sábado, 9 de octubre de 2010

La Lujuria y el Internet


La Lujuria y el Internet

Prologo
Hoy un sábado cualquiera de un mes cualquiera de un año que he intentado recordar decidí iniciar con un tema inestable una historia que cualquiera puede leer, que cualquiera pueda criticar, olvidando los tabúes.
Las mujeres como yo casi nunca se imaginan que es posible pensar tantas cosas y no poder comprenderlas completamente, sin necesidad de ir al psicólogo que los demás piensen que estás loca.
Hay personas que revisan una página web o un blog sólo por su nombre, el cual inspire su curiosidad o motivarlos con una fotografía virtualmente hablando, algo que sea corto y provocativo que motive sus sentidos para finalmente darle clic de manera inmediata.
La lujuria es el primer pecado capital, y el sexto sentido, se puede comparar con el desarrollo de las tecnologías, el internet y las cámaras web.
Conceptos
Se le llama lujuria (del latin luxus: abundancia, exuberancia) viene del latín “luxuria” y se traduce por “exceso” a un deseo sexualdesordenado e incontrolable. Para la Iglesia católica romana es un pecado capital, para el hinduismo es a su vez uno de los cinco males y en general la religión suele considerarlo como un pecado mortal.
A lo largo de la historia, ha existido la perspectiva según la cual todo deseo sexual es lujurioso, independientemente de que éste sea o no incontrolable o esté o no dentro de los límites la obsesión o adicción. Esta perspectiva suele estar asociada a los límites que algunas religiones les imponen a sus practicantes, principalmente a los que cumplen funciones pastorales.
[editar]Dioses de la lujuria
Dioses en todas las culturas desde el principio de los tiempos.
Afrodita
Mitología griega, Diosa del amor, la lujuria, la belleza y la reproducción.

Anuket
Mitología egipcia, Diosa del Nilo, también diosa de la lujuria.

Dioniso
Mitología griega, Dios del vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis.

Eros
Dios primordial de la mitología griega responsable de la atracción sexual, el amor y el coito, venerado también como un dios de la fertilidad.

Freyja
Mitología nórdica, Diosa del amor, la belleza y la fertilidad. La gente la invocaba para obtener felicidad en el amor, asistir en los partos y para tener buenas estaciones.

Huitaca
Mitología muisca, Diosa de origen lunar, se oponia a las enseñanzas de Bochica y a causa de su hermosura, predicaba la desobediencia, las borracheras y los placeres carnales.
Kāmadeva
Dios hindú del amor. Su nombre kāma significa ‘deseo sexual’ (según algunos monjes hindúes: ‘lujuria’, máspeyorativo) y deva: ‘dios’. El conocido libro Kama Sutra (‘aforismos de Kāma’ o ‘máximas sobre el amor’) deVātsyāyana, está inspirado en este dios hindú.

Lilith
Figura legendaria del folclore judío, de origen mesopotámico. Se la considera la primera esposa de Adán, anterior aEva. Abandonó el Edén por propia iniciativa y se instaló junto al Mar Rojo, uniéndose allí con Asmodeo, que sería su amante, y con otros demonios.
Pan
Semidiós de los pastores y rebaños en la mitología griega. Dios de la fertilidad y de la sexualidad masculina desenfrenada.
Tlazoltéotl
Mitología mexica, Diosa de la tierra, el sexo y la inmoralidad

Venus
Mitología romana, Diosa relacionada con el amor, la belleza y la fertilidad.




Lista de los siete pecados capitales
Listado de los siete pecados capitales en el mismo orden que utilizó el papa romano san Gregorio Magno (circa 540-604) en el siglo VI. Más tarde, el poeta Dante Alighieri utilizó el mismo orden en su obra La Divina Comedia (c. 1308-1321).
Siete pecados capitales
lujuria
pereza
gula
ira
envidia
codicia
soberbia

La identificación y definición de los siete pecados capitales a través de su historia ha sido un proceso fluido y, como es común con muchos aspectos de la religión, la idea de lo que cada uno de estos pecados envuelve ha evolucionado con el tiempo. Este proceso ha sido auxiliado por el hecho de que se hace referencia a ellos de una manera incoherente o codificada en la Biblia[cita requerida] y como resultado, se han consultado otros trabajos literarios o eclesiásticos para conseguir definiciones de los pecados capitales.
La teología de «El Purgatorio», la segunda parte del poema La Divina Comedia, casi ha sido la mejor fuente conocida desde el movimiento del Renacimiento (siglos XV y XVI), aunque muchas interpretaciones y versiones posteriores, especialmente denominaciones conservadoras del protestantismo y del movimiento cristiano pentecostal, han mostrado la consecuencia para aquellos que cometan estos pecados como un tormento eterno en el Infierno, en vez de la posible absolución a través de la penitencia en el Purgatorio.
En el año 2008 el Vaticano publicó una actualización del concepto, agregando nuevos «pecados capitales» con una atención especial hacia el llamado pecado social.1 2
Los vicios pueden ser catalogados según las virtudes a que se oponen, o también pueden ser referidos a los pecados capitales que la experiencia cristiana ha distinguido siguiendo a san Juan Casiano y a san Gregorio Magno (Mor. 31, 45). Son llamados capitales porque generan otros pecados, otros vicios. Son la soberbia, la avaricia, la envidia, la ira, la lujuria, la gula, la pereza.
Catecismo de la Iglesia Católica, n.º 1866, artículo 8, «El pecado» (V: La proliferación del pecado).3
Los pecados capitales son enumerados por Santo Tomás de Aquino (I-II:84:4) como siete: vanagloria (orgullo, soberbia), avaricia, glotonería, lujuria, pereza, envidia, ira.Buenaventura de Fidanza (Breviloquium, III, IX) enumera los mismos. El número siete fue dado por san Gregorio Magno (Lib. mor. en Job XXXI, XVII), y se mantuvo por la mayoría de los teólogos de la Edad Media. Escritores anteriores enumeraban ocho pecados capitales: San Cipriano de Cartago (De Mort., IV); Juan Casiano (De instit. cænob., V, coll. 5, «de octo principalibus vitiis»); Columbano de Lexehuil («Instr. de octo vitiis princip.» en Bibl. max. vet. patr., XII, 23); Alcuino de York (De virtut. et vitiis, XXVII y siguientes). El término «capital» no se refiere a la magnitud del pecado sino a que da origen a muchos otros pecados. De acuerdo a santo Tomás de Aquino (II-II:153:4)
Un vicio capital es aquel que tiene un fin excesivamente deseable, de manera tal que en su deseo, un hombre comete muchos pecados, todos los cuales se dice son originados en aquel vicio como su fuente principal. […] Los pecados o vicios capitales son aquellos a los que la naturaleza humana caída está principalmente inclinada.
Tomás de Aquino4
Pecados capitales
Lujuria
Artículo principal: Lujuria
Detalle de la lujuria, en el cuadro El jardín de las delicias, de Hieronymus Bosch. En esta tabla aparecen todo tipo de placeres carnales, que Bosch consideraba pecaminosos.
La lujuria (en latín, luxuria) es usualmente considerada como el pecado producido por los pensamientos excesivos de naturaleza sexual. Según otro autor[cita requerida] la lujuria son los pensamientos posesivos sobre otra persona. Debido a su intrínseca relación con la naturaleza sexual, la lujuria en su máximo grado puede llevar a compulsiones sexuales o sociológicas y/o transgresiones, incluyendo la adicción al sexo, el adulterio y la violación.
El concepto que Dante tenía de la lujuria era el «amor hacia otras persona, lo que pondría a Dios en segundo lugar.

Parafilia
(Redirigido desde Perversión sexual)
Para otros usos de este término, véase parafilético.
Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet fidedignas.
Puedes añadirlas así o avisar al autor principal del artículo en su página de discusión pegando: {{subst:Aviso referencias|Parafilia}} ~~~~
Una parafilia (del griego παρά, pará: ‘al margen de’, y φιλία, filía: ‘amor’) es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en lacópula, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña. Suelen, aunque no necesariamente, suceder principalmente porque la persona que las practica ya ha tenido una cantidad muy elevada de placer sexual, que llega un momento en que lo poco no la satisface y quiere más y más de aquella actividad para sentir el orgasmo o excitarse. (Ver adicción)
Las consideraciones acerca del comportamiento considerado parafílico dependen de las convenciones sociales imperantes en un momento y lugar determinados. Ciertas prácticas sexuales, como el sexo oral o la masturbación, fueron consideradas parafilias hasta mediados del siglo XX, aunque hoy en día se consideran prácticas no parafílicas (siempre que la actividad del sujeto no se limite únicamente a ellas). Por ello resulta imposible elaborar un catálogo definitivo de las parafilias.
Las definiciones más usuales recogen comportamientos como el sadismo, el masoquismo, el exhibicionismo, el voyeurismo, la zoofilia, la coprofilia, la necrofilia, el fetichismo y elfrotismo.
Contenido
[ocultar]
1 Parafilia vs. Erotismo
2 Origen de las parafilias
3 Algunas parafilias
4 Referencias
5 Véase también

