasmo por
todo el cuerpo.
Por un momento tuve envidia del pene, cosa que creí que no podría ocurrir
nunca. Aunque seguía teniendo una actitud positiva hacia el coño y me encantaba
mi pequeño clítoris, andar por ahí con genitales exteriores tenía que ser muy
distinto. Yo había tardado treinta y cinco años en tener una imagen positiva de
mis genitales. Los hombres se sacaban el pito varias veces al día sólo para hacer
pis. ¿En qué momento se me había ocurrido dirigir una terapia sexual?
El segundo día, uno de los hombres me trajo un pene de goma, muy mono.
Era como si supiera todo lo que se me había pasado por la cabeza la noche anterior
y quisiera ayudar un poco. Me puse colorada, le di las gracias y dejé el pene
al lado de mi vibrador eléctrico, que era mucho más grande. Me caían bien estos
hombres. Querían aprender de verdad y me parecía que me estaban cogiendo cariño.
Pero una vez más, la discusión acabó siendo demasiado intelectual —
hablaban del miedo que tenían los hombres al miedo, pero no contaban nada
concreto ni personal. Yo estaba igual de fría que ellos. Tenía que hacer algo.
Parecía un general dirigiendo a sus tropas a la primera línea del placer,
cuando anuncié que había llegado el momento del ritual de la masturbación. Me
puse de pie, enchufé el vibrador y observé cómo mis hombres se tumbaban en el
suelo con cuidado de no tocar al que tenían a su lado. Tantearon hasta tocarse el
pene y luego se quedaron tiesos. Todos estaban aguantando la respiración.
Estaba de pie preparada para actuar, y vi que todos tenían los ojos cerrados.
Les recordé que me estaban pagando por hacer sesiones de masturbación, pero
no me estaban mirando. Cuando por fin abrieron los ojos y me miraron, fue tan
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
77
intenso que me desconcerté por un momento. Empecé a observarles fijamente
uno por uno, hasta que me centré de nuevo. Les animé a que respiraran, que movieran
la pelvis, que se pusieran aceite en el pene y que vieran de vez en cuando
al resto del grupo para que tuvieran la imagen y para inspirarse.
La visión que tenía yo de toda la escena hizo que por un momento tuviera
una sensación extraña, mezcla de sexo y poder. ¡Ahí estaba yo, una mujer más
bien pequeña, por encima de diez hombres grandes y desnudos que se masturbaban
a mis pies!
Uno de los terapeutas, al que conocía desde hacia varios años, me miró fijamente
con un brillo sexual en los ojos. Roger era como un gigante, con el pelo
gris y la barba blanca. Se parecía al Dios de La Creación de Miguel Angel, excepto
por sus enormes genitales de color marrón oscuro. Se estaba tocando la
polla, que era casi como mi vibrador de veinticinco centímetros. Empecé a moverme
a la vez que él mientras me tocaba el clítoris.
Cuando Roger se corrió, fue alto y fuerte. Su orgasmo tuvo el efecto dominó.
Primero Dick, luego John y más tarde Rick. Me temblaban las piernas y me
tiré al suelo. Hank, que estaba a mi izquierda, olvidó su propio placer para ver el
mío. Bobby, el artista, estaba a mi derecha, y cuando mi pie tocó el suyo, el calor
nos puso en marcha a los dos. Gritamos los dos al mismo tiempo.
Los demás aplaudieron. Me incorporé, abracé a los dos hombres que estaban
a mi lado y dije que quería un abrazo de cada uno de ellos. Todos se pusieron
de pie y empezaron a darse abrazos. ¡Menudo espectáculo! Una habitación
llena de hombres heterosexuales abrazándose unos a otros como si fueran osos.
Eran abrazos llenos de amor y de aprobación.
Cuando nos sentamos en un círculo para hablar, John, el clérigo, dijo que la
experiencia le había parecido gratificante y que mi apoyo sexual había sido muy
contagioso. Rick estaba asombrado de lo diferente que había sido de cuando lo
hacía de joven con sus amigos. Nuestro objetivo era la aceptación en común del
amor en solitario. Decía que nunca había podido tocarse el cuerpo con cariño,
porque tenía miedo de que terminara por gustarle su propia virilidad. Roger dijo
que los hombres suelen defenderse de ese miedo con la violencia. Poder
compartir orgasmos y abrazarse estando desnudos suponía una ruptura total con
los convencionalismos sociales. Hank, que era el único que no había tenido un
orgasmo, dijo que verme a mí había sido una inspiración para empezar a
quererse a sí mismo. «Todos seremos mejores amantes cuando nos queramos
mas a nosotros mismos», le conteste.
No volvió a haber abrazos espontáneos en los siguientes grupos que dirigí,
pero introduje un ritual de masaje en grupo, y siempre terminaban tocándose entre
ellos. Era todavía más emocionante ver a los hombres darse masajes que ver
a las mujeres. No sé por qué razón parecía más natural entre mujeres. Estar con
un grupo de maridos y padres desnudos dándose masajes casi me hace llorar de
alegría.
BETTY DODSON
78
Las Terapias masculinas me sirvieron para comparar con los estereotipos
que yo tenía del sexo opuesto. Por ejemplo, hice artes marciales con uno de los
grupos, y daba por hecho que sabrían dar puñetazos, pero me quedé atónita
cuando comprobé que la tercera parte del grupo no tenía ni idea. Era una tontería
pensar que porque fueran hombres tenían que saber. Me encantaba hacer ejercicios
físicos con ellos, porque siempre se sentían obligados a aguantar hasta el final.
Las mujeres enseguida lo dejaban si veían que no podían seguir, pero los
hombres iban más allá de donde se sentían cómodos. Hacían que yo también intentara
ir más allá.
Me permití el lujo de actuar como un sargento de la Marina. Los hombres
acataban muy bien las órdenes. Les encantaba mantener una disciplina aunque
ésta no tuviera ningún sentido. En un grupo de mujeres nunca daba una orden
directa, porque la reacción de la mayoría era la resistencia pasiva, Con los hombres
no necesitaba tener tanta paciencia, ni sugerir la siguiente actividad. Sencillamente,
les decía lo que querían que hicieran, y lo hacían. Habían aprendido
otras reglas a través de los deportes en equipo, del servicio militar y de la estructura
corporativa.
Consideraba que me merecía un titulo honorario por enseñar masturbación,
pero a menudo se me trataba como si fuera el último chiste verde. Reírse del
sexo es una manera de ocultar la vergüenza que se siente en realidad, así que
siempre me reía también. Pero había veces en las que se apreciaba mi trabajo.
Cuando hice un grupo para profesores de sexualidad, alabaron mucho todo lo
que había conseguido. Un psicólogo que estaba escribiendo un libro sobre la
masturbación masculina dijo que era «una innovadora y que había conseguido
una sólida reputación en el tema de la masturbación». Me reí y le dije que era un
honor al que intentaba renunciar todos los años. Todos estos hombres bien considerados
por la sociedad estaban de acuerdo en que mis grupos eran un material
de estudio de indudable importancia. Se lo agradecí mucho a todos. Era lo mejor
que me podían haber dicho.
En este grupo se entabló una discusión muy interesante sobre la circuncisión
Varios médicos aseguraban que era importante para la higiene, pero uno de
los investigadores insistía en que no se debía practicar de forma rutinaria en los
hospitales porque el pene perdía mucha sensibilidad. La mitad del grupo estaba
de acuerdo con él y la otra mitad opinaba justo lo contrario: que la circuncisión
sensibilizaba el pene. Estaba encantada de que hubiera surgido un tema que rara
vez tenía oportunidad de discutir. En mi opinión, el dolor debe dejar marcado a
un niño pequeño. Y añadí que si tenía un hijo, su pene quedaría intacto.
Varios hombres hablaron de enseñarse a sí mismos a controlar el deseo de
eyacular mediante la masturbación para poder prolongar el tiempo de la penetración.
Su sistema era la vieja técnica de presión de Masters y Johnson. Cuando
sentían que se acercaba el momento, apretaban con dos dedos justo debajo de la
punta de sus pitos, ponían tensos los músculos del ano y respiraban hondo. La
erección desaparecía prácticamente, hasta que volvían a tener estimulación.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
79
Había un hombre de unos cincuenta años que había llegado al extremo de
no poder eyacular cuando quería. Había veces que aunque estuviera dos horas
follando, no conseguía tener un orgasmo. Decía que le daban envidia los jóvenes
que podían tener orgasmos fuertes y rápidos, y a los jóvenes les daba envidia su
control.
Dos de los hombres de más edad del grupo contaron que ya no conseguían
tener orgasmos al hacer el amor porque no obtenían la estimulación suficiente de
una vagina. Uno de ellos estaba casado con una mujer que había asistido a mis
Terapias, y se habían puesto de acuerdo en hacer lo siguiente: follaban para divertirse,
y cuando querían tener un orgasmo se masturbaban juntos. En cuanto se
olvidaron de la idea de que hay una forma correcta de tener relaciones sexuales,
tuvieron orgasmos en abundancia.
La mayoría de los hombres de mis grupos paraban de masturbarse cuando
se corrían, y descansaban media hora para volver a empezar. Pero hubo unos
cuantos que aprendieron a ser multiorgásmicos. Sergio, uno de ellos, contó cómo
lo había conseguido. Para empezar tenía que estar cachondo mentalmente.
Luego, respirando de la misma manera que en las artes marciales, podía correrse
otra vez, mantener la erección y seguir follando o masturbándose y tener dos orgasmos
de cuerpo entero. Decía que la cantidad de semen disminuía cada vez.
Le pregunte si un orgasmo con más semen era mejor y me contestó que todos
eran fantásticos.
Los tíos no se sentían nada atraídos por el vibrador, cosa que no lograba entender,
y a veces me ponía un poco pesada. Una vez, un hombre ya mayor se corrió
en los primeros cinco minutos del ritual y luego dejó de masturbarse. Me levanté
y fui hacia él. Cogí un vibrador eléctrico, lo puse en sus manos, lo encendí
y le hice moverlo por encima de su pene hasta que vi una tenue sonrisa. Luego,
Al les dijo a los demás que estaba asombrado de haber tenido un segundo orgasmo,
y con un vibrador.
En los últimos grupos que tuve, les sorprendía siempre el segundo día
cuando abría la puerta totalmente desnuda y con un pito de plástico colgando,
que medía veinte centímetros. A todos les hacia mucha gracia. Alardeaba de tener
la polla más grande y alguno siempre contestaba que «lo que importa es lo
que se hace con ella». Varios años después de dejar de dirigir los grupos para
hombres, me encontré con uno de los que había asistido a mis Terapias en una
fiesta. Nos dimos un abrazo y luego me preguntó: «¿Todavía tienes la pistola?»
No entendía a qué se refería y él se dio la vuelta para contarle a su acompañante
que yo les abría la puerta sin nada más que una pistola. Le dije que nunca había
tenido una, pero en su memoria el pene de plástico se había convertido en eso.
Uno de los últimos grupos fue especialmente bueno porque había igual
número de hombres heterosexuales, bisexuales y homosexuales, lo que hacía
que las conversaciones fueran mucho más enriquecedoras. Era el año 1981, justo
antes de que el SIDA causara estragos entre la comunidad gay.
BETTY DODSON
80
Casi todos los hombres heterosexuales decían que creían en la monogamia,
pero a lo largo de la conversación que tuvimos a continuación descubrí que ninguno
la practicaba todo el tiempo. Les pregunté si les parecería bien que sus novias
o esposas tuvieran alguna aventura de vez en cuando, y sólo hubo uno que
contestó que sí. Consideraba que la monogamia y la fidelidad eran para personas
inseguras. No tenía nada que ver con el amor. George, que era gay, opinaba que
la monogamia no estaba pensada para los hombres; era para proteger a las mujeres.
Le dije que a mí me parecía que protegía a los hombres. Una mujer monógama
no sólo aseguraba la paternidad de sus hijos, sino que de esta forma no tenía
la posibilidad de hacer comparaciones sexuales, lo cual protegía a su marido
de sentirse mal amante. Michael dijo que para los gay era muy difícil controlar
la competencia sexual. Un hombre homosexual tenía que ser joven, guapo y cachas,
además de ser buen amante. Me reí y le recordé que las mujeres heterosexuales
sabían mucho de eso. Me dijo que quería ser lesbiana en su próxima
vida.
Philip era bisexual y decía que no se podía imaginar tener que elegir entre
ser gay o seguir el camino recto. Pero en una sociedad con homofobia era muy
difícil para un hombre ser homosexual abiertamente. Nos dijo que siempre tenía
reparos para contar sus experiencias homosexuales delante de hombres que no lo
eran porque ello deterioraba su imagen masculina. A él no le parecía que el
hecho de que una mujer fuera bisexual la hiciera menos atractiva. Al contrario,
llamaba más la atención. La fantasía favorita de muchos hombres heterosexuales
es ver cómo hacen el amor dos mujeres. Philip no se podía imaginar a ninguna
de las mujeres con las que había estado viéndole a él enrollado con otro hombre.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
81
Tampoco podía imaginarse a ninguno de sus amantes gays viéndole en la cama
con una mujer. Le dije a Philip que nos podíamos observar mutuamente.
Cuando repartí los botes de aceite de almendra les dije a todos que había
vibradores enchufados por toda la habitación. «Quiero que los probéis por lo
menos durante cinco minutos, para que sepáis de qué se trata. Estamos en la era
del sexo electrónico.»
El círculo de masturbación era algo muy erótico. Los hombres se lo tomaban
en serio y lo hacían realmente bien. Se daban unos masajes sensuales y delicados,
algunos eran rápidos y más bruscos. Había varios que se sujetaban los
testículos con una mano mientras se masturbaban con la otra. Luego cerré los
ojos y me concentré en mis propias sensaciones en el clítoris. A mi lado había
un vibrador zumbando. Hubo un momento en el que oí cómo varios hombres
llegaban al orgasmo, y fue entonces cuando yo tuve el mío. Abrí los ojos a tiempo
de ver a George en el momento culminante, gimiendo como un animal. La
mayoría se corría encima y luego limpiaban el charco de esperma con las toallas
de papel que yo les repartía. Las eyaculaciones no salían disparadas por toda la
habitación como se imaginaban algunas de mis amigas. Las mujeres estaban
igual de interesadas que los hombres, y algunas sugirieron que se hicieran Terapias
para ambos sexos. Eso era una fantasía muy caliente para todos.