Parafilia vs. Erotismo
Cabe destacar que la práctica de algunas conductas sexuales inofensivas aunque poco comunes no implica una parafilia per se.1 Por ejemplo cuando;
a) Estas prácticas sexuales no sean la única forma con la cual la persona alcanza goce sexual y puede obtener un orgasmo, sino que sean sólo una forma de sexo casual, voluntaria y no indispensable para la práctica sexual; por ejemplo, una pareja que practica el sadomasoquismo ó la asfixiofilia con cierta regularidad, pero pueden sostener relaciones sexuales normales si así lo desean. En estos casos el fetiche se convierte únicamente en una práctica erótica que "condimenta" la relación, pero no en la relación per se.
b) Si estas prácticas sexuales no causan daño físico, psicológico, económico, etc., a la persona que la practica ó a las personas que están involucradas en la práctica. Se torna patológica cuando afecta nocivamente de forma objetiva la vida de la persona practicante, de quienes lo rodean ó de la sociedad en general. Ejemplo: un sádico sexual es inofensivo en el tanto sus parejas, adultas voluntarias, participen consentidamente el acto sexual con las medidas de seguridad adecuadas. Se torna peligroso y parafílico cuando el sádico está descontrolado y se aboca a violar y torturar víctimas indefensas.
c) Cuando los involucrados son personas conscientes y voluntarias que participan del acto de forma consensuada. Esto, naturalmente, es imposible en algunas parafilias claramente transgresoras donde el objeto de placer del parafílico no está en condiciones nunca de dar su aprobación y la relación sexual siempre le causa daño; ejemplo, la pedofilia, la zoofilia, elfroterismo y la somnofilia.
En síntesis no toda práctica erótica poco tradicional es una parafilia. Se torna como tal cuando deja de ser saludable y controlable por el individuo ó cuando es evidentemente destructiva e ilegal. Aquel que "guste de esposar a su pareja a la cama de vez en cuando" no es parafílico como si lo sería aquel "incapaz de tener relaciones si la persona no está esposada a la cama".2
[editar]Origen de las parafilias
Diferentes teorías se han postulado respecto a las posibles causas de la parafilia, especialmente porque se han registrado todo tipo de parafilias, algunas hasta por objetos y circunstancias claramente no sexuales.
El sexólogo Magnus Hirschfeld considera que la atracción sexual siempre se desarrolla con base a diferentes estímulos individuales del medio. En este sentido todo ser humano tiene "parafilias" ó "fetiches" normales y saludables como sería un hombre que siente preferencia hacia las rubias por sobre las pelirrojas ó hacia las delgadas por sobre las gordas, y viceversa. Estos patrones sexuales pueden incluir no sólo aspectos físicos sino objetos -ropa, lencería, uniformes, etc.- para Hirschfeld el fetiche se torna patológico cuando se sobrevalora uno de estos objetos individuales -como, por ejemplo, los zapatos.3
El psicoanalista Donald Winnicott consideraba el origen de los fetiches y parafilias en el objeto transicional. La tenencia de un objeto transicional es normal y sana en casi todos los seres humanos durante su niñez, pero en algunos casos se torna sexual. En todo caso la teoría del psicoanálisis considera que cualquier trauma infantil puede producir un impacto en elinconsciente que posteriormente se traduciría en una práctica neurótica ó perversa; es la proyección de la libido.4
Para algunos conductistas las parafilias y fetichismos son producto del condicionamiento clásico, cuando una persona está expuesta a una práctica sexual específica asociándola a un objeto, sujeto ó circunstancia de forma tal que la gratificación sexual se asocia a este condicionamiento. Es decir, de forma similar a como Pavlov logra que un perro asocie el sonido de una campana con alimento y esto hace que el perro salive, un fetichista es alguien que está condicionado para creer que un látigo en la espalda produce placer sexual.
La teoría de que las parafilias surgen por abusos sexuales no está del todo probada y se considera coloquial. La idea de que todos los pedófilos fueron abusados cuando niños no está del todo comprobada, aunque se han encontrado correlaciones entre personas que sufrieron abuso sexual y luego repitieron este abuso en otros, aún así ni todos los abusadores fueron abusados ni todos los abusados se vuelven abusadores. No obstante, en efecto, el psicoanálisis postula que los traumas infantiles pueden generar conductas patológicas posteriores, como la compulsión de repetición que podría explicar algunas parafilias. Algunos psicoanalistas incluso postularon teorías respecto a la correlación entre estímulos sexuales tanto placenteros como traumáticos en determinadas etapas del desarrollo psicosexual con ciertas parafilias, por ejemplo, el sadomasoquismo estaría en relación con la fase anal, ya que el sadomasoquismo encuentra placer en el control y la fase anal es aquella donde el niño obtiene goce erótico al lograr controlar su cuerpo, y así sucesivamente.5
Algunas parafilias
Parafilias
Nombre Grupo Descripción
Abasiofilia
Preferencia por personas Excitación sexual por personas discapacitadas.
Acrofilia
Preferencia por personas Excitación por parejas sexuales muy altas.
Acrotomofilia
Preferencia por personas Excitación por parejas sexuales con miembros amputados.
Agrexofilia
Exhibicionismo Excitación producida por el hecho de que la actividad sexual sea oída por otras personas.
Algofilia
Masoquismo Excitación producida por el dolor. Se diferencia del masoquismo por la ausencia del componente erótico.
Agorafilia
Exhibicionismo Atracción por la actividad sexual en lugares públicos.
Ailurofilia
Preferencia por animales Atracción por los gatos.

Aloerastia
Voyeurismo
Excitación de la pareja mediante la desnudez de un tercero.
Alopelia
Voyeurismo
Excitación al ver a otros teniendo una relación sexual.
Alorgasmia
Fantasías Excitación proveniente de fantasear durante el acto sexual con otra persona que no sea la pareja.
Altocalcifilia
Fetichismo Atracción por los zapatos de tacones altos.

Amokoscisia
Sadismo Excitación por el deseo de castigar a la pareja sexual.
Amomaxia
Exhibicionismo Excitación sólo al realizar una relación sexual dentro de un automóvil estacionado.
Androginofilia
Preferencia por personas Atracción sexual por personas andróginas.
Androidismo
Fetichismo Atracción por muñecos o robots con aspecto humano.
Andromimetofilia
Preferencia por personas Atracción sólo por las mujeres vestidas de hombres. Una mujer representa y se comporta sexualmente como hombre y el hombre adopta el rol de la mujer. En la penetración anal, el sujeto pasivo será el hombre y el activo, la mujer (andromimetofilia y ginemimetofilia)

Anisonogamia
Preferencia por personas Atracción por una pareja sexual mucho más joven o mucho mayor.
Astenolagnia
Sadismo Atracción por la humildad, la humillación o la debilidad sexual ajena.
Asfixiofilia (estrangulación erótica)
Sadismo Atracción por estrangular, asfixiar o ahogar a la pareja durante el acto sexual, con su consentimiento y sin llegar a matarla.
Audiolagnia
Excitaciones lingüísticas El estímulo principal proviene de la audición.
Autagonistofilia
Exhibicionismo Atracción por ser visto por otras personas durante el acto sexual.
Autoginefilia
Transexualismo Excitación de los hombres con el pensamiento o la imagen de sí mismos siendo mujeres.6

Autopederastia
Masturbación Aquellos hombres que encuentran placer insertando su pene en su propio ano.
Basoexia
Excitaciones Excitación sólo producida por los besos.
Belonefilia
Sadismo Excitación producida por el uso de agujas.
Bestialismo
Bestialismo Acto sexual que involucra animales.
Blastolagnia
Preferencia por personas Atracción por mujeres muy jóvenes.
Bukkake
Prácticas sexuales Excitación sexual sólo al recibir eyaculaciones encima, generalmente en la cara.
Candalagnia o candaulismo
Voyeurismo
Excitación sexual al ver a la pareja copulando con otra persona..
Capnolagnia
Fetichismo
Excitación por la gente fumadora.
Catafilia
Sadismo La excitación sexual se produce sólo cuando el hombre se somete a su pareja.
Clastomanía
Excitación al romperle a la pareja la ropa que lleve puesta.
Clismafilia
Prácticas sexuales Placer sexual obtenido al inyectar líquido en la cavidad anal; esta práctica incluye el uso de enemas.
Coprofília
Excitación sexual producida por heces.
Cratolagnia
Excitación provocada por la fuerza de la pareja.
Crurofilia
Partes del cuerpo Atracción sexual por las piernas.
Dacrifilia
Excitación Excitación por las lágrimas o el llanto.
Dogging
Exhibicionismo Excitación sexual al ser observado practicando sexo en un lugar público, o bien mirar a otros mientras lo hacen. Suele hacerse en coches y aparcamientos.
Electrofilia (electrocutofilia)
Sadismo La excitación sólo se produce al usar choques eléctricos.
Fetichismo
Fetichismo Intensas fantasías y deseos a partir del uso de objetos o partes del cuerpo que son el centro de su atención.
Formicofilia
Bestialismo Excitación sexual al reptar hormigas (también otros insectos —caracoles, gusanos— o animales pequeños) sobre los genitales.7

Fratrilagnia
Preferencia por personas Atracción por las relaciones sexuales incestuosas (fratri: ‘hermano’).
Frotismo (froteurismo)
Fetichismo Excitación sexual sólo al refregar los genitales contra personas desconocidas.
Fúrtling
Fetichismo Excitación al introducir el pene a través de un agujero cortado en la zona genital de una foto o dibujo. Existe también, en su versión femenina, lo que se conoce como fúrtling regresivo o inverso y consiste en incorporar un pene artificial a la foto o dibujo para que pueda ser introducida.
Gerontofilia
Preferencia por personas Atracción por personas de mucha mayor edad que uno mismo.
Gimnofilia o nudomanía
Excitaciones visuales Excitación por la desnudez.
Graofilia
Preferencia por personas Atracción sexual de una persona joven por mujeres maduras.
Grafolagnia, iconolagnia o pictofilia
Excitaciones visuales Excitación sólo ante fotos o cuadros eróticos.
Hifefilia
Fetichismo Excitación por la posesión de algún objeto ajeno, ropa, cabellos, piel, etc.
Hipnofilia
Voyeurismo
Excitación al contemplar personas dormidas.
Hipoxifília
Preferencias Consiste en impedir la respiración de la pareja o la propia, ya sea mediante la obstrucción de las vías respiratorias cubriendo la cabeza con elementos plásticos o de látex o recurriendo a la semiestrangulación.
Hirsutofilia
Partes del cuerpo Atracción por el vello.
Homofilia
Preferencia por personas Atracción hacia personas del mismo sexo.
Ipsofilia
Preferencia por personas Excitación sólo por uno mismo. No es lo mismo que masturbación, donde el objeto sexual puede ser una persona presente, una fotografía o una fantasía.
Lactafilia
Partes del cuerpo Excitación por los pechos en periodo de amamantamiento.8

Lygofilia
Preferencias Atracción por lugares oscuros o lúgubres.
Macrofilia
Preferencias Placer con hombres o mujeres grandes.
Microfilia
Preferencias Placer con hombres o mujeres pequeños/as.
Masoquismo (duololagnia)
Masoquismo Placer ligado a la propia humillación o sufrimiento físico (cachetadas, latigazos, pellizcos) o moral (humillación). Se diferencia de la algomanía por la presencia del componente erótico.
Menstruofilia o menofilia
Atracción sexual por mujeres menstruantes.
Misofilia
Fetichismo Atracción sexual por la ropa sucia.
Nafefilia
Excitación por tocar o ser tocado.
Necrofilia
Fetichismo Atracción sexual por los cadáveres.
Oculofilia
Partes del cuerpo Atracción sexual por los ojos.
Pedofilia
Preferencia por personas Atracción hacia personas menores de edad.
Podofilia o podolatria
Fetichismo Excitación por pies humanos. Es uno de los fetichismos más comunes en los varones. La excitación se produce al acariciar, besar, chupar, lamer, oler, tocar o ver los pies de otra persona.
Pubefilia o ginelofilia
Partes del cuerpo Excitación producida al contemplar vello púbico.
Retifismo
Fetichismo Fetiche por los zapatos.
Sadismo
Sadismo Experimentar placer erótico al provocar dolor físico o humillación en la pareja. Se diferencia de la algolagnia por la presencia del componente erótico.
Somnofilia
Prácticas sexuales Tener relaciones sexuales con una persona desconocida mientras aquella duerme.
Tricofilia
Partes del cuerpo Excitación por el cabello humano. Deriva en varias parafilias según color, cantidad, largo del cabello, estilo, peinados determinados... Masturbación utilizando el cabello de otra persona. Excitación por ver el acicalamiento del cabello (peinado, corte, etc.)
Urofilia (urolagnia, ondinismo)
Excitación exclusivamente con el uso de la orina durante la práctica sexual (lluvia dorada).
Fisting
Prácticas sexuales Práctica sexual consistente en la introducción parcial o total de la mano en el ano o la vagina de la pareja.
Vampirismo
Masoquismo Excitación sexual proveniente de la extracción de sangre.
Zoofilia
Bestialismo Atracción sexual hacia animales.

Amor libre
El término amor libre, también conocido como unión libre o unión de hecho, surge a finales del siglo XIX y forma parte de la ideología del anarquismo, aunque también tuvo defensores anteriores y posteriores que no se identificaron con esa ideología. Según la concepción anarquista, todo acuerdo libre entre personas adultas es un compromiso legítimo que debe ser respetado por quienes lo suscriben así como por terceros, por lo tanto las relaciones sentimentales o sexuales no necesitan ningún permiso o autorización expresa del Estado, ni ningún compromiso religioso.
La libertad del amor libre se fundamenta en la soberanía individual y la asociación voluntaria, por lo que además de la unión libre incluye:
La elección libre de pareja.
El ejercicio del placer sexual.
La camaradería afectiva.
Respeto y sinceridad entre ambas partes.
Los sexos se atraen mutuamente, se buscan naturalmente, normalmente: este es el hecho original, primordial, la base fundamental de las relaciones entre las dos mitades del género humano. Por otro lado, es una locura querer reducir el amor a una ecuación o limitarlo a una forma única de expresión. Aquellos que lo intentaron se dieron cuenta bien pronto de que habían equivocado el camino. La experiencia amorosa no conoce fronteras. Varía de individuo a individuo.
Émile Armand; La vida sensual, la camaradería amorosa
En la actualidad se encuentra promovido, pero no exclusivamente, en sectores libertarios e, históricamente, también se puede encontrar en concepciones liberales, feministas ysocialistas, entre otras. En los años 1950 y años 1960 se asoció con la contracultura, y, en particular, en los años 1950 y años 1960, con la Generación Beat y con el movimientohippie.
Contenido
[ocultar]
1 Amor libre y Estado
2 Confusiones y prejuicios
3 Amor libre, promiscuidad y celibato
4 Política
5 Beatniks, hippies, feministas y LGBT
6 Referencias
7 Véase también
8 Enlaces externos