La conversación que tuvimos después de la masturbación fue lo mejor. Varios
hombres heterosexuales dijeron que lo que, más les había gustado del grupo
era haber perdido el miedo a los gays. Allan, que era gay, dijo que siempre estaba
rodeado de otros homosexuales, y que le encantaba estar entre padres y maridos
por una vez. Gerald, que nunca dejó claro qué era, dijo: «Es una pena que
los gays y los heterosexuales nunca lleguen a tener relaciones, porque al final
todos tienen ideas equivocadas respecto a los demás». Peter se quejaba de tener
que vivir en el gueto gay, y John le contestó que él se había pasado la vida viviendo
en el gueto de los hombres de clase media casados. Todos estaban de
acuerdo en que hablar abiertamente del sexo les había hecho sentirse como personas
de verdad y no sólo como etiquetas sexuales.
Sólo dirigí una docena de grupos masculinos, pero fue suficiente para comprobar
que los hombres no siempre salían ganando en el sexo. Los prejuicios y
los clichés establecidos me habían hecho creer que la sociedad daba más libertad
sexual a los hombres. Creía que siempre que quisieran podían tener un orgasmo,
y me daba envidia que no se tuvieran que preocupar de cosas como el período o
los embarazos. Pero no es verdad. Muchos de los hombres que fueron a mis Terapias
eran tímidos e inseguros, sobre todo cuando llegaba el momento de acostarse
con una mujer. Es cierto que a algunos jovencitos, y a otros no tan jovencitos,
les importa un cuerno dejar a una mujer embarazada, pero conozco a muchos
que son muy responsables en este aspecto. También descubrí que esos orgasmos
fáciles eran a menudo eyaculaciones precoces, que no son tan satisfactorias.
Las investigaciones científicas nunca han admitido la existencia de hombres
preorgásmicos. Pero uno de los problemas mas comunes entre los hombres
BETTY DODSON
82
que iban a las Terapias era que parecía que tenían un pene con vida propia. Un
órgano con reacciones impredecibles, que se ponía duro sin motivo y luego se
negaba a tener una erección cuando la mujer de sus sueños estaba en sus brazos.
Una conclusión que he sacado de mi experiencia trabajando con hombres y
mujeres es que todavía tenemos mucho que aprender unos de los otros, Sería
maravilloso poder cambiarnos de sexo para ver qué se siente. En cualquier caso,
debemos tener simpatía y compasión hacia el sexo contrario, y así podremos olvidar
los viejos resentimientos que siempre han existido. Por eso perdono a todos
los hombres que he conocido que no resultaron ser como yo esperaba, y
también me perdono a mí misma por pretender algo imposible. No hay nadie ni
nada perfecto. Es una lección que hay que aprender para vivir la vida más plenamente.
CAPÍTULO
DIEZ
———————————————————
La
masturbación
como
meditación

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
85
Escribir, ilustrar y publicar mi primer libro, que se llamaba La masturbación
como liberación, supuso un verdadero reto para mí. Un minuto antes de que llegara
en original a la imprenta tuve una inspiración y decidí añadirle un subtitulo:
Reflexiones sobre el amor en solitario. Me gustaba la idea de la masturbación
como una forma de reflexionar, de meditar, y me encantaba lo bien que sonaba
el título. Pero me encontré con que no sabia explicar por qué la masturbación
podía ser una forma de meditación. Sabía que era verdad, pero no podía demostrarlo.
Al año siguiente, empecé a hacer meditación trascendental. Recitaba mi
mantra dos veces al día durante veinte minutos, y me sentía mucho mejor después
de hacerlo. Luego, durante un tiempo, estuve tan ocupada que se convirtió
en algo esporádico. Una noche, mientras me masturbaba, se me ocurrió la idea
fantástica de repetir mi mantra al mismo tiempo. Le daba una dimensión espiritual
al amor en solitario. En vez de hacerlo dos veces al día durante veinte minutos
cada vez, empecé a meditar todas las noches durante cuarenta minutos con el
vibrador. Repetía mi mantra y terminaba con un orgasmo. Es lo que se llama
masturbación trascendental.
Estaba claro que la masturbación era un ritual con el que lograba la armonía
entre el cuerpo y la mente, igual que con la meditación. Después de tener un
orgasmo, o después de meditar, siempre tenía una sensación de paz. El cuerpo
tranquilo y la mente relajada. Cuando me di cuenta de que la masturbación era
una forma de meditar, pensé: «¡Aleluya! Ahora todo el mundo querrá probarlo».
Se lo dije a todos mis amigos que practicaban la meditación y se quedaron
perplejos; les parecía que era casi una blasfemia. Mi obsesión con el sexo me
había llevado a la irreverencia. Mis amigos eróticos se rieron, les parecía muy
gracioso combinar las dos actividades. Hubo algunos que me dieron unas palmaditas
en la cabeza, convencidos de que sólo quería darle más importancia a la
masturbación de la que tiene. Creían que era otra de mis alucinaciones sexuales.
BETTY DODSON
86
A nadie le interesaba el tema. La comunidad espiritual quería sublimar su energía
sexual, y la comunidad sexual sólo quería disfrutar sin preocuparse por ritos
esotéricos. Al final, dejé de usar mi mantra al masturbarme y, sin protestar, volví
a mis viejas fantasías sobre burdeles.
Pero por fin logré reunir datos científicos para demostrar mis teorías eróticas.
Mi amigo Raymond, que había estudiado Medicina, estaba dirigiendo una
investigación en la Facultad de Medicina de la Universidad Rutgers sobre la importancia
de la mente en el orgasmo. Quería descubrir los efectos del sexo sobre
los dos hemisferios del cerebro. Yo no sabia nada acerca del tema. Iba a utilizar
un electroencefalograma (EEG) para estudiar la actividad del cerebro, y a la vez
observaría los cambios cardiacos, circulatorios y musculares que experimentaba
el cuerpo. Raymond pensó que yo sería un buen objeto de estudio, y le dije que
sería un placer correrme para la ciencia y para el Banco Nacional de Datos. Me
hacia mucha ilusión poder obtener toda esa información fisiológica sobre mi
cuerpo y mi cerebro.
Cuando llegó el día señalado, llegué a la Universidad con un zumo de zanahoria
en el cuerpo. Los voluntarios no podían tornar ningún tipo de droga. Me
habían pedido que me llevara el vibrador y un disco que me gustara. Mis amantes
serían los Allman Brothers con su disco Cómete un melocotón. La habitación
tenía una luz muy suave y había incienso para que no oliera tanto a hospital. Enseguida
me sentí como sí estuviera en mi propia casa.
Dos enfermeras guapísimas me pegaron unos cables con celo en la cabeza,
en el pecho, en la vagina e incluso en los dedos de los pies. No tenían ninguna
prisa, y no se fueron hasta estar seguras de que estaba cómoda. Quedé totalmente
aislada. Sólo había un interfono para comunicarme con el exterior. Mis reacciones
sexuales y mi orgasmo serian, medidos por unos aparatos y estudiados
por unos científicos, a los que no vería nunca. Toda la escena ya me estaba poniendo
marchosa.
Mi fantasía sexual era imaginarme a mis tres amantes anónimos, vestidos
con batas blancas, observando los resultados del estudio del sujeto número
5.503. Tuve un orgasmo mediano casi al final del disco, cuando hay un solo de
batería. Empecé a respirar como en los ejercicios de yoga, puse el vibrador a
más velocidad, y me instalé para tener uno grande con la música del batería de
fondo.
Justo un minuto antes del éxtasis se cortó la música. No entendía nada. Se
oyó una voz fría e impersonal por el interfono: «Gracias. Eso es todo. Ya puede
irse».
¡Increíble! Los tres científicos me habían dejado a medias justo cuando me
iba a correr. ¡Mierda! Todos los hombres son iguales. Estaba indignada. Se
habían perdido mi superorgasmo por tres segundos. Todavía no me había recuperado
cuando entraron las enfermeras.
«Estaba a punto de tener un orgasmo increíble», les expliqué: «Díganles
que quiero seguir».
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
87
«Lo siento —dijo una de ellas—, se necesita la habitación para el siguiente
sujeto de estudio.»
Estaba aturdida, y me parecía que era una pérdida terrible para la ciencia.
Pero tuvieron el detalle de dejarme usar otra habitación para terminar de tener el
orgasmo. Seguí con mi fantasía, imaginándome que todos los aparatos que tenían
empezaban a echar chispas cuando me corría.
Más adelante supe el motivo de que mis amantes técnicos hicieran un cortocircuito
en mi orgasmo. ¡Se temían que pudiera terminar siendo un ataque al
corazón! Según sus gráficos y sus cuadros, el éxtasis era perjudicial para mi salud.
¡Qué sabrán los científicos! Había tenido orgasmos como ese toda la vida.
A mi corazón le encantaba, y siempre me encontraba fenomenal después de tener
uno —relajada y en paz con el mundo.
Los resultados del EEG eran fascinantes, pero ¿qué demonios quería decir
todo aquello? Raymond me explicó la teoría de que el cerebro manda unas descargas
eléctricas de diversa frecuencia que se han clasificado como beta, alfa,
zeta y delta. Cuando estamos despiertos, estamos en la frecuencia beta, el dominio
de la consciencia y el raciocinio. Es cuando las descargas van más rápido.
Estas empiezan a ir cada vez más lento, a medida que el cerebro entra en las frecuencias
mencionadas y por ese orden. Alfa es el dominio de la creatividad. Durante
el día, las personas entran a menudo en este estadio sin darse cuenta. Es el
ámbito de la intuición, la inspiración, y es cuando se sueña despierto. También
existe lo que se llama el sueño alfa, cuando se tienen sueños que luego se recuerdan.
Zeta es el sueño profundo, cuando se sueña poco o nada —es un nivel
de trance o estado hipnótico. Había oído hablar de maestros de yoga que entran
en el estadio zeta conscientemente a través de la meditación. Delta es en nivel
más profundo, en el que la actividad muscular voluntaria se suspende y sobreviene
el estado de coma.
El experimento de Rutgers estaba en lo cierto, En cuanto enchufé el vibrador,
mi cerebro entró en el nivel alfa, y se mantuvo ahí durante toda la masturbación
menos el momento antes del orgasmo mediano y antes del del superorgasmo,
que se perdieron, Al llegar a ese punto de la masturbación, entraba en el
nivel zeta. Estaba usando una dimensión más profunda de mi mente para disfrutar
del placer. Mi cerebro tenía un sueño rápido, pero profundo y relajante,
mientras mi cuerpo se movía haciendo que la sangre circulara más rápido y que
todos los músculos entraran en acción. Todo ello en un estado de consciencia.
Los datos del EEG confirmaban que la masturbación era, efectivamente,
una forma deliciosa de meditar. Si se hacia conscientemente, proporcionaba una
perfecta armonía entre el cuerpo y la mente, igual que la meditación. La meditación
erótica era una cosa práctica, natural, y ahora demostrada científicamente.
Era una forma de combatir el estrés y la ansiedad, además de ser una experiencia
trascendental en armonía con la naturaleza. Pero lo mejor de todo es que era divertido.
BETTY DODSON
88
Siempre había creído que para meditar era necesario estar sentado con las
piernas cruzadas y en un ambiente tranquilo. Pero, en realidad, cuando pintaba
entraba en el estado alfa. El sexo y el deporte son dos formas activas de meditar.
Recuerdo que una vez, mientras nadaba, entré en un estado de meditación. Los
corredores de los cien metros lisos meditaban, y los levantadores de pesas también.
Yo era una masturbadora de los cien metros lisos, levantando el peso del
placer.
Con todo lo que había aprendido, el sexo tantra se convirtió en algo real, no
era sólo una palabra bonita. Tantra es una ciencia antigua que utiliza la energía
sexual conscientemente. Los que la practican consiguen placer, poder y control
sobre su evolución espiritual a través de la actividad sexual. No es yoga, ni religión,
aunque ha influido sobre las dos. En los rituales sexuales que se prescriben,
se incluye una actividad sexual prolongada con repetidos orgasmos.
Los libros de tantra que había leído se basaban en la heterosexualidad, así
que pensé que los rituales se efectuaban con una pareja del sexo opuesto. Luego
supe que en uno de los textos más antiguos, las maestras eran las mujeres. La
forma más elevada del tantra era el sexo en grupo. A mi modo de ver, los ritos
sexuales cubrían un espacio muy amplio. La base de la evolución espiritual está
en uno mismo, y el rito básico es la masturbación. Luego viene el sexo en pareSEXO
PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
89
ja, con la mujer enseñando al hombre a controlar su energía para prolongar el
tiempo que dura la actividad sexual, con repetidos orgasmos. El siguiente paso
sería el sexo entre tres, lo que rompe con la idea de una sola persona atesorando
sexo para ella sola. Esto es decisivo para vivir en armonía con los demás. Uno
de los pilares de la evolución espiritual a través del sexo es aprender a compartirlo
sin ataduras emocionales ni afanes posesivos. A través de la energía colectiva
de los individuos que forman los grupos del ritual, se consigue la paz y la
armonía. En mis Terapias, cada mujer tenía un orgasmo cuando combinábamos
nuestra energía sexual en un ritual de masturbación dirigida —era mi idea del
sexo tantra en grupo.
Me di cuenta de que la masturbación es una meditación sobre el amor en
solitario sólo si uno se quiere a sí mismo y realiza el ritual de una forma consciente,
haciendo de él una celebración sexual. Cuando me masturbaba de pequeña
y durante mí matrimonio, sólo me preocupaba que no me pillaran. Había
aprendido a ser rápida y silenciosa. La sensación de culpa, miedo o enfado no
hacia más que aumentar la represión sexual.
El proceso que había empezado al añadir el subtitulo biensonante a mi libro,
se había completado. Habla estado practicando el sexo como meditación
durante bastante tiempo. Utilizaba la energía del sexo para unir mi cuerpo, mente
y espíritu en el momento del orgasmo —un momento de placer cósmico.

CAPÍTULO
ONCE
———————————————————
Un estudio
de las
adicciones

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
93
El sexo y las drogas siempre se han asociado, porque no es fácil divertirse después
de haber estado dos mil años sometidos a las ideas religiosas que no permiten
el placer corporal. Por desgracia, algunos de nosotros terminamos enganchados,
y las drogas sustituyen al sexo. He aprendido que lo más importante a la
hora de enfrentarse con una adicción es no convertirla en una cuestión moral. No
se es una mala persona por el hecho de ser adicta a las drogas, al amor o a la
comida. Se trata simplemente de un mal social, y hay millones de personas que
sufren la plaga emocional de la represión. Las personas intentan huir del dolor y
buscan el placer, quieren escapar de la prisión que supone su personalidad y encontrar
su esencia.