[editar]Amor libre y Estado
Esta concepción choca totalmente con la estructura del Derecho civil convencional, es decir con el matrimonio de orden público, porque se considera que éste no es otra cosa que uncontrato que se realiza para establecer derechos y obligaciones por parte de un tercero; pero el amor libre rechaza esta figura jurídica ya que considera que el amor es un compromisomutuo o un contrato voluntario entre las partes en que son estas las que exclusivamente establecen sus propios derechos y obligaciones, sin injerencia de la Iglesia y sin regulación delEstado.1 Frente al derecho estatal o público el amor libre antepone el derecho conmutativo y privado, es decir determinado particular y libremente entre las partes.2
Ciertas desilusiones y ciertos disgustos serían ahorrados si algunos hechos de la vida, en vez de ser considerados definitivos, aparecieran como temporales, modificables, revisables: esencialmente variables. Esto que se acepta ya desde el punto de vista científico, intelectual, desde todos los puntos de vista, no sabemos por qué no se puede aceptar desde el punto de vista sentimental, afectivo o sexual.
Émile Armand
[editar]Confusiones y prejuicios
El amor libre ha llegado a confundirse muchas veces con la ausencia de cualquier responsabilidad o compromiso en el amor y en las relaciones sexuales. Lo que se enfatiza en las diferentes concepciones de amor libre es que las relaciones amorosas o sexuales deben ser libres y por tanto responsables, es decir tomadas en un estado de conciencia.3
En unos casos designa una forma de convivencia voluntaria basada en la sinceridad y el respeto mutuos, ya se trate de una relación a corto o a largo plazo.
El encuentro sexual ocasional, siempre que sea consensuado y responsable también encaja dentro de esta visión.
Consideremos una visión anarquista sobre el tema:
Contra el matrimonio por compulsión hemos levantado la bandera de la unión libre. Estamos convencidos de que al abolir el matrimonio religioso, civil y jurídico, restauramos la vida, la realidad y la moralidad del matrimonio natural basado exclusivamente sobre el respeto humano y la libertad de dos personas: un hombre y una mujer que se aman. Estamos convencidos de que al reconocer la libertad de ambos cónyuges a separarse cuando lo deseen, sin necesidad de pedir el permiso de nadie para ello - y al negar de la misma forma la necesidad de cualquier permiso para unirse en matrimonio, y rechazar en general la interferencia de cualquier autoridad en esta unión - los unimos más el uno al otro. Y estamos convencidos también, de que cuando ya no exista entre nosotros el poder coercitivo del Estado para forzar a los individuos, asociaciones, comunas, provincias y regiones a convivir en contra de su voluntad, habrá entre todos una unión mucho más estrecha, una unidad más viva, real y poderosa que la impuesta por el aplastante poder estatal.
Mijaíl Bakunin; La mujer, el matrimonio y la familia
[editar]Amor libre, promiscuidad y celibato
Por otro lado el amor libre ha sido identificado erróneamente con la promiscuidad. Este prejuicio ha existido desde el siglo XIX cuando era defendido por liberales, anarquistas y marxistas y gente dentro de la bohemia o círculos artísticos de vanguardia. Hace algunas décadas este prejuicio se renovó asociado con la consigna del movimiento hippie del "amor libre" que solía juntar confusamente en un mismo grupo la promiscuidad de la moda juvenil con los encuentros sexuales libres responsables, eso sumado a los comportamientos que se les han atribuido a los hippies en el imaginario o estereotipo popular.
Cuando los (anarquistas) reivindican la libertad sexual, ¿qué quieren decir? ¿Es la “libertad de la violación” o de la depravación que reclaman? ¿Aspiran al exterminio del sentimiento en materia amorosa, a la desaparición de la ternura o del afecto? ¿Glorifican, acaso, la promiscuidad inconsciente o la satisfacción bestialmente sexual? No, cuando reclaman libertad sexual quieren sencillamente que todo individuo pueda disponer a su antojo y durante todas las circunstancias de su vida sexual -según el temperamento, sentimiento o razón propias-. Atención: su vida sexual, que no implica la de los otros. No reclaman, tampoco, una libertad sexual ajena a la educación sexual. Creen por el contrario que, gradualmente, en el período que precede a la pubertad, el ser humano no debe ignorar nada de lo que concierne a la vida sexual -en otras palabras: la atracción ineluctable de los sexos-, sea considerada desde el punto de vista sentimental, emocional o fisiológico.
Émile Armand
Por otro lado el amor libre tampoco niega la opción personal de comportamientos que pudieran ser vistos por otros como de promiscuidad siempre que la persona que entre en ese comportamiento tenga sus contactos con otras personas dentro de marcos del respeto a la libre elección de los otros. En resumen, los partidarios del amor libre incluyen la promiscuidad como posibilidad legítima y hasta ven con respeto la libre decisión hacia el celibato o conductas austeras.
[editar]Política
Véanse también: Anarquismo feminista y Feminismo individualista
Las concepciones revolucionarias enmarcaban al amor libre como algo necesario dentro del cambio social de diversas formas. Las posiciones de amor libre han sido especialmente defendidas dentro del anarquismo y en algún grado en el liberalismo y el socialismo por mujeres feministas aunque también por muchos varones. Esto no debe dejar de tomar en cuenta como personas más conservadoras dentro de estos movimientos tenían los prejuicios de que el amor libre implicaba promiscuidad o distracción de las actividades organizativas por dejarse llevar por los instintos así como por el riesgo de olvidar que la lucha primordial era política.
Dentro del anarquismo se puede destacar los ensayos y la acción de mujeres anarquistas como Emma Goldman3 o Voltairine de Cleyre. Dentro del marxismo están los escritos deAlexandra Kollontai quien fuera una importante dirigente dentro del Partido Bolchevique cuando asumió el poder del estado en la naciente Unión Soviética.4
[editar]Beatniks, hippies, feministas y LGBT
Esta concepción de las relaciones amorosas tuvo cierta influencia sobre la generación beat, en los años 1950, y sobre el movimiento hippie y subculturas.5 Es así como, en algunos círculos, el concepto de amor libre se ha llegado a asociar principalmente a los hippies aunque éste haya existido desde hace mucho tiempo antes. Igualmente fue desarrollado por el feminismo de fines del siglo XIX y principios del siglo XX y retomado por el movimiento feminista en la década de los sesenta. También esto ocurrió en sectores de los movimientos a favor de los derechos de los gays, lesbianas, transgéneros y bisexuales.
En el siglo XIX fueron influyentes en las visiones sobre el amor libre, los escritos de personas gay como el socialista Edward Carpenter así como los del anarquista escocés John Henry Mackay los cuales defendían especialmente las relaciones amorosas y sexuales entre parejas del mismo sexo. En forma más reciente está la defensa del amor libre y de las relaciones entre personas del mismo sexo por parte de Allen Ginsberg, icono de la Generación Beat y del movimiento hippie y así también simpatizante del anarquismo y de la New Left de losaños 1960 y figura importante dentro de la defensa de los derechos LGBT en el siglo XX en EEUU.






Amor Libre: ¿Una locura que escapa a las costumbres o parte de la naturaleza humana?
“Juntarse”, “vivir en concubinato” o
cualquier otro nombre que se le otorgue a las “nuevas” formas de
convivencia, no son nada nuevas. Hubo, hay y habrá uniones de estas
características a pesar de las costumbres impuestas, sólo que hoy se
practican más abiertamente.
¿Amor libre? ¿Acaso el amor puede ser
otra cosa más que libre? Cuando existe amor, la cabaña más pobre se
llena de calor, de vida y de alegría; el amor tiene el poder mágico de
convertir a un pordiosero en un rey.
Emma Goldman - De Anarchism and Other Essays (1917)

Posesión y entrega no van de la mano... Una cuestión conceptual
Para abordar la temática resulta imprescindible aclarar algunos conceptos que serán de gran utilidad. De esa manera se intentará una definición simple del término AMOR: "apego sentimental o gusto pronunciado a una persona o cosa".
Partiendo de esta escueta base se puede afirmar que este sentimiento puede ser hacia los demás pero también hacia uno mismo. Este último caso está representado por el instinto de conservación, felicidad y bienestar personal; el "amor propio" es el "a sí mismo" pero desde un punto de vista moral, es decir, es el respeto a uno mismo. Este sentir no es un defecto, sino una gran cualidad que vuelve activo y de trato agradable al individuo, tanto en lo particular como lo social.
Es importante no confundirlo con egoísmo que no es una virtud sino un vicio de satisfacciones personales sin considerar las consecuencias hacia el prójimo.
Por otra parte, el gusto pronunciado por una cosa está caracterizado por el deseo de la posesión, que no llega a ser un mal mientras no tome proporciones extremas como el deseo irrefrenable de apropiación o acaparamiento.
Ahora bien, cuando existe amor hacia otra persona en la que -además- hay atracción sexual, dicho sentimiento estará muy ligado a un frenesí de apropiación de esa/s persona/s; y esto antítesis de la libertad que este medio pregona. Puede así encontrarse algunos puntos en común con el deseo de posesión de objetos.
Cuando esa pasión se modera, comienzan a intervenir sentimientos más durables y dulces: el cariño compartido, la estima mutua, la comunidad de costumbres y aspiraciones.
¿Hasta que la muerte los separe?
¿Qué pasaría si una pareja -dominada por una fuerte pasión durante un período de sus vidas- decide unirse en “sagrado matrimonio”, pero los años de convivencia, las distintas situaciones a enfrentar, la propia condición humana -entre muchos otros aspectos- se interponen entre ellos agotando las fuerzas de ese espíritu amoroso?
En el contexto actual, la injusta unión religiosa, cada vez menos los oprime a vivir HASTA QUE LA MUERTE LOS SEPARE, haciendo casi imposible sostener esa carga a no ser de vivir en absoluta infelicidad.
Por ello es necesario ser conscientes de que los sentimientos humanos están signados -mayoritariamente- por la inconstancia y que la opresión no ha podido impedir nada y ha generado vicios. Lamentablemente, el amor intenso hacia una persona se vive -en cierta medida- como el temor de la posible pérdida de posesión generando malestar en el/la otr@.
La experiencia muestra hasta el cansancio que la fidelidad es poco posible ya sea materialmente o -como diría la iglesia católica- de pensamiento, palabra, obra u omisión, que la monogamia es para muchos una ilusión y que los impulsos del deseo humano muchas veces están en conflicto con las leyes de la costumbre. Además hay que reconocer que, más allá de los condicionamientos culturales de esta sociedad, la pluralidad de afectos es un hecho no contemplado por las religiones como tampoco la consideración de sentimientos entre personas de un mismo género.
Libertad en el amor
Aquí, unas palabras del escritor libertario Luiggi Fabbri que simplificarán el abordaje a la temática: “La cuestión en realidad tiene mucho menos importancia de la que se le ha dado en ciertos momentos; pero si su importancia ha sido exagerada, ello depende de los prejuicios que tienden a a complicar una cuestión por sí misma muy simple. (...)
¿Pluralidad de amores? ¿Amor único? Será lo que será...
Quien tenga el deseo de un/a compañer@ toda para sí y sienta no poder amar más que a esa persona, buscará una que tenga esta misma necesidad y este mismo deseo. Aquell@s a quienes guste más volar de flor en flor harán su gusto, siempre que encuentren flores bastantes y deseosas de dejarse librar por bocas diversas.
Si la mujer tiene el valor de pasar sobre todas las convenciones sociales, si no tiene miedo de luchar contra las probabilidades del porvenir, si el amor es fuerte y es fuerte a la vez el deseo de hacer una afrenta a las leyes; y bien, tome el brazo a su enamorad@ y váyase a dormir con él/ella, riéndose de todo y de todos. ¡Tal vez las consecuencias no sean tan tristes como algunos se imaginan!”
Así se puede afirmar que cualquiera sea la relación de amor entre personas, ésta debe ser libre. Admitir el principio de la libertad del amor es reivindicar intensamente para los demás, como para sí mismo, el derecho de amar a quien fuere, de la manera que fuere, sin otra obligación que la de tomar bajo propia responsabilidad el daño que esta conducta provoque en la existencia del prójimo.
Aquello que la libre voluntad ha formado, también puede deshacer. Es decir, una relación de dos personas es creada por el consentimiento de ambas partes y puede ser finalizada cuando al menos una de ellas decide hacerlo. Esta idea es extensible para relaciones de más individuos.
Por ello se recomienda dejar a la naturaleza humana guiarse de sus propios instintos, sin reglamentaciones absurdas y forzosas que luego se transgreden bajo un manto de discreción.
Pero no todo es tan simple como parece. Otro ácrata, Errico Malatesta, advierte de situaciones comunes que aumentan la complejidad de esta cuestión: “Queremos la libertad; queremos que los hombres y las mujeres puedan amarse y unirse libremente sin otro motivo que el amor, sin ninguna violencia legal, económica o física.
Pero la libertad, aún siendo la única solución que podemos y debemos ofrecer, no resuelve radicalmente el problema, dado que el amor, para ser satisfecho, tiene necesidad de dos libertades que concuerden y que a menudo no concuerdan de modo alguno; pues la libertad de hacer lo que se quiere es una frase desprovista de sentido cuando no se sabe querer algo.
Es muy fácil decir: cuando un hombre y una mujer se aman, se unen, y cuando dejan de amarse, se separan. Pero sería necesario, para que este principio se convirtiese en regla general y segura de felicidad, que se amaran y cesaran de amarse al mismo tiempo. Pero ¿y si uno ama y no es amado? ¿y si mientras uno ama, el otro ya no lo hace y trata de satisfacer a una nueva pasión? ¿Y si uno ama al mismo tiempo a varias personas que no pueden adaptarse a esa promiscuidad?”
Los vicios de las relaciones forzadas
Como ya se ha explicado, muchas veces las relaciones forzadas por las “pócimas mágicas” de las creencias (entiéndase por casamiento religioso) suelen terminar en caminos inesperados. Entre ellos, el adulterio: éste es “completamente opuesto al buen matrimonio, llega de manera natural, sin siquiera haber sido invitado. De pronto te sientes transformad@, despertad@ de ese cementerio de pasión -ya muert@- que ha sido tu relación, para sentir de nuevo esa excitación. No deberías estar sintiendo nada de esto... ¡maldita sea! e incluso es la primera vez que has sido exaltad@ por una felicidad pura y no forzada....
¿Crees que puedes proteger a las nuevas generaciones de la trágica tensión que existe entre la complejidad del deseo y la simplicidad de las prohibiciones sociales sólo por respetar tus propias órdenes? Si sofocas tus aspiraciones de felicidad, terminarás sofocando a tus hijos como a ti mism@.
Tus niños se beneficiarán si crecen en un mundo donde la gente se atreva a ser honesta con lo que quiere sin medir las consecuencias. ¿Preferirías que aprendan a aplastar sus propios deseos y reducirlos a chatos recuerdos de vergüenza y remordimiento, como lo haces tú?”. Así lo expresa el colectivo CrimethInc.
La familia
“Ahora bien: se puede analizar la abolición radical de la familia; la abolición de la pareja sexual más o menos estable, reduciendo el amor al sólo acto físico o, mejor dicho, transformándolo, con el añadido de una unión sexual, en un sentimiento semejante a la amistad, un sentimiento que conozca la multiplicación, la variedad, la simultaneidad de afectos.
¿Y los hijos...? Hijos de todos....
¿Puede ser abolida la familia?¿Es de desear que lo sea? Notemos ante todo que, a pesar del régimen de opresión y mentira que ha prevalecido y prevalece aún en la familia, ésta ha sido y continúa siendo el mayor factor de desarrollo humano, porque es allí donde una persona normalmente se sacrifica por otra, donde realiza el bien por el bien, sin desear otra compensación que el amor de su pareja y de sus hijos” afirma Malatesta.
La dependencia económica en la mujer
Un obstáculo muy grande para las damas de realizar su propia felicidad, está vinculado al mantenimiento material de sí misma y de sus hijos. Es imprescindible que la emancipación económica de la mujer esté en las mismas condiciones que la del hombre y que ella no tenga, en general, que supeditarse a los caprichos de él.
Cuando se ha llegado a este extremo, el hombre -dicen los moralistas al uso- puede permitirse el recurso de obtener mujer por dinero, en otra casa cualquiera, sin que la dignidad de la mujer propia sufra más deterioros que los materiales; pero para ella es diferente, pues está sometida a la voluntad del hombre porque él la mantiene, y por tanto tiene omnímodo derecho a negarle el disfrute de la vida.
Por dónde comenzar?
Es necesario partir de la base de ser enemigo de la realidad existente, es decir, de nuestra concepción de lo real, para reconstruir la cosmovisión de una manera más humana. Para ello es necesario generar instintos de rebeldía e independencia, de amor a la libertad y libertad para amar a quien sea y a decidir una actuación conjunta (en caso de correspondencia) sin tener que dar explicaciones a nadie reduciendo así la infelicidad de los mismos ante una vida forzada y también descomprimiendo la situación disgustante de aquellos que viven alrededor de la pareja -entre ellos- los hijos.
Bibliografía
- Extractos de Jean Marestan compilados en el “Glosario no monogámico básico”
- Artículo del suplemento La Protesta de 1922 en Bs.As. bajo el título “Amor Libre” por Evelio Boal
- Introducción a la compilación del libro “El amor libre: eros y anarquía” de Osvaldo Baigorria en Argentina (2006).
- Artículo publicado en La Cuestione Sociale entre 1895 y 1898 en Bs.As.
- Artículo “El amor libre en la sociedad actual” publicado en el periódico La Protesta del 22 de diciembre de 1924 en Bs.As. con autoría de Luiggi Fabbri.
- Fragmentos de Errico Malatesta publicados en la revista Ekintza Zuzene en Bilbao (España) en 2004.
- “Carta a Pablo”: postal que enviara Mijail Bakunin a su hermano en marzo de 1845 desde París.
Autor:
Osvaldo Luciani
Ensayos
ESTUDIO DE CIENTIFICOS ESTADOUNIDENSES
Descubren que el "sexto sentido" existe y que está ubicado en el cerebro






Actuaría como un sistema de alarma que indicaría cuando algo no anda bien.





________________________________________
LA REPUBLICA. ESPECIAL PARA CLARIN
El sexto sentido existe y se encuentra ubicado en la corteza cingulada anterior del cerebro, en una región entre los dos hemisferios.

El descubrimiento, que apareció publicado en la revista norteamericana "Science", fue hecho por científicos de la Washington University de St. Louis. "En esta zona del cerebro" —explica Joshua Brown— "se encuentra localizado un sistema de alarma que advierte cuando alguna cosa no anda bien o cuando alguna de nuestras acciones puede comprometer nuestra incolumidad. Se trata de un circuito que da informaciones para ajustar el rumbo de nuestro comportamientos y hacer que nos pongamos a resguardo de los peligros".

El hallazgo puede significar una vuelta de página en ámbitos psiquiátricos ya que podría explicar el origen neurológico de conductas anómalas comunes en los pacientes esquizofrénicos o con fuertes disturbios obsesivo compulsivos.

La corteza cingulada, en efecto, es una vieja conocida de los neurólogos ya que en algunas enfermedades como la esquizofrenia y en los disturbios obsesivo compulsivos puede ser diferente a la de personas sanas.

En el pasado, la corteza cingulada fue identificada como el lugar de la toma de decisiones dentro del cerebro, o como el circuito que ayuda a realizar elecciones cruciales, y siempre fue muy ponderada porque esta corteza se encuentra en el cruce entre regiones.

En este estudio los investigadores demostraron que la corteza cingulada anterior hace mucho más al advertir a nivel inconsciente que alguna cosa no va bien, que una acción nuestra puede tener efectos nefastoso que el ambiente en el que nos encontramos es, de manera imperceptible, distinto del acostumbrado y puede registrarse una sorpresa.

Para demostrarlo, los especialistas convocaron a jóvenes sanos. De frente a una computadora, los individuos debían observar una bolita blanca o azul convertirse en flecha en un abrir y cerrar de ojos. La flecha podía moverse en la pantalla en dos direcciones opuestas. La tarea de los jóvenes consistía en mantenerse alerta y apretar un botón según la dirección que seguía la flecha.

Para complicar las cosas, cada tanto hacía su aparición una segunda flecha y en estos casos los jóvenes tenían la tarea de indicar la dirección seguida por la primera flecha presionando el botón en la forma inversa a la habitual, con el riesgo de cometer errores. Claro que esta complicación no tenía como objetivo darles dolor de cabeza a los jóvenes sino crear más bien una situación de conflicto.

Durante todo el juego persistía el truco desconocido para los jóvenes, según el cual cuando la bolita inicial era azul la mayor probabilidad era que apareciera la segunda flecha.

Luego de varios prueba y error, los jóvenes comenzaron a equivocarse cada vez menos como si su cerebro hubiera descubierto el truco de los colores, aún cuando desde el punto de vista consciente los jóvenes no habían sido advertidos.

A medida que su performance mejoraba, los investigadores, que "espiaban" el cerebro de los voluntarios a través de equipos de resonancia magnética, notaban un aumento en la actividad de la corteza cingulada anterior conjuntamente con la aparición de la flecha tramposa.