Cuando lo quería pasar bien, me tomaba unas copas y me parecía la cosa
más normal. Así empezó todo, de la forma mas inocente. Me gustaba beber algo
para desinhibirme antes de hacer el amor. Como no bebía todos los días, me engañaba
creyendo que tenía control sobre mí misma. Tardé más de diez años en
darme cuenta de que me había convertido en una alcohólica. Uno abusa del alcohol,
y el alcohol termina abusando de uno.
Después de cientos de resacas espantosas y épocas de depresión y de sentimientos
de culpa, por fin comprendí que si quería mejorar mi calidad de vida
tenía que dejar de beber. Me di cuenta a tiempo, porque muy a menudo uno no
escarmienta hasta que lo ha perdido todo. Tenia treinta y dos años cuando empecé
mi auto-curación, y fue como volver a nacer,
Al dejar el alcohol, tuve la oportunidad de aprender todo de nuevo. Nunca
lo hubiera podido hacer sola. Me uní a un grupo de alcohólicos que compartieron
sus experiencias, su fuerza y su esperanza conmigo. Me enseñaron que la
mejor manera de ayudarme a mí misma era ayudando a los demás. En muy poco
tiempo, empecé a formar parte del universo en vez de ser el centro del mismo.
Dejé de ser una egomaníaca con complejo de inferioridad. Fui recuperando el
respeto por mí misma, y así podía ayudar a los demás.
BETTY DODSON
94
Tardé varios años más en darme cuenta de que tenía otra adicción importante
—al amor. Lo usaba de la misma manera que el alcohol, para evitar enfrentarme
conmigo misma. Cada vez que salía con alguien, consideraba que esa persona
tenía que garantizarme seguridad y sexo. La siguiente fase de la dependencia
era actuar como si fuera independiente. Era siempre la mas fuerte de los dos,
y mi pareja me necesitaba. Pero era la otra cara de la moneda, yo necesitaba que
me necesitaran.
Por fin decidí tomar un poco de tiempo en aprender a disfrutar de mi propia
compañía. Me di permiso para ser feliz y mis orgasmos independientes me liberaron
de la constante dependencia sexual. Puse toda mi atención en la relación
que estaba manteniendo conmigo misma y esto me curó. Descubrí que la seguridad
proviene de uno mismo. Podía elegir si quería estar con un amante o con un
amigo, estar acompañado no era una consecuencia de la soledad ni una necesidad.
Después de nueve años de sobriedad, descubrí la marihuana. Creía que esta
hierba mágica iba a salvar al mundo. No se tenía resaca y además era un afrodisíaco
garantizado. Hacia que todo mi cuerpo fuera una zona erógena. Era como
si el tiempo no pasara. Olvidaba todas las viejas prohibiciones y la mente se me
llenaba de imágenes eróticas que parecían surgir de algún lugar donde creatividad,
sexualidad y espiritualidad eran la misma cosa. No podía dibujarlo ni describirlo
con palabras. Simplemente ocurría.
Aunque mis amigos me aseguraban que la hierba no crea adicción, mi ritual
erótico se convirtió en un hábito diario. Sólo fumaba uno o dos porros al día, y
no me parecía que hubiera ningún problema. Pero la marihuana también tiene su
lado malo, aunque no sea una droga tan peligrosa como el alcohol. Descubrí que
iba perdiendo energía. Poco a poco mis ambiciones se fueron convirtiendo en
sueños. De repente tenía un hambre incontrolable. Cada vez dormía peor y ya
casi no soñaba. Me fallaba la memoria a corto plazo. Parecía que la marihuana
despertaba mi intuición, pero cada vez era menos creativa porque no era capaz
de fijar la atención en nada. Uno abusa de la marihuana, y la marihuana termina
abusando de uno.
Hacia el final de los años setenta, apareció la cocaína. Durante un año sólo
esnifaba de vez en cuando, porque estaba de moda. Pero cada vez me era más
fácil conseguirla, y no tardé mucho en hacerme adicta. Me recordaba a mi obsesión
con el alcohol, sólo que ahora no creía que tenía controlada la situación. Me
metía toda la coca hasta que no quedaba nada, y me consolaba pensando que
Freud probablemente hacía lo mismo. Escribí un libro en diez meses. Lo tiré,
porque me había vuelto tan arrogante que no tenía juicio crítico. La cocaína me
había destrozado en un solo año. Estaba tan paranoica que volví a unirme al
grupo de gente que me había ayudado con el alcohol. Quería volver a sentirme
como entonces. Llegué a la conclusión de que para pasarlo bien con las drogas
hay que pagar un precio demasiado alto. Dejé de tener colocones y empecé a tener
libertad.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
95
Siempre he estado obsesionada por conseguir el placer, pero esto era mucho
más serio y más perjudicial para mi salud. Las drogas me alejaban de mi
propia vida y no permitían que evolucionara. Una adicción podía acabar conmigo
del todo, dejarme estancada en el mismo sitio, o si me enfrentaba a ella, servir
para conocerme mejor. Con cada droga aprendí una lección. El alcohol me
enseñó lo que es la desesperación, con la marihuana alcancé el éxtasis, y con la
cocaína aprendí lo que ocurre cuando se hace mal uso del poder y del dinero. Para
poder mantenerme alejada de las drogas necesitaba un apoyo y tener una actitud
tolerante hacia los principios espirituales. No necesitaba creer en un dios
formal, pero sí en algo superior a mi misma. Al principio esa fuerza superior fue
el grupo con el que compartí todas mis adicciones, y al final era yo misma la
diosa en la que tenía que creer.
Después de dejarlo y volver a empezar muchas veces, acabé definitivamente
con los cigarrillos, mis eternos compañeros durante cuarenta años. Fue muy
importante para mí, porque era la última adicción. Siempre me había parecido
que los que no fumaban ni bebían eran unos fanáticos religiosos o algo parecido,
y cada vez que me encendía un pitillo me sentía maravillosamente humana. Nadie
podía decir que estaba obsesionada con la salud. Fue mucho más duro el
proceso de dejar de fumar que todos los demás. Cuando superé el mono de nicotina,
me tuve que enfrentar con la sensación de inseguridad que tenía al no poderme
refugiar detrás de una cortina de humo. Si se está pensando en implantar
la pena de muerte para los traficantes de droga, pueden empezar con los ejecutivos
de las compañías tabacaleras.
No me tenía que haber preocupado por estar totalmente limpia. Dejé la
nicotina, pero era adicta al café, al azúcar y a la sal. El azúcar y la sal son otras
dos drogas duras. En cuanto me paso un poco con lo dulce, me da un subidón.
Pero dura muy poco y enseguida viene el bajón. Todavía hay veces que no
puedo resistir la tentación y me meto un chute de patatas fritas. Como la sal
retiene el líquido, al día siguiente me levanto con los ojos hinchados y me
duelen las articulaciones. Luego pienso que ser adicto a la sal y al azúcar no está
condenado moralmente, y además, no se puede ser perfecto.
Muchas de las drogas más peligrosas son legales y las recetan los médicos
para dormir, para relajarse, para perder peso o para aliviar el dolor. Nunca he sido
adicta a ninguna pastilla, pero en mí opinión los barbitúricos y los tranquilizantes
son como el alcohol en forma de pastilla, y las anfetaminas son cocaína
pura. Las pastillas para adelgazar son la maldición de las mujeres. Dentro de
esos cuerpos delgados y femeninos hay un sistema nervioso destrozado, que
produce una confusión mental y emocional. Todos los días hay millones de personas
que se hacen adictas a las pastillas que les ha recetado el médico. Uno
abusa de las pastillas, y las pastillas terminan abusando de uno.
He pasado los primeros treinta y cinco años de mi vida corriendo de un
médico a otro, buscando soluciones que ellos no tenían. Al final he decidido ser
mi propio médico. Además de cambiar mi alimentación por completo, he probaBETTY
DODSON
96
do toda clase de remedios naturales, hierbas, lavativas, etc. Hay muchas formas
de alimentarse y cuidarse la salud, y siempre digo lo mismo que en el sexo: no
existe una forma correcta de hacerlo.
Mi cambio de dieta consiste en deleitarme cada vez mas con productos
naturales en vez de alimentos creados por el hombre. Soy vegetariana. Desde
que dejé de comer carne y productos lácteos, me ha mejorado la artritis y ya no
tengo catarros. Las hormonas y los antibióticos que se administran a los pollos,
y los productos que se utilizan para conservar la carne de los animales son muy
dañinos. Casi todas las enfermedades degenerativas no son el resultado de un
proceso natural del cuerpo humano, sino de llevar una vida sedentaria y de comer
productos no naturales. Los aditivos y conservativos crean adicción y la
mayoría son cancerígenos. Durante el invierno sigo un régimen macrobiótico a
base de pescado, legumbres, verdura hervida y ensaladas. También como mucha
fruta y verdura tal y como se coge del huerto. Para dar sabor a las ensaladas utilizo
hierbas, zumo de limón, pimienta y ajo molido. El ajo es un antibiótico natural.
Purifica la sangre y ayuda a hacer la digestión.
De vez en cuando me someto a unas curas drásticas que consisten en tomar
sólo líquidos. Es una forma de darle un respiro al cuerpo. Suelo hacerlo durante
tres días. Para un periodo más prolongado necesitaría saber más sobre cómo
romper el ayuno luego. Comer demasiado es probablemente el enemigo número
uno de la salud pública, y en segundo lugar está el estreñimiento. La solución
para los dos problemas es el ayuno, las lavativas y la irrigación del colon.
Para el estrés, lo mejor es un buen par de manos. Voy con regularidad a
que me den un masaje. He probado los masajes suecos, los Shiatsu, unos especiales
para revitalizar los tejidos, y muchos otros, La combinación de sauna y
masajes es mucho mejor que cualquier tranquilizante. Me encantan todos los tipos
de baños, de calor húmedo o seco, baños fríos o calientes, baños de sol, de
barro y baños termales. Son técnicas de curación de la Antigüedad. La forma
mas importante que tiene el cuerpo de eliminar toxinas es a través de la piel. Cada
vez hay más organizaciones y clubs de la salud, porque la gente quiere estar
sana —el auténtico afrodisíaco es la salud.
Una tarde, cuando estaba en la sauna, una mujer me contó que se sentía
muy sola porque su novio se había ido a un viaje de negocios. Por las noches
llegaba a su piso e intentaba consolarse viendo la televisión. Estaba empezando
a engordar y cada día estaba más deprimida. Le dije que yo, aunque vivía sola y
estaba muy ocupada, procuraba siempre tener tiempo para estar conmigo misma.
Tener una tarde para mí sola era fantástico. Le hablé de mis rituales de amor en
solitario. Le gustó tanto la idea que estaba deseando llegar a su casa y empezar a
tener un romance consigo misma. El amor en solitario es fundamental para la salud,
y la masturbación también. El orgasmo y los rituales de placer sirven para
curar muchos males.
Las adicciones afectan al cuerpo a la mente y al espíritu. Me encuentro
cada vez mejor a medida que avanzo en mi proceso de desintoxicación. Tengo
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
97
que agradecérselo al amor en solitario, que me proporciona más placer en el
sexo que antes. Tengo mejor salud gracias a que hago ejercicio y tengo una alimentación
sana. Sigo practicando la meditación para entender mejor las fuerzas
superiores del universo. Esto es lo que me permite decir si o no a las adicciones.

CAPÍTULO
DOCE
———————————————————
Cómo hacer
el amor
en solitario

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
101
Todos pasamos por épocas en que nos odiamos, no nos gusta nuestro cuerpo y
no tenemos las ideas muy claras respecto al sexo y al placer. Por eso recomiendo
a las personas que mantengan una relación apasionada consigo mismas. Lo primero
que hay que hacer para curar cualquier problema sexual es aprender a excitarse,
descubrir fantasías sexuales y tener mucho amor en solitario y muchos
orgasmos.
Sigamos los pasos de un ritual de amor en solitario, que incluye: un baño
muy sensual, la aceptación del cuerpo, un masaje, una exploración genital y un
baile delante del espejo para practicar los movimientos del sexo. Termina con un
orgasmo en un escenario erótico que usted elija. Se pueden hacer variaciones al
gusto de cada uno. Que usted lo pase bien.
Primer paso: Quererse a uno mismo
Empiece desde ahora. Mírese al espejo y diga en voz alta: «Te quiero».
Sonría. Diga «Te quiero» y luego diga su nombre. Le parecerá raro e incluso se
sentirá ridículo y avergonzado, ¡pero hágalo! Si se desmoraliza, párese a pensar
en las cosas buenas de la vida. Conviene darse un abrazo de vez en cuando. Diga:
«Te quiero tal y como eres». Haciendo este ejercicio tan sencillo durante dos
semanas, empezarán a ocurrir pequeños milagros. Le acabará gustando.
Segundo paso: El baño sensual
Para empezar una sesión de amor en solitario lo mejor es darse un baño caliente.
Hay veces que el único sitio donde se puede tener un poco de intimidad
es en el cuarto de baño. Se puede convertir en un escondite romántico sólo con
poner unas velas.
Hay que tener a mano un buen jabón, un gel de baño y aceite de coco, para
que el baño de espuma sea perfecto. También es buena idea cantar, o poner la
radio. Métase en el agua caliente y respire profundamente. Relájese.
Acaricie su cuerpo con suavidad. Piense en alguna experiencia sexual que
BETTY DODSON
102
le haya gustado, o en una escena de una película. Cuente alguna historia de sexo,
y no se olvide de decir todas las cosas que le gustan. Deje volar su imaginación
—nadie le oye. La fantasía no tiene límites. Mientras piensa todo esto, ponga la
mano sobre sus genitales; muévala hacia arriba y abajo; sentirá la sensualidad
del agua y el aceite de coco en su clítoris o su pene. Respire. Vaya más rápido o
más lento. Juegue un poco.
Tercer paso: La aceptación del cuerpo
Después del baño hay que volverse a colocar delante de un espejo a la luz
de una vela (mejor que no haya luz eléctrica muy fuerte). Observe su imagen
con compasión. Olvide los defectos —ya se los sabe de memoria. Busque las
partes buenas. Si estuviera viendo a su amante, le diría cosas bonitas sobre su
cuerpo. Sea igual de generoso consigo mismo. No se compare con nadie. Cada
persona es única. Si es grande, aprenda a querer su grandeza. Si es pequeño,
también. Sea una ninfa o un fauno. El cuerpo es una obra de arte.
Cuarto paso: El masaje
Una buena forma de continuar la sesión es dándose un masaje delante del
espejo. Es toda una aventura descubrir nuestro cuerpo. Con un poco de aceite es
más agradable. Vaya tocándose con firmeza y luego con suavidad, mientras descubre
las zonas que más necesitan sus cuidados. Abra la boca todo lo que pueda,
saque la lengua, y abra mucho los ojos. Luego contraiga los músculos de la cara.
Es una manera de combatir la tensión de la cara y la mandíbula.
Mueva la cabeza y respire fuerte. Presione sobre los músculos del cuello.
Ponga los dedos sobre la nuca y luego dése un masaje por toda la cabeza. Otra
forma de relajarse es tirando suavemente del pelo. Mueva los hombros hacia delante
y hacia atrás en sentido circular, y luego haga presión con los dedos en todos
los músculos que pueda.
Mientras se da un masaje en el pecho, pellízquese los pezones con cuidado.
Cuando se pongan firmes, tóquelos con suavidad, son focos de placer. Debe
querer a sus pezones. Hágase cosquillas palpándose muy levemente la caja torácica
por los lados. Relaje los músculos del estómago y dése un masaje en sentido
circular. Quiera a su tripa. Puede darle unas palmaditas y luego sujetarla con
las dos manos. Ahora contraiga los músculos, y meta tripa. Repita el ejercicio
varias veces.
Deje los genitales para el final. Vaya bajando por los muslos agarrando la
carne como si fuera masa de pan. Póngase un poco de aceite entre los dedos de
los pies. Presione con los nudillos en la planta del pie. No hay nada como un
buen par de manos pata curar cualquier mal.
Quinto paso: La exploración genital
1. Para las mujeres
Para este paso es necesario un espejo pequeño que se pueda mantener de
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
103
pie solo, porque hay que tener las manos libres. Cualquier espejo que se pueda
apoyar contra la pared servirá. Después hay que ponerse cómodo en un sitio
donde haya buena luz, quizá bajo una lámpara o cerca de una ventana. También
puede usarse un espejo que tenga aumento.
Debe poner el mismo interés que cuando se mira la cara detalladamente.
Aparte los labios mayores y el vello púbico. Mire con atención. Colóquese los
labios menores de forma decorativa alrededor de su apertura vaginal. Los genitales
femeninos son variadísimos, de modo que puede que sus labios sean insignificantes,
pequeños, grandes o medianos, lisos o rugosos, simétricos o uno completamente
diferente del otro. Todas estas variedades son normales y todas son
preciosas. ¿Cómo es la suya? ¿Sus labios interiores están unidos a la base del
clítoris o hacen un arco por encima de él?
Observe detenidamente la piel que cubre el clítoris. Échela hacia atrás para
que se pueda ver la punta del clítoris. ¿Es de un color diferente? ¿Parece una
perla pequeña como una semilla o más bien una joyita de color rosa? El tamaño
y la forma no tienen nada que ver con el funcionamiento sexual del clítoris.
¡Tiene que querer a su clítoris! Tóqueselo con el dedo mojado en aceite de coco
y descubra las diferentes sensaciones al acariciarse la punta. Si no se lo puede
ver, ponga los dedos a los lados y muévalos de arriba abajo. A lo mejor con este
movimiento sobresale un poco mas. Mire con atención para ver si cambia de color
y de tamaño.
Lo siguiente que hay que hacer es meterse el dedo en la vagina lentamente.
Tóquese las paredes vaginales. Intente tocar la punta del útero. Siga con el
dedo dentro y respire con fuerza. Relaje los músculos de la mano, del brazo, de
la vagina y del ano. Respire otra vez. Ahora relájese mientras está dentro de sí
misma. Disfrute de su vagina. No se empeñe en buscar el punto G, dedíquese a
explorar y a sentir las diferentes sensaciones. Si mueve los dedos verá que aumentarán
sus jugos vaginales y podrá oír los ruidos que hacen estos.
Ahora saque el dedo lentamente y mire su flujo con una mentalidad abierta.
¿Es transparente o es opaco? No importa cómo sea. ¿Tiene un sabor salado,
neutro o metálico? ¿Tiene un ligero aroma a almizcle o a levadura? Debe conocer
el aspecto, el sabor y el olor de su vagina y como cambia ésta de un día para
otro.
A veces puede oler parecido al aliento por las mañanas —un poco rancio
y amargo. Es el proceso natural de las células cuando mueren. Nuestros cuerpos
no huelen a rosas por naturaleza. Hay diferentes fragancias de lubricante y esperma.
Hay quien prefiere un olor fuerte y natural, a otros les gusta mas un
cuerpo perfumado. Cada uno es responsable de sus rituales de limpieza y de sus
preferencias. No olvide que las legañas, la cera de los oídos, los mocos, las pelotillas
del ombligo, el flujo y el esperma son elementos naturales del cuerpo.
2. Para los hombres
Aunque para usted es fácil verse los genitales cuando se los sujeta con la
BETTY DODSON
104
mano y mira hacia abajo, es muy informativo que tenga una perspectiva frontal.
Lo puede conseguir con un espejo que aumente la imagen. Así podrá ver lo que
mi padre llamaba las joyas de la familia, desde otro ángulo.
Hay una gran variedad de genitales masculinos. Su pene puede ser pequeño,
grande o mediano. Uno que parezca insignificante y fláccido puede triplicar
su tamaño cuando está en erección (un paquete sorpresa). Los más oscuros no
suelen crecer mucho más, sólo se ponen duros. Casi todos los penes en erección
miden entre diez y veinte centímetros, pero, por supuesto, hay excepciones. La
preocupación más frecuente entre los hombres es pensar que su pene no es lo suficientemente
grande, y esto puede tener consecuencias negativas. Si usted tiene
alguna duda a causa del tamaño de sus genitales, olvídese ahora mismo. Recuerde
que muchos presidentes, reyes y multimillonarios son muy bajitos. El viejo
dicho es cierto: «Lo que importa no es lo que se tiene, sino lo que se hace con
ello».
La mayoría de las americanas están obsesionadas con el tamaño. Antes,
yo también lo estaba. La primera vez que me compré un pene de plástico en un
sex-shop, media casi treinta centímetros, pero nunca use mas de la mitad. Las
boutiques del sexo para mujeres ya no venden esos tamaños, porque a las mujeres
cada vez les gustan más pequeños. El que mas se vende tiene entre diez y
quince centímetros, que es el tamaño medio de una polla. Aunque si creo que el
tamaño puede influir, y me parece que existe lo que se podría llamar adaptación
perfecta entre un coño y una polla, esto no es lo más importante. Además no hay
que olvidar que para chupar, que es una forma fantástica de estimulación para
ambos sexos, cuanto mas pequeño mejor.
Ahora observe el glande de su pene. Si se ha hecho la circuncisión, estará
totalmente expuesto; si no tendrá que echar hacia atrás la piel que lo cubre. ¿Qué
forma tiene la punta? El tamaño y la forma no tienen nada que ver con el placer,
de forma que tiene que querer a su polla sea del estilo que sea. Tóquese la punta
con los dedos mojados en aceite de coco y descubra nuevas sensaciones. Busque
su punto mas sensible. ¿De qué color son sus genitales? ¿Y el glande, es rojo oscuro
o de color claro?
¿Cómo son sus testículos? Tóquese el escroto y notará la forma de las dos
bolas que hay dentro. Los testículos son las glándulas equivalentes a los ovarios.
Las glándulas masculinas fabrican el esperma para fertilizar los óvulos producidos
por los ovarios. Las temperaturas extremas afectan al esperma. El escroto
actúa de regulador: si hace frío, acerca los testículos al cuerpo para que se mantengan
calientes, y cuando hace calor, los deja sueltos para que se aireen. Me
han contado que acariciarse las bolas mientras uno se masturba, es muy agradable.
La penetración anal unida a la masturbación también puede producir buenos
orgasmos. A un amigo mío le gusta masturbarse mientras se mete algo por
el culo. Opina que la penetración anal equilibra sus energías al ponerle en contacto
con el principio femenino de abrirse y recibir. Muchos hombres me han
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
105
contado que es una sensación maravillosa cuando su pareja les mete un dedo en
el ano mientras practica el sexo oral o le masturba con la mano. También lo
puede hacer uno solo mientras se masturba. Si no lo ha probado nunca, a lo mejor
le abre nuevos caminos de placer.
Sexto paso: El baile delante del espejo
Este ejercicio es para practicar los movimientos del sexo. Cuando esté a solas,
déjese llevar. Intente hacer los movimientos más extravagantes que se le
ocurran. Mueva las caderas de un lado a otro, como una bailarina. Puede incluso
ponerse un cinturón para dar más ambiente. También puede imaginarse que es
una sacerdotisa haciendo los bailes del Templo del Amor Erótico. Conviértase
en un maestro de las artes marciales. Póngase a cuatro patas, como un caballo,
mientras usa el vibrador. Al masturbarse delante de un espejo obtendrá una imagen
sexual de sí mismo/a. A lo mejor le gustaría jugar a ser una estrella pomo
masturbándose ante un gran público. Otra posibilidad es ser un maestro o maestra
en torturas exquisitas de placer, y vestirse de cuero para hacerlo más real.
Tiene que aprender a ser su propio objeto sexual, a medida que surge su personalidad
erótica. Se trata de pasarlo bien y jugar, de ponerse marchoso con su
propia imagen sexual.
Séptimo paso: Cómo decorar la escena
Si ha decidido terminar la sesión de amor en solitario en su habitación,
procure que tenga el ambiente más erótico que pueda imaginar. ¿Cómo decoraría
o prepararía el cuarto para un amante muy especial? Tiene que pensar en sí
mismo de la misma forma. La luz, el color, telas sensuales, almohadones mullidos
y música son elementos clave para crear ese ambiente erótico. Se pueden
añadir fotos o cuadros de arte erótico. Pruebe con diferentes tipos de velas, dentro
de vasos de cristal de colores, o simplemente en candelabros. Las velas arden
bien si se les quita la cera derretida cada dos horas. Con velas grandes se
pueden modelar los bordes para que parezcan pétalos. (Para limpiar la cera si
cae sobre las alfombras u otra tela, ponga una toalla de papel sobre la cera y luego
la plancha caliente. La toalla absorberá la cera derretida.) Otra forma de iluminar
la habitación de una forma romántica es con una chimenea, o una lámpara
pequeña con una bombilla de poco voltaje y de color. Incluso se puede usar la
luz cambiante de la televisión, si se baja el sonido.
Un ambiente erótico excita todos los sentidos. Ponga incienso en la habitación
o un poco de perfume en su almohada. Puede poner un frutero lleno de
fruta sensual al lado de su cama —mangos, kiwis o rodajas de papaya—junto
con una copa de champán, o zumo de frutas en un vaso elegante. Si le gusta más
la hierba, tenga preparado un porro en la mesilla de noche. Asegúrese de que el
teléfono está descolgado o con el contestador puesto, pero con el volumen bajado.
La música suave siempre es relajante y el rock es excitante, o quizá prefiera
el sonido de las olas o de la lluvia. Con o sin música, no se olvide de escuchar su
BETTY DODSON
106
respiración. Tenga siempre a mano sus juguetes eróticos. A lo mejor quiere tener
una fantasía mientras ve fotos pomo o mientras lee un libro erótico. O quizá prefiera
ver un video pomo que ha alquilado.
Octavo paso: «Luces, cámara y acción»
Ahora que el escenario está preparado, acomódese y respire hondo. Diga
«Te quiero» con voz sensual. En este ambiente, lo que pega es la cámara lenta,
de modo que tómese su tiempo y sea un amante delicado. Recorra su cuerpo con
las manos. Tóquese los pezones. Hágase un masaje en los genitales. Vaya subiendo
lentamente. No piense en el orgasmo —piense en lo bien que lo está pasando
mientras juega con su cuerpo y sus fantasías. Cuando note que está a punto
de correrse, evítelo respirando con más intensidad y apretando los músculos
del culo. Disfrute. Intente que dure por lo menos media hora.
Cuando por fin se deje llevar por el orgasmo, deje que se oiga su placer.
Nada le impide que suspire, que se ría, que gima o que haga cualquier tipo de
ruido. A lo mejor quiere seguir experimentando con el placer, sólo para divertirse,
y sigue estimulándose. Hágalo hasta que tenga otro orgasmo. El placer acaba
con todas las inhibiciones sexuales.
No debemos olvidar que los infinitos caminos del placer siempre serán diferentes
para cada persona, época y lugar.
Una de las mujeres de mis Terapias tenía su propia versión de las sesiones
de amor en solitario. Las hacia durante el día, cuando su marido estaba trabajando
y los niños en el colegio. Se tumbaba en el sofá del salón completamente vestida
y usaba el vibrador durante diez minutos. Luego paraba y empezaba a hacer
el trabajo de la casa. Después de un rato, volvía al sofá para otra sesión de diez
minutos. Después de un par de horas de masturbación interruptus, tenía un orgasmo
muy intenso que la dejaba en plena forma.
Una amiga mía muy aventurera tenía una versión muy distinta. Se ponía
un collar como los que llevaban los esclavos y muñequeras de cuero. Luego se
aplicaba un poco de bálsamo de tigre en el clítoris y se azotaba con un trozo de
cuero para calentarse el culo. Cuando le empezaba a entrar la marcha, se colocaba
unas pinzas en los pezones y usaba el vibrador, mientras se imaginaba que
una bella y cruel señorita la torturaba de placer.
Otra amiga, algo más conservadora, prefería la masturbación romántica. Le
encantaba leer unas novelas románticas malísimas. Su fantasía favorita era imaginarse
que era una adolescente que salía con un chico por primera vez. Cada
vez se imaginaba a éste de una forma distinta, pero siempre era atractivo, sensible
y sin ninguna experiencia. Se besaban durante horas, hasta que ella no podía
aguantar más y le convencía de que hicieran algo más. Siempre ocurría en un
coche a la luz de la luna y con una canción de amor en la radio.
A lo largo de mi vida he probado muchas maneras de hacer el amor en solitario.