"Lo que significa" —explicó Brown—, "que dicha corteza aprende a sentir el olor del engaño y se pone en acción advirtiendo a la persona para que cambie de inmediato su comportamiento (y apriete en este caso el botón opuesto)". El individuo no toma consciencia de este cambio inminente, pero sus reflejos mejoran y esto en la vida real significa que el sistema endógeno hizo sonar la alarma a tiempo para escaparle a un error.

Los especialistas concluyeron que un funcionamiento en exceso de este sistema de alarma inconsciente podría explicar por qué los individuos obsesivo compulsivos ven el peligro en donde no existe.
Principio de placer, Principio de realidad
Principio de placer, Principio de realidad, aluden a1
Principio de placer: uno de los dos principios que, según Freud, rigen el funcionamiento mental: el conjunto de la actividad psíquica tiene por finalidad evitar el displacer y procurar el placer. Dado que el displacer va ligado al aumento de las cantidades de excitación, y el placer a la disminución de las mismas, el principio de placer constituye un principio económico.
Principio de realidad: uno de los dos principios que, según Freud, rigen el funcionamiento mental. Forma un par con el principio del placer, al cual modifica: en la medida en que logra imponerse como principio regulador, la búsqueda de la satisfacción ya no se efectúa por los caminos más cortos, sino mediante rodeos, y aplaza su resultado en función de las condiciones impuestas por el mundo exterior.
Considerado desde el punto de vista económico, el principio de realidad corresponde a una transformación de la energía libre en energía ligada; desde el punto de vista tópico, caracteriza esencialmente el sistema preconsciente-consciente; desde el punto de vista dinámico, el psicoanálisis intenta basar el principio de realidad sobre cierto tipo de energía pulsional que se hallaría más especialmente al servicio del yo.
Contenido
[ocultar]
• 1 Principio de placer
• 2 Principio de realidad
• 3 Más allá del principio de placer
• 4 Véase también
• 5 Referencias

[editar]Principio de placer
El psicoanálisis, así como la psicología analítica, se centra en la observación, análisis, revelación y explicación de los procesos inconscientes. Tales procesos se constituyen sobre la base de los mecanismos psíquicos más primarios. Se pueden reconocer justamente porque responden y obedecen a la tendencia denominada como Principio de Placer(inicialmente Freud se refería a esta como Principio de displacer, ya que en un comienzo consideró como motor primario la evitación de todo lo que pudiera resultar displacentero).
Estos procesos persiguen la consecución de placer y su actividad psíquica se retrae de aquellos actos que puedan engendrar displacer (represión). Dentro del Principio de placer debemos incluir los sueños nocturnos y la tendencia humana de apartarse de las impresiones penosas. Si bien el principio del placer es una categoría esencialmente económica (referida al ahorro y equilibrio de energía psíquica), desde el punto de vista tópico (es decir respecto de dónde ocurren los fenómenos) el principio de placer responde esencialmente a las demandas del Ello.
[editar]Principio de realidad
Es el principio que contrapesa el principio de placer. Así como éste tiende a la satisfacción inmediata, el de realidad se apoya en la realidad externa y en la experiencia personal, buscando el equilibrio o la distensión por caminos distintos a la satisfacción inmediata. Así la sed puede exigir la satisfacción inmediata por medio de un vaso de cerveza fría, por ejemplo (Principio de placer), pero la experiencia del individuo u otras normas por él aceptadas pueden exigir otro modo de hallar el equilibrio eliminando o al menos disminuyendo sustancialmente la tensión surgida. Así, en el ejemplo anterior, podrá contentarse con una bebida no alcohólica a temperatura ambiente, con una fruta, etc.
[editar]Más allá del principio de placer
Si bien Freud postuló, en su momento, el imperio del principio de placer sobre los procesos psíquicos, el contraste que oponía su propia experiencia al mismo lo llevó a indicar un más allá de él, al que se refiere en su conocido artículo Más allá del principio de placer. No obstante, ya en publicaciones anteriores había puesto reparos a la postulación de la universalidad de este principio, por ejemplo en sus Tres ensayos de teoría sexual, donde se refiere al placer preliminar como uno cuyo mecanismo coincidiera con un aumento de tensión (en lugar de su disminución).
En Más allá... menciona una serie de experiencias que se oponen al principio en cuestión. Entre ellas se incluye una observación realizada en un sujeto de edad infantil en el momento en que desarrollaba un juego con un carretel que era arrojado reiteradamente (movimiento acopañado con la pronunciación de "o-o-o"). Como se trataba de la escenificación de la partida de su propia madre (hecho que en sí le resultaba desagradable y no placentero) llamó la atención de Freud, quien supuso que allí tenía lugar una "ganancia de placer de otra índole" (a la deductible a partir del principio de placer).
Otro hecho de la experiencia psicoanalítica (de la que puede suponerse que Freud extrae la conjetura de este 'más allá') que contradice el principio del placer es la llamada compulsión de repetición. Dice al respecto que esta compulsión devuelve, en la transferencia del análisis:
"vivencias pasadas que no contienen posibilidad alguna de placer, que tampoco en aquel momento pudieron ser satisfacciones, ni siquiera las mociones pulsionales reprimidas desde entonces".2
Asimismo, hace extensiva esta compulsión -que encuentra en las personas en psicoanálisis- a la vida de algunas personas no neuróticas:
"Se conocen individuos en quienes toda relación humana lleva a idéntico descenlace: benefactores cuyos protegidos (...) se muestran ingratos pasado cierto tiempo, y entonces parecen destinados a apurar entera la amargura de la ingratitud; hombres en quienes toda amistad termina con la traición del amigo; otros que en su vida repiten incontables veces el acto de elevar a una persona a la condición de eminente autoridad para sí mismos o aun para el público, y tras el lapso señalado la destronan para sustituirla por una nueva; amantes cuya relación tierna con la mujer recorre siempre las mismas fases y desemboca en idéntico final, etc." (ibid.)
Codependencia
La codependencia es una condición psicológica en la cual alguien manifiesta una excesiva, y a menudo inapropiada, preocupación por las dificultades de alguien más.
Contenido
[ocultar]
• 1 Definición
• 2 Descripción
• 3 Bibliografía en español
• 4 Véase también