Pero eso no quiere decir que todas mis sesiones sean muy elaboradas, o
exóticas, o llenas de fantasía sexual. Ha habido noches que me he instalado en la
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
107
cama con en vibrador y la tele porque sólo me apetecía tener un orgasmo normal
antes de meterme en la cama. Mi labor con los grupos de las Terapias ha hecho
que siguiera interesada en probar cosas nuevas, si no a lo mejor seguía masturbándome
con mi fantasía de «la noche de bodas».
A veces empiezo una sesión de amor a solas con una fantasía, y al rato me
doy cuenta de que no funciona. Entonces hago un repaso mental de mi repertorio
hasta que encuentro una caliente. Si la fantasía se termina antes de tener un orgasmo,
rebobino y vuelvo a empezar. Pero hay veces que no consigo concentrarme
en una escena erótica. Entonces ha llegado el momento de centrarme sólo
en mi cuerpo. Sin hacer ningún juicio, pongo atención a todo lo que me pasa por
la cabeza a la vez que me centro en las sensaciones de mi clítoris. Es como repetir
un mantra mientras se medita, uno se pierde a ratos y luego recuerda por dónde
iba. Cuando me sucede esto, al final mi mente deja de darle vueltas a las cosas,
y puedo tener un orgasmo en paz.
Un juguete erótico da variedad al amor en solitario y fomenta la
experimentación con cosas nuevas. La mejor forma de comprar uno es verlo y
manejarlo, pero eso no es siempre tan fácil. Se puede buscar en un catálogo.
Pero hay que tener cuidado; muchos anuncios de las revistas de sexo venden
cosas de mala calidad o que no son exactamente lo que parecen en el catálogo,
porque saben que la gente no va a reclamar. Tengo dos amigas que son dueñas
de dos sex-shops; usted puede mandar un dólar y recibir el catálogo, si quiere
comprar algo con coda confianza. Una se llama Eve’s Garden (El Jardín de Eva,
119 West Fifty-Seventh Street, New York. NY 10019) y la otra Good Vibrations
(Buenas Vibraciones, 3492 Twenty-Second Street, San Francisco, CA 94110).
Hay vibradores de diferentes tamaños, colores y estilos. Los que funcionan
con pilas tienen la ventaja de ser más manejables y las vibraciones son más
suaves. Pero las pilas duran poco y se pueden gastar en el momento mas inoportuno.
En el catálogo de Good Vibrations hay dos modelos japoneses muy pequeños
y con mucha fuerza. Aunque necesitan pilas, son mucho mejores que el
modelo Hong Kong. A mi el que mas me gusta es el Hitachi Magic Wand. Está
BETTY DODSON
108
bien hecho, tiene la cabeza bien acolchada y no se calienta demasiado aunque se
use durante horas. Es curioso que en las instrucciones no diga nada acerca de la
posibilidad de utilizarlo para el sexo, aunque yo creo que todo el mundo lo compra
para eso. No hay ningún peligro de electrocutarse con él, aunque tenga el
coño muy húmedo. (Los orgasmos eléctricos son totalmente seguros siempre
que se mantenga el vibrador alejado del agua.) La marca Panasonic ha sacado un
aparato fantástico para dar masajes. Exceptuando a algunas verdaderas atletas
del sexo, la mayoría de las mujeres consideran que las vibraciones de este modelo
son demasiado fuertes para masturbarse,
Para tener una buena vibración vaginal o anal hay dos tipos de fundas que
se pueden colocar en el extremo del Magic Wand. Una tiene la punta recta y mide
unos diez centímetros. La otra es ligeramente curvada y se llama El detector
de puntos-G. A muchos hombres les gusta este detector para masturbarse.
Los tapones para el culo también son muy variados. Se los pueden poner
tanto los hombres como las mujeres durante la masturbación para darle más
emoción. Los juguetes utilizados en el erotismo anal deben ser totalmente lisos y
tener la base más ancha que el resto, para que no se puedan meter dentro del todo.
Para muchas mujeres lo mejor del mundo es la combinación de penetración
y vibración. Existen unos juguetes de silicona para la penetración que son
de lo mas erótico porque son suaves y flexibles. También los hay de goma o de
plástico, pero su aspecto no es tan atractivo. Al contrario de lo que piensan muchos
hombres, la mayoría de las mujeres prefieren un tamaño medio o pequeño.
No olvide jamás lo siguiente: Nunca se introduzca nada en la vagina después
de habérselo introducido en el ano. Puede producir una infección. No ocurre
nada si el proceso es al revés, de la vagina al ano. Si esta usando el mismo
juguete con otra persona, deben usar condones diferentes o lavarlo con jabón antes
de pasárselo de uno a otro.
También se pueden utilizar juguetes orgánicos como pepinos o calabacines.
(Tengo una amiga a la que le encantan las zanahorias.) A un pepino, incluso,
se le pueden dar diversas formas. Pero siempre conviene dejar suficiente piel
en la parte de abajo para sujetarlo y evitar que desaparezca en mitad de la noche.
Los pepinos son húmedos y resbaladizos por naturaleza, y se han usado para fabricar
productos de belleza desde hace mucho tiempo.
Un día estaba en el supermercado eligiendo unos pepinos con tanto cuidado
y atención, que una señora que estaba a mi lado me preguntó cómo sabia yo
cuáles eran los mejores. No pude resistirlo y contesté: «Es pura intuición, estoy
escogiendo un amante para esta noche». Se echó a reír, y yo le guiñé el ojo al
alejarme.
Los lubricantes pueden ser una buena ayuda para la masturbación. Los
mejores son los que contienen mucha agua, porque hay menos probabilidades de
que produzcan irritaciones. Probe es muy bueno, inodoro, no sabe a nada, es
muy resbaladizo y se parece mucho al flujo natural de las mujeres. Algunas muSEXO
PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
109
jeres prefieren aceite de coco, de oliva o de almendra. (Estos son aceites en su
estado natural, que no han sido sometidos a ningún proceso previo.) Otras no
pueden usarlos porque las irrita. Los productos elaborados con petróleo, como la
vaselina y otras cremas, no deben utilizarse, porque se quedan adheridos a la
mucosa de las membranas. Además, deshacen los condones y los diafragmas.
Con el tiempo, cada uno encuentra lo que más le gusta y más le conviene.
Hay toda clase de novedades sexuales que están muy bien para una noche.
Un ejemplo son las Bolas ben wa. Se ha exagerado mucho el potencial erótico
de este juguetito. Se trata de dos bolas de plástico o de metal que se ponen dentro
de la vagina —la teoría es que el contacto y el movimiento dan unos resultados
fantásticos. Las mejores son unas que se llaman Bolas Duotone. Son dos
bolas de plástico que a su vez tienen unas bolas dentro unidas por un hilo. Al
mover las caderas hacen un ruido parecido al de un sonajero. Es divertido tirar
lentamente del hilo para que salgan bolas muy despacio, a la vez que se usa el
vibrador. Pero eso de que se tiene un orgasmo después de otro, no es cierto. Son
divertidas para un rato.
Nunca me decepciono con un juguete sexual porque no dura mucho.
Mientras lo pase bien un rato, me conformo. Puedo pasar meses sin usar nada
más que el vibrador. Lo que más marcha me da son mis fantasías. Estoy deseando
comprarme un video para probar mi Magic Wand con una cinta pomo. Una
de mis últimas fantasías es invitar a unas amigas a casa a vibrar conmigo mientras
vemos un video pomo de una panda de chicas que violan a un camionero.
Lo mejor para disfrutar del sexo —aunque no solemos darle importancia—
es estar en forma. Hay muchas maneras de mantenerse saludable. Andar es una.
Practicar un deporte regularmente también es bueno, además de divertido. Bailar
es un buen ejercicio y también es divertido. No hace falta ir a una discoteca, se
puede bailar en casa y se disfruta igual.
Tengo la manía de querer ser la mejor en todo lo que hago. Pero intento no
ir mas allá de mis posibilidades. Estuve yendo a un gimnasio durante dos años y
siempre me lesionaba. Desde entonces decidí encontrar una forma más tranquila
de mover mi cuerpo de cincuenta y siete años. He pensado en nadar en una piscina
cubierta. No se puede luchar contra la vejez pero puedo intentar retrasarla
con una buena alimentación, ejercicio y orgasmos. Y lo más importante es que
quiero aceptar la madurez sin traumas, y seguir teniendo una actitud positiva
hacia la vida.
El yoga es una forma no competitiva de hacer ejercicio. Las posturas son
fantásticas para la columna las articulaciones y para coordinar la respiración con
los movimientos —todo importantísimo para la salud sexual. Lo primero que
hay que hacer en yoga es tumbarse en el suelo y hacer un repaso mental de las
partes del cuerpo, diciéndole a cada una de ellas que se relaje. La siguiente postura
es la típica de la meditación, con la espalda totalmente recta. Para conseguirlo
hay que imaginarse una línea que va desde el centro de la cabeza hasta en
final de la columna. Luego hay que colocar los hombros, subir el tórax y sacar
BETTY DODSON
110
pecho. Para hacerlo bien es bueno ponerse delante de un espejo. Esta se conoce
como la postura del Loto.
En el yoga hay que moverse muy despacio y respirar profundamente. Hay
que llenar los pulmones muy despacio y luego soltar el aire. La ventaja del yoga
es que sólo se necesita un poco de espacio en el suelo y el cuerpo.
En los últimos años, los americanos se han empezado a preocupar mucho
por la salud, cosa que a mí me parece muy positiva. Es fantástico que todo el
mundo haga ejercicio. Algún día todos reconocerán que el sexo es el mejor ejercicio
de aeróbic. Cuando se tiene un buen orgasmo, la respiración se hace más
profunda, el corazón late con más fuerza, se suda en abundancia y se mueven
todos los músculos. La mente se relaja mientras espera tener el mejor de los orgasmos.
Dentro de poco el dicho será: «Un orgasmo tras cada comida, y manda
al cuerno la medicina».
Debemos recordar que el amor en solitario no es un camino de rosas constante.
Igual que todos los tipos de amor, va y viene, crece y decrece. El año pasado
tuve una crisis bastante importante. Siempre pensaba: «En cuanto adelgace
seis kilos, empiece a hacer gimnasia y a ganar mucho dinero, me querré a mí
misma». Me empezaron a doler las articulaciones de las caderas y me pasaba el
día hablando mal de la masturbación mientras cojeaba. No me había quedado
ciega, ni me habían salido verrugas, por masturbarme demasiado, pero estaba lesionada.
Una amiga me prestó un librito de un curandero metafísico que decía que
los problemas de las caderas los causaba el miedo a tomar grandes decisiones.
¡Bingo! Llevaba bastante tiempo posponiendo nuevos proyectos. Cambié de actitud
y empecé a pensar: «Tengo que seguir avanzando hacia todas las edades
con una actitud positiva». Funciona.
La masturbación sigue siendo muy importante cuando tengo problemas.
Pero siempre me convenzo de que me gusto tal y como soy. Si me quiero a mí
misma puedo querer a otros, si ellos se quieren.
CAPÍTULO
TRECE
———————————————————
Historias
de
masturbaciones

SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
113
He recibido miles de cartas de gente de todo el mundo a lo largo de los años.
Muchas personas me han contado sus experiencias sexuales, fueran buenas o
malas. Otras escribían, pero eran más reacias a sincerarse. Sin embargo, la mayoría
eran increíblemente francas y agradecidas. Cuando algún día estaba deprimida
y me sentía como una tonta por luchar por la liberación de la masturbación,
me sentaba a leer una de estas cartas. Una de una mujer que acababa de
aprender a tener un orgasmo después de leer mi libro, por ejemplo. O la de un
hombre que me contaba que el sexo había mejorado mucho para él y su mujer
desde que se masturbaban sin problemas. Siempre me daban muchos ánimos, y
me volvía a convencer de que el sexo en solitario siempre abría nuevas puertas
en el conocimiento del universo y de uno mismo. Las considero cartas de amor.
Son fascinantes.
Muchas de las cartas son muy ilustrativas de algunas de las ideas que he intentado
transmitir en este libro. Algunas aportan una información adicional sobre
la vida de quien la escribe. Otras muestran diferentes perspectivas. Todas las
que aquí aparecen se han resumido, y los nombres y lugares se han cambiado.
Me encantan estas historias íntimas donde el asombro, la protesta, el deseo
y el descubrimiento de uno mismo son los protagonistas. Me encantan porque
son reales.
Querida Betty:
Acabo de tener mi primer orgasmo sin complejos. Mi técnica desde que
tenía cuatro años (ahora tengo diecinueve) consiste en poner el brazo entre las
piernas y moverme y dar saltos. Ahora he empezado a aceptar del todo lo que
siente mi cuerpo. ¡Es muy satisfactorio emocionalmente y me da fuerzas!
Blair
Westport, CN
BETTY DODSON
114
Querida Betty:
No sé exactamente lo que te quiero decir, de modo que empezaré por contarte
quién soy. Me llamo Debbie y voy a cumplir dieciséis años dentro de dos
semanas. Hablo con mi madre sobre el sexo sin ningún problema, pero no sobre
la masturbación. Es a mí a quien más vergüenza me da. Mi madre se compró tu
libro, La masturbación como liberación, y me lo prestó anoche. He tenido relaciones
sexuales varias veces, pero nunca he tenido un orgasmo. Creía que me
pasaba algo, y siempre fingía que los tenía. Anoche, me masturbé conscientemente
por primera vez, después de leer tu libro. Con la mano no funcionaba, así
que probé con un vibrador. Lo pasé muy bien y creo que tuve un orgasmo. Digo
que lo creo porque no estoy muy segura. Me imaginaba que me iba a estallar la
cabeza y que pasaría unos segundos flotando en éxtasis, como les pasa a las chicas
en las novelas folletinescas. Lo que sentí fue como si me vibraran las paredes
de la vagina, o como si tuviera convulsiones. Estoy muy contenta de haberlo
pasado tan bien. Sólo quiero darte las gracias por abrirme una nueva puerta para
conocerme a mí misma.
Debbie
Scarsdale, NY
Querida Betty:
Soy una mujer casada de treinta y dos años, y mantengo una relación
homosexual de la que mi marido no sabe nada. No conseguía correrme en ninguna
de mis dos relaciones, No hace falta que diga que tenía mucha ansiedad y
necesitaba desesperadamente conocerme sexualmente. Después de leer tu libro y
comprarme un Hitachi Magic Wand, me ha cambiado la vida.
Lloro de la emoción que me produce saber que tengo la capacidad de darme
placer a mi misma cuando quiera. ¡Es como despertar de un sueño! Me encantan
las olas o contracciones de placer. Me siento como un niño pequeño
aprendiendo sobre las maravillas de mi cuerpo por primera vez.
El domingo pasado, mí marido consiguió que tuviera un orgasmo maravilloso
sin ningún tipo de agobio. ¡Terminé con una enorme sonrisa!
Ahora me gustaría aprender a compartir el placer de un baile erótico con mí
amante femenina, para que las dos podamos recoger el fruto de mi aprendizaje.
Zoe V.
Pomona, CA
Querida Betty Dodson:
Cuando leí tu artículo agradecí mucho que fueras tan franca. La semana pasada,
precisamente, mi ginecóloga me sugirió muy apurada que jugueteara conmigo
misma de forma involuntaria por las noches para relajarme. Dijo que era
una especie de masturbación. Me dio demasiada vergüenza decirle que la masSEXO
PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
115
turbación es totalmente voluntaria. Quiero dos copias de tu libro para que mi ginecóloga
y yo nos liberemos.
Violet E.
Baltimore, MD
Querida Betty:
Tu libro es una contribución muy importante para los psicólogos. El verano
pasado atendí a una pareja de mediana edad. Él había tenido una enfermedad
muy grave que le había afectado a la libido y le había dejado casi impotente. Su
mujer todavía tenia muchas ganas de vivir y disfrutar, pero no quería buscar el
placer fuera de su matrimonio. Eran religiosos y se querían. Pero no estaban dispuestos
a terminar ya su vida sexual. Les sugerí que compartieran la masturbación
y les enseñé cómo se usa un vibrador. Fue una experiencia fantástica para
mí. Vi cómo dos personas salían de la más profunda depresión y empezaban a
reírse y a jugar de nuevo. La actitud positiva de las mujeres hacia su coño es
fundamental en las relaciones entre hombres y mujeres. Gracias por tu generosa
aportación a la sociedad.
Joseph M.
Alexandria, VA
Querida Betty:
Hace tres meses era una profesora de Historia en un instituto, pero he dejado
mi trabajo y he pasado los últimos meses intentando cambiar mi vida, que era
más que aburrida. Oí hablar de tu libro en la revista Cosmopolitan. ¿Te puedes
creer que tenía remordimientos hasta de comprarla?
De pequeña quería ser monja, de modo que nunca me preocupé por el sexo
ni por disfrutar con mi cuerpo. Me parecía degradante. Cuando terminé el Bachillerato,
entré en un convento y estuve allí seis años. Luego lo dejé porque era todo
una hipocresía. No sentía que hubiera amor dentro de mí para compartirlo
con los demás.
Ahora que sé que puedo tener un orgasmo (de una forma, al menos) me
siento más a gusto conmigo misma, más segura y más viva. Cualquier pequeño
descubrimiento sobre mi cuerpo me hace feliz. Este conocimiento de mi cuerpo
me ha ayudado mucho más que todas las oraciones que he rezado en mi vida.
Me he vuelto más extrovertida y más capaz de vivir con otras personas. Todavía
tengo mucho que aprender, pero ahora tengo confianza. No tengo miedo y tengo
ganas de vivir. También he empezado a hacer yoga y me encanta. Espero poder
acudir a tus Terapias algún día.
Karen,
Cincinnati, OH
BETTY DODSON
116
Querida Hermana Sensual:
Después de leer tu libro esta tarde he decidido tener una sesión de mi actividad
preferida en momentos de ocio: la masturbación. Soy una experta en el
tema, digamos que tengo mucha mano.
Me gustaría añadir aquí algunos de los métodos que yo utilizo:
1. Cambios de temperatura. Poner las manos frías o agua fría sobre los genitales
es muy agradable.
2. Alguna tela suave sobre los genitales para masturbarse.
3. Masturbarse a la vez que se hace un lavado vaginal, da una fantástica sensación
de limpieza.
4. Masturbarse con alguien en la bañera, ponerse jabón uno al otro en los genitales
y hacerse peinados en el vello público puede ser muy divertido.
5. Masturbarse en sitios nuevos... en el cuarto de baño de unos grandes almacenes,
en una cabina de teléfono, etc., da sensación de novedad (con un toque
de travesura).
Estoy segura de que no soy la única que practica estas cosas. Hay tantas
posibilidades. La masturbación es una de las actividades más placenteras del
mundo, y es gratis!
Dana G.
Spokane, WA
Querida Betty:
Llevo masturbándome toda la vida. Mi primer recuerdo es de cuando tenía
tres años y me bañaba sola. Tenía un ratón de goma que llenaba de agua y luego
hacia que saliera con fuerza sobre mis genitales... ERA COMO ESTAR EN LA
GLORIA. Cuando tenía cuatro o cinco años jugaba a los hospitales con mis vecinas.
Nos tocábamos los genitales unas a otras. Seguro que a mi madre le
hubiera dado un ataque al corazón de haberlo sabido.
A los siete años, un verano, mi prima y yo nos quitamos toda la ropa y nos
masturbamos mutuamente. Nos turnábamos para echarnos agua con teteras de
juguete sobre los genitales. Lo hacíamos todo a escondidas. Mis padres eran
muy religiosos y me imaginaba que era algo pecaminoso.
La primera vez que tuve un orgasmo al masturbarme tenía trece años. Estaba
convencida de que había hecho un descubrimiento fantástico. Se lo conté a
una amiga por teléfono y le dije que iba a escribir un libro cuando fuera mayor.
Me haría rica seguro. Fue una decepción cuando encontré una descripción muy
detallada de mi invento en un libro sobre sexo que leí en casa de unos amigos.
Durante mi adolescencia probé toda clase de juguetes sexuales —el mango
del cepillo, los tiradores de los cajones (los quitaba a oscuras y los volvía a colocar
a la mañana siguiente), parte de los juguetes de mi hermano, inhaladores
Vick’s y todo lo que se me ocurriera. Lo usaba para metérmelo o para frotar, lo
que más me gustara.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
117
Cuando mi madre se compro un vibrador para sus músculos doloridos,
...(¡seguro!)... conseguí quedarme sola en casa algunas tardes cuando se iban todos
a misa, alegando que tenía demasiado que estudiar. Así podía tener una pequeña
orgía privada con un vibrador, y relajarme yo también. Una, vez batí todos
los records con cuarenta orgasmos en media hora. Desde entonces he probado
con diversos métodos, pero siempre en privado. Mi novio no está muy de
acuerdo conmigo en este tema, pero estoy intentando convencerle, Y esta es mi
historia.
Es la primera vez que intento escribir una autobiografía de mis masturbaciones,
pero estaba inspirada y me parecía un final perfecto a una tarde maravillosa
de amor en solitario, después de leer tu libro.
Ginny J.
Phoenix, AZ
Querida Sra. Dodson:
Necesitaba escribirle porque hay muchas cosas en común entre su historia y
la mía- Yo también soy una artista y la masturbación ha jugado un papel muy
importante en mi vida. Tengo treinta y seis años, estoy divorciada y tengo dos
hijas. A los dieciséis tuve mi primer orgasmo con las caricias de mi futuro marido.
El se hizo ingeniero y nos fuimos a vivir a Texas. Nuestras relaciones sexuales
eran perfectas, funcionábamos como un reloj, siempre teníamos un orgasmo
a la vez cuando hacíamos el amor. Así durante trece años. Era aburridísimo. Dos
semanas después de que marido se fuera a vivir a otro sitio, descubrí mi propia
sexualidad. Era fantástico.
Con dos niñas pequeñas, no quería traer a alguien a escondidas o llevar a
mis hijas a otro sitio para poder dormir con alguien. Además, lo más importante
era encontrar un trabajo para tener dinero. No tenía ni para pagar a alguien que
cuidara de las niñas si yo salía una noche. Así que me masturbaba. Fue entonces
cuando descubrí lo insatisfecha que había estado hasta entonces. Podía tener orgasmos
duraderos, y el segundo, que me venía unos cinco minutos después del
primero, siempre era mucho más intenso. Era una experiencia poética, como una
borrachera, como si me derritiera. Al principio incluso me asuste un poco —mi
cuerpo y mi mente se abrieron y aumento mi creatividad.
Ahora tengo mi propia galería y soy una luchadora rebelde, decidida a ser
creativa y autosuficiente, y no un estereotipo de esta sociedad. En lo que se refiere
a los hombres, he tenido algunas experiencias estupendas desde que me divorcié.
Experiencias que surgieron porque deseaba estar cerca de alguien, no
porque necesitara aliviar la tensión. Porque a través de la masturbación he encontrado
la libertad.
Corrine. M
Austin, TX
BETTY DODSON
118
Querida Betty Dodson:
Después de leer tu libro estaba tan inspirada que he cerrado las cortinas de
mi cuarto, de forma que sólo entrara un poco de sol por las rendijas, y me he
masturbado muy a gusto.
Me acuerdo perfectamente del día que descubrí mi clítoris a los nueve años,
en el cuarto de baño, mientras me limpiaba. Me di cuenta de que si lo hacía demasiado
fuerte notaba algo muy raro. Lo hice un par de veces, pero luego lo dejé.
Era una sensación extraña, era algo que casi dolía y al mismo tiempo me gustaba.
No investigué más hasta que a los trece años me leí un libro de mi padre
que se llamaba El Informe Kinsey sobre el comportamiento sexual femenino. Me
maravillaba la idea de que pudiera dar gusto, y decidí probar algunos de los sistemas
de estimulación que mencionaban. Sí, funcionaba, pero no fue tan estupendo
la primera vez. Saqué la conclusión de que necesitaba practicar.
Algún tiempo después, hojeando el libro de los Boy Scouts de mi hermano,
vi el capítulo que trataba sobre la masturbación. Ahí fue donde corroboré lo que
ya me temía —no era bueno para el desarrollo de mi carácter. No hablaba de verrugas
ni de locura, pero quedaba bastante claro que no era una buena costumbre
y que había que evitarla.
Por aquel entonces, ya me había aficionado a ello lo único que no me gustaba
era el olor de mis dedos. Encontré unos guantes blancos para mi pasatiempo
nocturno. Los escondía en el fondo de un cajón, pero siempre temía que el olor
me delatara.
Estaba convencida de que se me castigaría de alguna forma en un futuro.
Sabia que sería imposible tener un orgasmo normal con un hombre. Y así fue.
Mi larga lista de amantes había sido una continua búsqueda del orgasmo. Sentía
que estaba recogiendo los frutos de mis errores pasados. Me sentía tan culpable
que no podía confesarle a ningún hombre que sólo podía correrme si me estimulaba
directamente con la mano. Estaba segura que se imaginaría que me había
masturbado a menudo. Pero sobre todo estaba frustrada y enfadada.
Después de muchos años he aceptado que necesito estimulación directa sobre
el clítoris, y que la masturbación es lo mejor para mi.
Me alegro de que mi búsqueda obsesiva haya terminado.
Tu libro es fantástico, es el apoyo que necesitaba desde hace mucho tiempo.
La verdad es que había pensado en escribir sobre la masturbación hace unos
años, pero descubrí que las mujeres no se atreven a hablar de ello.
Ahora tú lo has dicho todo. Gracias por aparecer de pronto con tu vida y tu
sinceridad.
Patsy C.
Washington D.C.
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
119
Querida Betty:
Hasta hace unos meses, me veía a mí misma como un fracaso sexual. Mis
genitales me parecían feos y repugnantes, mí cuerpo estaba mal hecho y mi marido
estaba muy preocupado por mi escaso interés en el sexo.
Nunca me había masturbado conscientemente. No porque me sintiera culpable,
simplemente no sabía lo que era. Cuando era virgen tuve un orgasmo
mientras me acariciaba un chico, y dos en sueños. Aparte de eso, nada. Nunca al
hacer el amor. Al principio disfrutaba mucho del sexo con mi marido, pero fui
perdiendo el interés a medida que se fue convirtiendo en una rutina y una frustración.
Entonces pasaron dos cosas maravillosas. Le enseñé a mi marido un anuncio
de un vibrador y encargó uno. Cuando llegó, lo abrí y lo usé por primera vez,
y ¡tuve un orgasmo! Fue la sensación física y emocional mas fantástica del
mundo. Me encantó. Un día tuve once orgasmos. La segunda cosa maravillosa
que ocurrió fue leer tu libro. Me siento muy compenetrada contigo y con todas
las demás mujeres que han tenido las mismas preocupaciones que yo. Antes de
leer el libro pensaba que el primer paso era tener un orgasmo con el vibrador,
luego con la mano y finalmente mediante la penetración. Ahora me doy cuenta
de que es ridículo. Soy una mujer orgásmica y capaz de cuidar de mí misma en
un aspecto muy importante.
Jennifer O.
Chicago, IL
Querida Betty:
Hay muchas cosas en tu libro que se pueden aplicar a los hombres. Me parece
increíble que a estas alturas de la llamada Revolución Sexual, los únicos
trabajos que hablan acerca de las posibilidades del amor en solitario están escritos
por mujeres —para mujeres. ¿Cuándo va a ser capaz un hombre de escribir
con inteligencia y con cariño sobre sus experiencias al masturbarse? Parece que
sigue existiendo el mito de que la masturbación es sobre todo un sustituto de la
penetración. Personalmente no puedo imaginarme vivir sin masturbarme aunque
tengo una novia a la que quiero mucho. La masturbación es algo muy divertido.
Tengo casi sesenta años y ahora estoy disfrutando de ella más que nunca. Hay
un hecho que muchos parecen olvidar, y es que es difícil prolongar la penetración
por una serie de motivos. La masturbación se puede prolongar hasta el infinito
porque se tiene control total.
En tu libro hablas de la angustia que pasaste al descubrir que tus labios menores
eran de diferentes tamaños. ¡Me siento totalmente identificado contigo!
Cuando era pequeño, creía que se me veía el glande (me habían hecho la circuncisión
a mí, no a mis hermanos) porque me había masturbado demasiado.
BETTY DODSON
120
No te puedes ni imaginar lo mucho que tu libro ha ayudado a la gente en
todas partes a superar sus complejos. Con mucho cariño de un canadiense agradecido.