[editar]Definición
El codependiente suele olvidarse de sí mismo para centrarse en los problemas del otro (su pareja, un familiar, un amigo, etc), es por eso que es muy común que se relacione con gente "problemática", justamente para poder rescatarla y crear de este modo un lazo que los una. Así es como el codependiente, al preocuparse por el otro, olvida sus propias necesidades y cuando la otra persona no responde como el codependiente espera, éste se frustra, se deprime e intenta controlarlo aún más. Con su constante ayuda, el codependiente busca generar, en el otro, la necesidad de su presencia, y al sentirse necesitado cree que de este modo nunca lo van a abandonar.
Es muy común que en una relación, el codependiente no pueda poner límites y sencillamente todo lo perdone, a pesar de que la otra persona llegue a herirlo de manera deliberada, esto es simplemente porque el codependiente confunde la "obsesión" y "adicción" que siente por el otro con un inmenso amor que todo lo puede. Por ende, el codependiente es incapaz de alejarse por sí mismo de una relación enfermiza, por más insana que ésta sea, y es muy común que lleguen a pensar que más allá de esa persona se acaba el mundo, hasta que reconocen su condición psicológica y el codependiente decide hacer algo para cambiar la manera en que vive y así, terminar con la codependencia o no volver a generar su codependencia en otras personas o en futuras relaciones.
[editar]Descripción
La codependencia consiste en estar total o casi totalmente centrados en una persona, un lugar o en algo fuera de nosotros mismos. La codependencia se caracteriza por una negación inconsciente de nuestras emociones. La negación es una respuesta humana natural a situaciones a las que no podemos hacer frente o que no podemos permitirnos sentir. Se origina en la niñez, dentro de un ambiente familiar no sano. Es nuestra forma de protegernos. Es un proceso inconsciente necesario para la supervivencia en determinadas circunstancias.
Un codependiente debe superar esta enfermedad psicológica para poder ser libre de elegir con quien relacionarse y, más aún, poner límites.
Tales conductas, que bien pueden aminorar el conflicto y facilitar las tensiones dentro de la familia en el corto plazo, son contraproducentes a largo plazo, dado que, en este caso, el codependiente está realmente apoyando (“facilitando”) el comportamiento adictivo de la persona de la cual es codependiente (p. ej esposo alcohólico).
La codependencia también puede ser un conjunto de conductas de inadaptación, compulsión, aprendidas por los miembros de una familia a fin de sobrevivir en una familia que experimenta una gran tensión y pena emocional causada, por ejemplo, por el alcoholismo u otra adicción de un miembro de la familia, abuso sexual o de otro tipo dentro de la familia, o una enfermedad crónica de un familiar, o fuerzas externas a la familia, como la pobreza.
Algunos síntomas de la codependencia son: conducta controladora, desconfianza, perfeccionismo, evitar hablar de los sentimientos, problemas de intimidad, comportamiento protector, hipervigilancia o malestar físico debido a stress. A menudo la codependencia va acompañada por depresión, ya que el codependiente sucumbe ante sentimientos de frustración o tristeza extrema por su incapacidad de realizar cambios en la vida de la otra persona (o personas) y puede llegar también a producir ataques de pánico en quienes lo padecen.
Los individuos que sufren codependencia pueden buscar asistencia a través de varias terapias verbales, sin embargo pueden abandonarla cuando en el proceso descubren que los puede llevar a "dejar" al otro. puede recurrirse a terapia farmacológica para la depresión asociada. Además existen grupos para codependencia; algunos de estos sonCodependientes anónimos (CoDA) y Al-Anon/Alateen o tambien un Grupo de 4° y 5° paso, los cuales están ambos basados en el modelo de 12 pasos creado por Alcohólicos Anónimos.
Se han escrito muchos libros sobre el tema de la Codependencia, incluyendo las obras de Melody Beattie, quien se ha vuelto uno de los portavoces de la industria de autoayuda para la codependencia. También es autora de Codependent No More entre otros muchos volúmenes. Sin embargo, cabe advertir que no todos los profesionales de la salud mental son de la misma opinión acerca de la co-dependencia o sus métodos normales de tratamiento. Katz & Liu, en The Codependency Conspiracy: How to Break the Recovery Habit and Take Charge of Your Life, establecen que la co-dependencia está sobre-diagnosticada, y que mucha gente que podría ser auxiliada con tratamientos de más corto plazo, en cambio se vuelven dependientes de programas de auto-ayuda a largo plazo.
CAPITULO II
EL PROBLEMA DE LA PORNOGRAFÍA
La lujuria mata el alma (Proverbios 13, 19): Un problema muy serio.
Nuestra sexualidad humana ha sido creada por Dios como algo bueno. Es un don. Pero también sufre los efectos del pecado original y puede manifestarse no solamente como un bien sino también como un mal. La pornografía es uno de estos males. Agrede la dignidad humana y vulgariza a las personas y a la sexualidad humana. Destruye el alma humana cuya dimensión espiritual debería ser nutrida por medio del dar y recibir un amor personal.
Ciertamente la pornografía no es un problema nuevo. Sin embargo, él desarrollo de los medios masivos de comunicación y los avances tecnológicos recientes han facilitado el acceso a este mal engañoso.
La pornografía es un quebrantamiento de la modestia, de la castidad y de la verdad. La sexualidad humana entraña una modestia que protege la privacidad de los individuos en lo que se refiere a lo más personal e íntimo de su ser; invade la privacía y quita el velo a lo que debería estar escondido[1], es una agresión violenta de la vivencia humana.
Mientras que la castidad existe para servir al amor verdadero, la pornografía trata al otro ser humano (por una descripción sexual explícita o acción correspondiente) como un objeto que ese puede utilizar. Puede ser muchas veces el fruto de un narcisismo y de un egoísmo. En lugar del amor se pasa a la utilización. Recuerde la norma personalista: Los demás nunca han de ser utilizados como objeto para el placer de uno mismo. Las personas deben ser armadas. Las personas no deben ser nunca tratadas como materia prima en beneficio de las emociones, compulsiones o adicciones de otros. Para parafrasear a Juan Pablo II, el problema con la pornografía, en cierto sentido, no consiste en revelar demasiado a una persona (expuesta en una imagen), sino revela demasiado poco de la persona. La pornografía y sus imágenes son diseñadas para revelar nada más que los órganos sexuales y las facultades sexuales de una persona; en ningún momento aparece la única personalidad, la profundidad de la persona. La persona pornográficamente expuesta es literalmente despersonalizada: al convertirse en objeto para el uso de otro ella o él cesa de ser considerado por lo que él o ella es: una persona que merece amor y respeto.
La pornografía es una violación de la verdad. Introduce a las personas a un mundo que no es real, a un mundo de fantasía que aísla más y más de los demás. Cuanto mayor es la inserción de la persona en este mundo de fantasía más se separa de las personas reales, de los acontecimientos reales y de la vida real en su alrededor. La lujuria aísla. El amor une. La pornografía aleja a las personas de la verdad. La castidad ayuda a las personas a crecer en la verdad.
Inevitablemente la pornografía conduce a otros pecados graves. Por ejemplo, el uso de la pornografía frecuentemente es acompañado de la masturbación, una actividad sexual que adicionalmente encierra la persona sobre sí misma aislándola de los demás. La pornografía muchas veces conduce a buscar otras formas desordenadas de gratificación sexual que entrañan la explotación de otros para sus propios fines egoístas. La pornografía no permanece como vicio "privado"; al permitirse mirar a otras personas como objeto y no como fin eventualmente puede dañar todas las relaciones familiares y sociales.

Lágrimas caen de mis ojos porque desobedecen tu ley (Salmo 119, 136): Los números.
La pornografía es un problema real y las estadísticas correspondientes son horripilantes. Lo que sigue ahora son los números reunidos durante los últimos varios años (cf. fuentes anotadas) por La Coalición para la Protección de Niños y Familias.
El alcance y los costos de la pornografía
De acuerdo a una investigación IFR del año 2004 en los Estados Unidos los ingresos de pornografía superan los ingresos conjuntos de ABC, CBS y NBC (6, 2 mil millones). Las ganancias por pornografía son más grandes que las ganancias combinadas de todos los deportes profesionales como fútbol, basebol y basquetbol. La industria de la pornografía, de acuerdo a unos estimados conservadores, produce a nivel mundial unos 57 mil millones de dólares por año; los USA son responsables de 12 mil millones (Pornografía de Internet y Soledad: ¿Socios? Vincent Cyrus Yoder, Thomas H. Virden III y Kiran Amin, Adicción y Compulsividad sexuales. Volumen 12. 1. 2005.
El Internet es responsable por 2. 5 mil millones de ganancia a favor de la industria del material pornográfico. Descargas sucias listas para iPods. Ron Harris, www.macnewsworld.com.
De acuerdo a una cifra de marzo 2004 se han alquilado videos y DVD de adultos por un monto de 800 millones cada año Sobredosis de Pornografía. Rebecca Hagelin, www.worldandi.com.
De acuerdo a estimados actuales se gastan más de 20 mil millones para comprar o alquilar vídeos de adultos.
La mitad de todos los huéspedes de hotel ordenan películas pornográficas. Estas películas comprenden el 80% de las ganancias por entretenimiento en el cuarto y el 70% del total de las ganancias del servicio al cuarto. La industria de películas de sexo amenazada con el requerimiento de condones. Nick Madigan. The New York Times 24 de agosto del 2004.
La ganancia de cable pagado ascendió a unos 2.5 mil millones.
Revistas 7.5 mil millones

El Alcance de la Pornografía en el Internet
En el año 2004 había 4. 2 millones de sitios pornográficos en Internet, 372 millones de páginas pornográficas en Internet.
Cada día había en los buscadores 8 millones de búsquedas pornográficas (25% de todas las búsquedas) -2003.
Sexo es el tema 1 buscado en Internet (cf. Sobredosis de pornografía...).
A diario había 2.5 mil millones de mensajes electrónicos pornográficos (8% del total) en el año 2004
La manera mas común que las personas son alcanzadas por páginas pornográficas en el Web son las páginas pop-up que aparecen accidentalmente (55%), enlaces mal presentados (52%), direcciones mal escritos (48%) y enlaces automáticos en los mensajes (23%). El 50% de los trabajadores pasan nueve días al año haciendo búsquedas personales durante el trabajo. Cerberian Inc. and Sonicwall 20 de julio de 2004.
Había 100,000 sitios Web ofreciendo pornografía infantil ilegal (estimado el Servicio de Aduanas de USA)

Estadísticas de pornografía de adultos en Internet
El 70% los de los varones entre 18:24 años suelen visitar al mes sitios pornográficos. El 60% de los varones de 20-30 años también manifiestan que son usuarios regulares de pornografía. En primera persona: La cultura de la pornografía. R. Albert Mohler, Jr. Baptist Press 28 de diciembre del año 2005.
El 20% de varones y el 13% de mujeres encuestados admitían que accedían a la pornografía durante el horario de trabajo. Internet Porlography Statistics. Internet Filter Review, 2004.
En los Estados Unidos de Norteamérica hay 40 millones de adultos que visitan regularmente sitios Web de pornografía en el Internet.
Uno de tres visitantes de las páginas pornográficas son mujeres.
Las mujeres prefieren el chat dos veces más que los varones.

Efectos de la pornografía.
El 40% de los adultos encuestados creen que la pornografía hace daño a la relación entre hombres y mujeres. Consenso entre el público norteamericano sobre los efectos de la pornografía en adultos de infantes o Lo que el gobierno debería hacer al respecto. Harris Poll, 7 de octubre de 2005, www.harri rrisinteractive.com.
El 30% los de los adultos encuestados decían que el uso de pornografía de parte de su cónyuge los hacía sentirse como un objeto sexual.Pornografía en el Internet y soledad: ¿Socios? Mark A. Yarhouse, Psy. D. Christian Counseling Today. Año 2004 Volumen 12 1. Agosto 2004.
Una de cada seis mujeres lucha con la adicción a la pornografía. Pornografía en el Internet y soledad: ¿Socios? Vincent Cyrus Yoder, Thomas B. Virden III, y Kiran Amin. Adicción sexual y Compulsividad, volumen 12.1. 2005
El 47% se los cristianos encuestados decían que la pornografía es un problema mayor en su hogar.
Bastan solamente seis horas de pornografía suave (cualquier cosa diseñado para estimular sexualmente) para destruir la satisfacción con su cónyuge del que ha mirado: disminuye el valor de la fidelidad; disminuye la capacidad de estar con una sola persona y amar a esa persona; aumenta el pensamiento que las mujeres disfrutan la violación. Encuesta 2004

LOS NIÑOS Y EL INTERNET
Los niños utilizan el Internet. El 96% de los niños han accedido el Internet. El 74% tiene un acceso en el hogar y el 61% utilizan el Internet en cualquier día. USA Today Snapshots. 5 de enero del 2004.
En una encuesta del año 2000 el 21% de los adolescentes decían que habían mirado algo en el Internet que no quisieran que lo supieran sus padres. Un Mundo sólo de Ellos. Newsweek, 8 de mayo 2000.