Perry D,
Toronto, Canadá
Querida Betty:
A mediados de los años setenta, me separé de mi novio con el que había
estado varios años. Descubrí tu libro La masturbación como liberación, y fue
muy instructivo. Me ayudó mucho. Me gustó que te preocuparas de las
lesbianas. Lo que más me llamó la atención fue que hablaras de sexualidad con
tu madre. En ese momento, mi madre y yo teníamos algunos problemas en nuestra
relación. Intenté hablarle de mi forma de vida, pero no ponía ningún interés.
Ella también es muy especial. Se divorció de mi padre hace mucho tiempo,
cuando tenía unos cuarenta años. Ha seguido teniendo relaciones sexuales hasta
hoy. Ahora tiene algo más de sesenta.
Una noche, mientras cenábamos, me empezó a hablar de su reciente separación
de un hombre con el que llevaba cinco años. Yo acababa de leer tu libro y
decidí aplicar algunas de tus instrucciones. Le pregunté sobre la masturbación.
Nunca habíamos hablado de ello cuando yo era joven —lo cual era asombroso.
Se puso un poco nerviosa y dijo que le gustaba más compartir el sexo con otra
persona. ¡Pero la conversación empezó a ponerse muy interesante! Dijo: «Bueno,
ya que estamos hablando de todo esto...», y me preguntó cómo me había ido
en diversas relaciones que había tenido con otras mujeres, cómo me sentía con
mi forma de vida, etc. Le pregunté qué le parecería si se lo contaba a todo el
mundo, a la familia, a sus amigos, etc. Fue una conversación de tres horas que
cambió nuestra relación por completo. ¡Para mejor!
Ellen A.
Philadelphia, PA
Querida Betty:
Como eres feminista, a lo mejor no estás de acuerdo conmigo, pero no creo
que a los hombres haya que enseñarles que son iguales que las mujeres. Todo el
mundo sería mucho mejor si a los hombres se les enseñara desde la infancia que
son y siempre serán niños pequeños, y que siempre deben obedecer a las chicas.
Y, por supuesto, a las chicas se les debería enseñar que su función es la de vigilar
constantemente a los niños, tengan la edad que tengan. No me parece nada
mal que una mujer obligue a un hombre a desnudarse, a posar, a andar por ahí
desnudo y a masturbarse.
Earl R.
San Mateo, CA
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
121
Betty, querida Betty:
¡Por fin puedo decirte lo positivo que ha sido para mí tomar parte en tus
Terapias! Al principio me dejó perpleja, era demasiado para mis prejuicios. Daba
mucho miedo, pero a la vez era emocionante, y sobreviví, maduré y todavía
estoy madurando. Ha sido fantástico aprender a quererme a mí misma.
Nunca olvidaré la última sesión: dieciséis mujeres con el vibrador enchufado
y con mucha marcha, y tú diciéndome: «¡No pares!» Me he acordado de eso
muy a menudo y, desde luego, no he parado.
Durante mucho tiempo las palabras sexo y pecado permanecieron juntas en
el fondo de mi mente. El sexo estaba bien para cumplir mi función procreadora.
Pero la idea de que un hombre pudiera quererme por mi cuerpo y no por mi inteligencia
era algo que no se me pasaba por la imaginación. Hasta que aprendí a
quererme a mí misma por mi cuerpo y por el placer que me proporcionaba. Ahora,
que lo he superado, la unión de mi cuerpo y mí mente es fantástica. Al principio
parecía difícil. Pero tardé sólo un mes en lograrlo, a los treinta y seis años.
¿Masturbarme? ¿Yo? ¡Sí, yo!
Elly
South Orange, NJ
Querida Betty:
Acabo de cumplir veintinueve años. Después de una década de relaciones
sexuales (con veinte hombres diferentes), no he tenido un orgasmo, ni siquiera
masturbándome yo sola. Lo más cerca que he estado del orgasmo fue hace cinco
años con el chorro de un bidé. Me compré un vibrador el año pasado, pero no le
he hecho mucho caso. Me parezco a Nancy, la que sale en el libro, que quería
aprender pero no invertía el tiempo suficiente porque no tenía paciencia. Debo
tener algún problema con la libido. Las fantasías y la literatura erótica me excitan,
pero casi nunca me lo tomo muy en serio tampoco. Ahora he decidido que
este año voy a aprender a masturbarme hasta tener un orgasmo. Casi todo el mérito
es tuyo, por hacer que lleve a cabo esta ambición. Tu visión tan relajada y
sin prejuicios del sexo es un ejemplo a seguir.
Estoy segura de que mis problemas sexuales y mi falta de interés están causados
por la poca seguridad en mí misma. Eso es otra cosa que tengo que cambiar.
Siempre me siento aletargada, inútil y con pocos recursos, y sé que eso
puede ser muy perjudicial. Voy a intentar convencer a una amiga para organizar
unas Terapias como las tuyas. Solo sé que el sexo hay que disfrutarlo, ¡y ya estoy
harta de perderme todo lo divertido! Tengo que empezar por algún sitio, y
no hay mejor momento que el presente. Si vienes a Gran Bretaña alguna vez, no
dejes de hacerme una visita. ¡Quiero darte un abrazo muy fuerte!
Olivia A.
Manchester (Inglaterra)
BETTY DODSON
122
Querida Betty:
Hace diez días que estoy como unas castañuelas. Nunca me había sentido
tan guapa y atractiva. Por primera vez, desde mi histerectomía parcial, me encuentro
atractiva —muy atractiva—desde la cabeza hasta los pies, pasando por
el coño. Mis genitales son realmente bonitos, no feos, como me habían dicho.
Una amiga notó lo contenta que estaba y me preguntó a qué se debía.
Cuando se lo conté dijo que le asombraba, pero que se alegraba de que hubiera
descubierto una verdad tan simple como antigua. Ella siempre había practicado
la masturbación, y había seguido queriéndose cuando su marido había dejado de
hacerlo.
Yo tengo treinta y ocho años y ella treinta y tres. Cuando le enseñé las ilustraciones
de los genitales, de tu libro, la artista que lleva dentro dijo que estábamos
todas muy bien. Entonces empezamos a hablar de lo fría y poco amigable
que puede ser la gente con mujeres que se acaban de divorciar o acaban de quedarse
viudas. En su casa, los niños no tienen mas que pedirlo y reciben un abrazo.
Me preguntó si quería que me abrazara y le dije que sí. Nos pasamos dos
horas abrazando y alimentando nuestros espíritus tan faltos de amor. Qué alegría.
Todo gracias a las ideas que habíamos aprendido sobre el amor al hablar de
tu libro. Gracias de parte de las dos.
Shirley G.
Oakland, CA
Querida Betty Dodson:
Tengo veintitrés años, he estado casada y divorciada una vez, y estoy a
punto de casarme otra vez. Me he masturbado desde que tenía once años y pretendo
seguir haciéndolo basta que sea tan vieja que no me encuentre el clítoris.
Has compartido tantas cosas conmigo que yo quiero compartir algunas contigo.
Siempre he sido muy aficionada a los libros, y por eso no es muy raro que
cogiera la idea de masturbarme de un libro que se llamaba Candy. Tuve suerte
porque mi madre me pilló una vez y me dio una charla muy suavemente sobre
eso, y me dijo que no pasaba nada si lo hacia para relajarme. Pero me previno
para que no lo hiciera muy a menudo, porque no era bueno. En aquella época me
masturbaba dos o tres veces al día, así que le pregunté algo asustada qué consideraba
ella que era muy a menudo. Fue una desilusión cuando me contestó «No
más de una vez a la semana». Aun así, y a pesar de mi tierna edad, decidí que
algo tan fantástico y que no causaba daño aparente no podía ser tan terrible.
Después de un intento de reducir un poco, me dejé llevar por el placer e incluso
descubrí nuevos métodos. Uno era usar el chorro de agua en el baño, y me disculpaba
a mí misma diciendo que «me estaba lavando a fondo».
Me quedé encantada cuando vi que muchas de las sugerencias que haces en
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
123
el libro eran cosas que yo había pensado también. Descubrí los vibradores a los
quince años, porque encontré uno en mi casa y me aficioné a él. Hace un par de
años yo también empecé a mirarme al espejo cuando me masturbaba. Se me
ocurrió porque sentía curiosidad por verme mientras llegaba al orgasmo, y no
tenía inhibiciones al respecto.
Me masturbo muy a menudo para tomar contacto conmigo misma. A veces,
cuando estoy en la oficina y no puedo más de trabajar, me voy al cuarto de baño
y me masturbo rápidamente. Tengo un orgasmo muy intenso en un minuto o
dos. A mi sistema nervioso le sienta fenomenal. Me encuentro mucho mejor y
rindo mas.
Masturbarme delante de otra persona me parece algo distinto. Pero el hombre
con el que estoy viviendo ahora es cariñoso, sexy y dulce (aunque tiene poca
experiencia), y está deseando aprender. Cuando él lea tu libro, se va a abrir una
puerta en nuestra relación Sexual.
Pamela N.
Chicago, IL
Hola guapa:
Llevo seis años viviendo con Joe. Antes me decía que la masturbación estaba
muy bien, que muchas mujeres lo hacían, etc. Pero supongo que mi educación
pudo con todo. Me habían enseñado que era algo que no se debía hacer. No
creo que me masturbara cuando era pequeña. Sólo exploré un poco mi coño y
descubrí que me gusta el olor. A medida que me hice mayor, los hombres sólo
querían follar, así que nunca juguetearon con mi clítoris. Entonces conocí a Joe,
que es cariñoso y tiene mucha paciencia. Pero me pasaba algo con el clítoris. Me
parecía que era demasiado sensible para tocarlo. Además, follábamos muy a
gusto, ¿para qué queríamos un clítoris?
Después de cinco años y medio se fastidió el asunto y empezamos a destrozarnos
el uno al otro. Hace varios meses hubo una reunión de feministas en la
Universidad. Fueron tres mil mujeres (que es mucho para esta ciudad), incluida
yo. Hubo conferencias sobre música, teatro, poesía, etc., y muchas terapias, pero
la que más me gustó fue la de la masturbación, Había muchas mujeres hechas un
lío, como yo, escuchando a unas señoras fantásticas que hablaban sobre sus experiencias
con la masturbación, sus métodos y sus orgasmos. Me pareció fenomenal.
Luego apareció la respuesta para todas las masturbadoras en potencia —
un libro que se llamaba La masturbación como liberación, de Betty Dodson. Al
principio me pregunté si merecía la pena gastarse los cinco dólares, y no le veía
mucho sentido a estar en la cama jugando sola. Pero decidí intentarlo, por Joe y
por nuestro precioso hijito. Me encerré en mi estudio, leí el libro, pelé un pepino,
cogí un espejo, el aceite de oliva —todo. Pasé mucho tiempo dedicada a ello,
pero no pasó nada. Sin embargo lo pasé bien, y lo tenía muy claro: «No esperes
llegar al orgasmo la primera vez que te masturbas». A la semana siguiente me
BETTY DODSON
124
leí el libro de nuevo y esta vez lo intenté sin ningún artilugio. Diez minutos después,
la cabeza me saltó en pedacitos al tener un ORGASMO. Sonreí y me dije a
mí misma: «Betty Dodson, ¡has cambiado mi vida!» Me pasé una semana dándole
al tema seis veces al día —no podía parar. La verdad es que llegó a un punto
que era incomodo, porque estaba trabajando y de repente me tenía que ir a
masturbar, aunque estuviera el trabajo a medias. No me podía creer que existiera
algo tan fantástico. Supe que nunca había tenido un orgasmo hasta entonces. Lo
primero que hice fue llamar a Joe y contarle que había pasado una cosa maravillosa.
Nunca hemos estado tan bien juntos —¡nunca! Hay una parte de tu libro
que se me puede aplicar a mí: «Cuando dejé de pensar que tenía que conseguir
todos los orgasmos follando, empecé a disfrutar de verdad». No me lo puedo
creer —imagínate descubrir lo que es un orgasmo a los treinta años.
Vicki T.
Auckland, New Zeland
Querida Betty:
Hace unos cuatro años mi matrimonio era como un témpano de hielo. Mi
marido se pasaba el día diciéndome que era frígida y que debería hacer algo para
evitarlo —o sea masturbarme. No recuerdo haberlo hecho cuando era pequeña.
Lo había intentado una vez, ya de mayor, pero me dio tanto miedo tocarme que
lo dejé mucho antes de llegar al orgasmo. Estaba tan desesperada que fui al Forum
Nacional Del Sexo. Me dieron unos cuantos libros sobre sexo y un vibrador
a pilas. Usé el vibrador unas cuantas veces, pero era agotador y no conseguía
nada. Entonces una amiga me presté uno eléctrico y enorme, y después de varias
semanas de dolor aprendí a tener un orgasmo. Me odiaba a mí misma y me
avergonzaba de tener que usar un aparato. Estaba segura de que era la única mujer
en el mundo que tenía que recurrir a semejante perversidad para pasarlo bien.
Muchas veces me echaba a llorar cuando por fin tenía un orgasmo. Creí que
nunca podría disfrutar del sexo con un hombre. Era mi destino.
Entonces fui al Museo de Arte Erótico y vi uno de tus dibujos de una mujer
con un vibrador. Era inmenso y eléctrico, ¡como el mío! No me lo podía creer.
Quería tocar el dibujo y observar cada detalle con cuidado, para asegurarme de
que no era un espejismo. Se me quitó un enorme peso de encima, y nunca me he
olvidado de ti desde entonces.
Después de ver tu dibujo no me sentía tan culpable, y empecé a tener orgasmos
con más facilidad. Pero todavía tenía la sensación de que el aparato
había acabado conmigo. Al poco tiempo me enamoré de un hombre y enseguida
reuní el valor suficiente para hablar con él. Le conté todo sobre mi clítoris, encendí
la luz, se lo enseñé, me masturbé delante suyo y le dije que me acompañara.
Sin comerlo ni beberlo, empecé a tener orgasmos. Había veces que, después
de que él se fuera, sacaba mi preciado aparato eléctrico y tenía otro orgasmo.
Todavía no me atrevo a sacar el vibrador delante de mis novios, pero por fin
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
125
siento algo que nunca creí que fuera para mí. Te doy las gracias, Betty, por hacer
aquel dibujo y por escribirlo todo en un libro. Eres muy valiente, y te lo agradezco.
Anna L.
San Francisco, CA
Querida Betty:
Tengo treinta y siete años y me encanta la masturbación, siempre me ha
encantado. He salido con un hombre catorce años más joven que yo durante dos
años. Aunque es fantástico, sólo he tenido un orgasmo una vez, con él dentro de
mí. Ocurrió cuando menos me lo esperaba. No estaba nada contenta conmigo
misma, me sentía gorda, fea, etc. Se mostró muy comprensivo, hicimos el amor
y tuve un orgasmo.
¿Por qué ocurrió sólo una vez? Normalmente, cuando tengo un hombre dentro
de mí no siento casi nada. Además, ¿cómo puede su pene estimularme el
clítoris, si está dentro?
Le he dado vueltas a esto durante varios meses, y a veces acepto que soy
así y ya está, y otras me entra el síndrome de que «no lo hago bien». Me gustaría
solucionar este problema para tranquilizarme un poco y tranquilizar mi ego.
Penelope K.
Montreal, Canadá
Querida Hermana:
En la Facultad de Medicina nos dieron una conferencia sobre sexualidad,
con películas de mujeres masturbándose en un laboratorio donde los investigadores
estaban estudiando las reacciones femeninas ante el sexo. Era la primera
vez que oía que muchas mujeres tardan cuarenta minutos en llegar al orgasmo.
Eso fue hace unos cinco meses. Tengo veintidós años y he tenido muchas
relaciones sexuales, pero nunca he tenido un orgasmo. Sabia que era frígida,
hasta que vi esas películas y empecé a experimentar con mi cuerpo. Descubrí
que podía llegar a tener unos orgasmos maravillosos aunque tardara mucho
tiempo (a veces una hora). La primera noche que me masturbé no fue con ninguna
fantasía —¿quién lo necesita? Sólo podía pensar en que SENTIA
MUCHAS COSAS. Con eso me bastaba. Al ir adquiriendo práctica, añadí también
fantasía y me di cuenta de que no sólo mejoraba la sensación, sino que aceleraba
un poco el proceso. Es fantástico no tener que fingir nunca mas. Es una
pena que sea tan fácil fingir. Los hombres no son capaces de distinguir, y por
eso las mujeres siguen haciéndolo.
Tengo ganas de regalar tu libro a todas mis amigas por Navidad.
Ruth L.
Pasadena, CA
BETTY DODSON
126
Querida Betty:
Me he masturbado de forma irregular desde los seis años, pero siempre me
ha parecido algo pecaminoso, hasta que hace dos meses compré tu libro La masturbación
como liberación, y Nosotros y nuestro Cuerpo. Ahora sé que la masturbación
es algo normal y que no está prohibido.
Tengo cuarenta y dos años y soy virgen. Nunca he estado casada. Estoy
completamente de acuerdo contigo en que la masturbación hace que uno tenga
mas confianza en sí mismo. Lo he empezado a notar en estos dos últimos meses,
en los que he dejado de confesarle a Dios mis masturbaciones como un pecado.
Soy hija única. Mis padres me educaron de una forma muy rígida y puritana.
Todavía me dicen lo que debo y no debo hacer, aunque vivimos a setecientos
kilómetros de distancia. Soy muy religiosa y por eso me ha costado tanto aceptar
cualquier iniciativa sexual por mi parte.
Dolores S.
Richmond, VA
Querida Betty:
Soy una mujer de treinta y tres años, casada y con cuatro hijos pequeños.
Soy licenciada en Químicas y he estudiado tres años de Medicina. Me he masturbado
desde que era muy joven. Recuerdo vagamente que mi madre me vio un
día y me dio una charla muy larga. Como era una niña muy católica confesé mi
pecado una y otra vez.
Tuve media docena de affaires antes de casarme, pero nunca he tenido un
orgasmo durante la penetración —es más, sólo lo he conseguido una vez en doce
años. Hace cuatro años, mi marido me compró un vibrador. Lo paso bien a pesar
de que a veces me distraigo con el ruido. No tenemos electricidad, de modo que
tengo que usar uno a pilas. Mi marido se estaba empezando a desesperar porque
yo era incapaz de tener un orgasmo, a pesar de las acrobacias y las infinitas posturas.
Por fin, llegamos a la conclusión de que la estimulación del pene no era
suficiente. Después de investigar un poco, descubrimos varias posturas en las
que me podía masturbar con la mano o con el vibrador mientras hacíamos el
amor. Hemos logrado tener una relación sexual muy satisfactoria.
¿Has probado la masturbación como analgésico? Ha habido más de una vez
en que me dolían las muelas y he descubierto, por casualidad, que la masturbación
aliviaba el dolor temporalmente. Como puedo tener muchos orgasmos —no
es raro que tenga entre cinco y diez seguidos me sigo masturbando hasta que la
aspirina me haga efecto. No he logrado saber a qué se debe, pero a lo mejor es
interesante profundizar mas en el tema.
No, no he tenido el valor de contárselo a mi dentista.
Gracias por desempolvar un tema tan Importante.
Lorna K.
New Brunswick, Canada
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
127
Querida Betty:
Me recomendaron tu libro en una clase sobre el comportamiento sexual del
ser humano. Estoy en el último curso de Sociología. Nunca me he sentido tan
contenta después de leer un libro. Ahora siento que mi cuerpo es precioso y no
algo maloliente que a los hombres les gusta usar. En cuanto note que tengo una
actitud negativa hacia el coño, volveré a leerlo.
Por favor, mándame otra copia para mi madre que tiene sesenta y tres años
y sigue considerando su cuerpo como algo que huele mal. Tiene como una docena
de desodorantes íntimos. Yo tengo veinte años y todavía vivo con ella. Seguro
que se queda pasmada al principio, pero me voy a arriesgar porque quiero
que se sienta tan bien como yo.
Marie A.
Boca Raton, FL
Querida Betty:
Ayer por la noche volví a leer tu libro y me gustó tanto como la primera
vez. Después me miré en el espejo y me dije a mí mismo que me quería. Al
principio me costó un poco. Luego me metí en el baño y me empecé a hacer caricias
mientras decía: «Te quiero, Donald», una y otra vez. Me daba besos por
todas partes, a la vez que me tocaba los pezones con una mano y los genitales
con la otra. En poco tiempo, tuve un orgasmo como en mi vida. Terminé dándome
un abrazo delante del espejo y sintiendo tanto cariño amor y comprensión
hacia mi persona como nunca antes había sentido. Fue difícil admitir que me
quería y que soy muy sensible.
Donald G.
Valley Stream, NY
Querida Betty:
De todas las personas que conozco, sé que tu eres la que mejor va a comprender
mi pequeña historia. Yo tenía una compañera de fantasías, en Denver, a
la que nunca llegué a conocer. Tiene treinta y cinco años y vive con un hombre.
Mi sobrino la conoció en una discoteca de Denver y le debió hablar de mí y de
que me sentía solo. Enseguida recibí una carta, la primera de cincuenta y nueve,
junto con una foto suya masturbándose. Nos escribimos durante cinco años
haciendo unas descripciones apasionadas de nuestras fantasías sexuales. El año
pasado su novio se puso celoso, y dejó de escribir.
Tengo que confesar que fue una buena época. Tengo noventa y un años y
mi cuerpo ya no tiene fuerzas, pero mi imaginación sí. La echo mucho de menos.
Charles P.
New York, NY
BETTY DODSON
128
Querida Betty:
Después de leer tu libro me entraron ganas de contarte mi método para
masturbarme. Lo llevo haciendo desde que era un adolescente y ahora tengo
treinta y ocho años. Me masturbo con revistas de mujeres. Me pongo polvos de
talco en la polla, abro la revista por la sección de moda o de belleza, meto la polla
en la revista y la cierro. Luego, con las dos manos, me masturbo hasta tener
un orgasmo. Espero que no pienses que soy raro o pervertido.
Utilizo toda clase de revistas para mujeres —Vogue, Cosmo, Glamour,
Mademoiselle, Bazaar, Ladies’, Home Journal, McCalls, y Seventeen. Todos los
meses tengo una nueva remesa de amantes.
Lo hago con mujeres de todas las edades —adolescentes de Seventeen, jóvenes
de Glamour y Mademoiselle, y de mediana edad de Redbook. Escribí a la
directora de una de las revistas para contarle lo que hacía y me contestó: «¡Me
alegro por ti! Tú disfrutas más que las chicas que compran la revista».
No lo había pensado antes, pero en los tiempos que corren es una buena
manera de evitar enfermedades venéreas.
Larry S.
Poughkeepsie, NY
Querida Betty:
Has sido tan sincera al compartir tu vida sexual con todos nosotros que he
decidido sincerarme yo también. Hace diez años tuve un romance en mí trabajo.
Tenía una plaza de garaje alquilada cerca de la oficina. Nuestros respectivos matrimonios
eran de lo más gris, y terminamos masturbándonos juntos en el garaje
durante cinco años. Ha sido la experiencia sexual más emocionante y satisfactoria
que he tenido en sesenta años de vida. C. nunca llevaba bragas, sólo una faja
sin parte de abajo. Yo me ponía un condón todas las mañanas que sabia que iba
a estar con ella. Casi siempre teníamos un orgasmo a la vez, y tardábamos siete
u ocho minutos.
En las pocas ocasiones que tuvimos para follar, yo tardaba mucho y creo
que C. no se corrió nunca. Ella siempre decía que prefería lo que hacíamos en el
coche. Entonces si que se corría con facilidad y deprisa. Nos contábamos nuestras
fantasías sexuales, lo que hacia que la cosa se pusiera mucho más caliente.
C. me contó que nunca se corría con su marido, y que siempre terminaba masturbándose
mientras él se iba al cuarto de baño a lavarse. Era triste —pero por lo
menos nos teníamos el uno al otro. Cuando se fue a vivir a Atlanta, lo pasé bastante
mal. Pero no hay nada que dure para siempre. Tuve alguna aventura mas,
pero ninguna como ésta.
Paul D.
Peekskill, NY
SEXO PARA UNO – EL PLACER DEL AUTOEROTISMO
129
Querida Betty Dodson:
Todos hemos leído tu libro en el centro donde trabajo. Consideramos que
va a contribuir de una forma muy importante a que se reduzcan los casos de malos
tratos a niños pequeños. Es muy importante que los hombres y las mujeres
aprendan a quererse a sí mismos y, en consecuencia, a sus parejas y sus hijos.
Durante los últimos cuatro años, la característica más común de padres o madres
que abusaban de sus hijos era una mala imagen de su propia persona.
W.T. E.
Del Mar, CA
Querida Betty:
Después de tus Terapias, quería intentar hacer algunas de las cosas que nos
habías sugerido. El problema que tenía era que no tenía intimidad. Cerraba la
puerta de mi habitación y les decía a mis cuatro hijos que no entraran sin llamar,
pero siempre se olvidaban. Tenía que encontrar una solución, porque sí aprendía
a masturbarme iba a ser mucho más feliz. Al final puse un cerrojo en mi puerta y
un cartel que decía NO MOLESTAR - ESTOY MEDITANDO. Les expliqué a
los niños que quería un poco de tranquilidad, y que no llamaran a la puerta a no
ser que se hubieran hecho una herida. ¡Funcionó!
Ruth V.
Scarsdale, NY
Querida Betty:
¡Llevo masturbándome muchos años y he disfrutado de cada uno de los orgasmos!
Me parece que la masturbación probablemente es la forma más perfecta
de tener sexo. No hay peligro de SIDA ni de ninguna enfermedad venérea. Es
imposible quedarse embarazada o dejar embarazada a una mujer. Y no hay que
preocuparse del humor del otro. Una mujer me contó que podía masturbarse en
cualquier sitio y tener un orgasmo sin que se enterara nadie —en un autobús o
en un avión, por ejemplo. Sólo necesitaba mover los músculos apropiados, los
músculos del amor. (No me acuerdo del nombre científico.)
A mí también me gusta usar un vibrador. Tengo uno con un vaso de goma
al final. Cuando estoy solo y tengo ganas, pongo una cinta erótica en el video y
enchufo el vibrador. Es una sensación maravillosa mientras veo como se quieren
unas personas de lo más atractivas (y a veces se quieren a sí mismos, cosa que
me da mucha más marcha). Puedo estar así durante una hora o más. Entonces,
cuando hay una escena caliente de verdad, ya no puedo dar marcha atrás y tengo
un orgasmo profundo. No siempre lo hago solo. De vez en cuando encuentro a
una amiga que disfruta viendo como me masturbo a la vez que lo hace ella.
Allan L.
Jacksonville, PL
BETTY DODSON
130
Querida Betty:
Te quiero contar lo que me pasó en un concurso que hice con una amiga.
Fue hace quince años, pero lo recuerdo muy bien. Decidimos competir a ver
quién conseguía tener más orgasmos en tres horas, con un vibrador. Ella tuvo
diecisiete, y cada uno de ellos fue un espectáculo maravilloso. Cuando más guapas
están las mujeres es cuando están teniendo un orgasmo. ¿Y yo? Sólo tuve
dos. Intenté llegar hasta tres, pero no pude. ¿Qué quieres que te diga? Sólo que
me enteré de cuál era el sexo débil. Me inclino con modestia ante las mujeres —
y a lo mejor, mientras lo hago, pueda dar una chupadita o dos, y practicar mi
hobby favorito.
Stewart M.
Santa Fe, NM
Betty:
Te mando un giro postal en vez de un cheque porque todavía vivo de mis
padres y controlan mí chequera. No quiero que sepan que leo cosas sobre el pecado
prohibido.
Ya sé que has debido oír historias de todo tipo, pero ahí va una: Una tía mía
tuvo que ser ingresada porque tenía una hemorragia uterina. Antes de que
supiéramos que era un fibroma, mi madre dijo: «¿Ves lo que pasa cuando uno
juega demasiado con su cuerpo?» Yo pregunté: «¿Cómo sabes si jugaba o no?»
Contestó: «No lo sé, ¡pero esto es lo que pasa!» P.D. Sólo tiene cuarenta años y
estamos en los ochenta, asombroso, ¿no?
Se supone que nos tenemos que castrar (no hay que tener relaciones prematrimoniales,
no hay que masturbarse, ni tocar a un tío con el que llevas un año).
¿Pero qué pretenden que hagamos?
Sin embargo, he avanzado mucho. Mi novio y yo nos masturbamos juntos,
y muchos de mis amigos también. Cada vez tengo menos remordimientos.
Como vivo con mis padres te agradecería que mandaras el libro en un envoltorio
normal, ya me entiendes.
Monica P.
Austin, TX

Google+ Followers

Buscar este blog

Seguidores

Entradas populares