ESTADÍSTICAS DE PORNOGRAFÍA INFANTIL EN EL INTERNET
El 90% de los que tienen entre 8-16 años y usan el Internet han mirado pornografía (mayormente cuando hacían tareas) año 2004.
La edad promedio para el contacto con la pornografía del Internet es de 11 años, 2004
En el año 2004 los niños entre 12 y 17 años son los consumidores más numerosos de pornografía de Internet.
Una encuesta de 600 hogares realizada por Centro Nacional de Niños perdidos y explotados mostró que el 20% de los padres no conocen la palabra clave de Internet de sus hijos, ni sus nombres para el chat ni su dirección electrónica. Sólo el 5% de los padres reconoció el acrónimo POS (padres mirando por encima del hombro) y sólo 1% pudo identificar WTGP (hablar privadamente); ambos programas son utilizados frecuentemente por los adolescentes cuando están chateando para que nadie más se entere. Comerciales en Internet victimizan a los niños. USA Today 20 de mayo del 2004.
Las incidencias de explotación sexual de niños han subido desde 4 573 casos reportados en 1998 a 11 283 en 2004 de acuerdo al Centro Nacional de Niños perdidos y explotados. Reportes de explotación de niños en aumento. USA Today Snapshots, 17 de febrero del 2005.
La pornografía infantil genera 3 mil millones cada año. Internet Filter Review 2004.

El camino de los pecadores es piedras lisas que terminan en la profundidad del hades (Sirac 21, 10): El fruto amargo de la pornografía.
Las estadísticas son escalofriantes. Pero detrás de todo eso no solamente hay números, son personas cuyas vidas son dañadas y cuya salvación eterna está en peligro. Hay los que son explotados por la pornografía, también aquellos que la utilicen y luego la familia y luego la sociedad. La pornografía afecta las vidas, la moral, la fuerza, las relaciones, los matrimonios, las vidas de los niños, la vida comunitaria y hasta cosas como la propiedad y la seguridad comunal.
Algunas veces aquellos que utilizan la pornografía dicen: "No estoy haciendo daño a nadie". La pornografía, igual que todo comportamiento pecaminoso, ofende contra quien estamos pecando, ofende al que peca y ofende a Dios, la fuente de toda verdad. La obra destructora del diablo a quien las Sagradas Escritura hace llamar "el padre de la mentira" consiste distorsionar en nosotros el sentido del bien. Nos dice que los demás están para que nosotros utilicemos a sus personas para que nos produzcan placer, que el satisfacer nuestros instintos nos hará felices. Sin embargo, esta "felicidad" es pasajera. Somos seres espirituales participando en la misma vida de Dios y esa aventura que nos incita no tiene sustancia espiritual. Nos deja decepcionados, avergonzados, incompletos y confusos.
Dentro de la persona la pornografía produce daño física, emocional y espiritualmente. La pornografía puede llegar a ser física y químicamente adictiva igual que el alcohol, las drogas o el juego. Las imágenes de la pornografía se impregnan en nuestra imaginación y se graban profundamente. Cuanto más profunda y frecuentemente sucede eso tanto más difícil será el camino de regreso a la libertad. Y como cualquier otra adicción la pornografía es una adicción progresiva. Cada vez se requiere más y más representaciones gráficas para lograr el efecto deseado. Si continúa eso puede llevar hasta la emulación y el crimen.
La pornografía como que insensibiliza a la persona en su nivel emocional. Los que se convierten en adictos puede que se retiren de sus amigos, de su familia y hasta de sus propios cónyuges. Es que la pornografía los introduce en un mundo de irreal lleno de figuras idealizadas y carecientes de lo que es real, figuras que no comprometen a uno de una manera realmente humana. Cuando estas personas se retraen, comienzan a dejar de utilizar sus capacidades interpersonales y sus relaciones. Están mirando a los demás más bien como objetos en lugar de mirarlos como a personas con la capacidad de amistad y de amor. Comienzan a pensar de cara a toda situación y persona que encuentran: ¿Esta persona me proveerá la gratificación que estoy buscando? Si uno seriamente está hundido en la adicción el comportamiento muchas veces persiste aunque esté llevando evidentemente a consecuencias que hacen daño; por ejemplo: se destruye la relación matrimonial o se pierde el trabajo por mirar pornografía durante el trabajo. En una dimensión muy real uno se convierte en esclavo de la pornografía. Igual que en otras adicciones el mirador requiere cada vez más y más material explícito y desordenado para lograr el mismo efecto: esto produce una espiral hacia abajo que es cada vez más difícil de corregir.
La vida espiritual desea lograr que haya un crecimiento cada vez mayor como imagen de Dios. La pornografía nos hace cada vez menos como Dios ya que lleva a las personas a tratar a otros como objetos y no como un don irrepetible de Dios. La pornografía no lo conduce a uno a hacer de sí mismo un don cada vez más grande en amor, porque no se relaciones para servir sino para ser servido. Finalmente será atrapado y esclavizado por esos hábitos dañinos y no crece en la virtud.
Mirar pornografía para lograr este placer sexual distorsionado es objetivamente un pecado mortal. Porque seriamente está en contra de la vida de Dios quiere darnos a nosotros y a los demás. Destruye la vida de la gracia santificante. Si estamos en pecado mortal no debemos acercarnos para recibir la santa comunión sin haber recibido antes la absolución en una confesión sacramental. Muchas veces estamos demasiado avergonzados para acercarnos al sacramento de la reconciliación y así nos alejamos más y más de la vida de Dios. Se destruye nuestra capacidad de funcionar con un miembro vivo del Cuerpo de Cristo. Y porque este escenario está extendiéndose cada vez más el día de hoy, tenemos la obligación de preocuparnos por la situación de nuestras parroquias y familias. Con todo, la iniciativa de Dios y de su gracia sigue obrando, no debemos desesperar. En cualquier momento él está listo para ayudarnos. Necesitamos confiar en su misericordia y volver al sacramento para el perdón y para un nuevo comienzo.
La pornografía hace daño a los demás. Explota a otras personas, a las mujeres pero también a los varones y a los niños. Involucrarse con la pornografía significa soportar una terrible y lacerante explotación. Participar financieramente en ello contribuye a perpetuar la industria que causa constantemente un grave mal moral. La esclavitud, incluyendo la esclavitud sexual es real y es un problema creciente hoy en día. Una razón de su crecimiento es la demanda. Además, luego de meterse con la pornografía el usuario con mayor probabilidad comienza a mirar a las otras personas como objetos. Cuanto más crece la pornografía más se debilita el matrimonio y puede colapsar. Eso lleva a la vergüenza, a un sufrimiento profundo y colma de congoja a los cónyuges y a los hijos que llevarán cicatrices emocionales hasta la adultez y dentro de sus propios matrimonios. Los niños y los jóvenes expuestos a la pornografía experimentan una terrible agresión de cara a su dignidad humana y unos obstáculos muy fuertes de cara a un desarrollo humano auténtico. Cuanto más aumenta la pornografía tanto más aumenta el crimen. Crímenes sexuales son un 506% mayor en el del área de Phoenix, Arizona donde están ubicados los negocios que fomentan la pornografía[2]. La pornografía no es algo baladí, es un mal grave y deshumanizante.
En todo esto la pornografía ofende a Dios. Abusa su don de libertad, del cuerpo humano y del amor. Nosotros somos la obra de arte de Dios (cf. Efesios 2, 10) y la pornografía deliberadamente destroza esta obra maestra.

No vayas detrás de la lujuria sino manten bajo disciplina tus deseos (Sirac 18, 30): el Internet y la tecnología moderna.
El volumen de la pornografía en Internet está creciendo exponencialmente. Es anónimo y accesible. Fácilmente puede secuestrar al cándido, incluyendo a niños y a jóvenes. Además puede ser particularmente adictivo. Las imágenes sensuales y la gratificación sexual que produce dejan una impresión en la memoria. Las fantasías pueden ser recordadas y repetidas y perpetuadas. Nos invitan a mirar siempre de nuevo. Con el uso repetido el mirador de la pornografía aumenta su resistencia y su tolerancia en cuanto a los efectos: en consecuencia existe una necesidad progresiva por cada vez más estimulantes e imágenes. La pornografía y su uso causan cambios intensos físicos en el cuerpo y en el cerebro. Todo ello refuerza los pensamientos y comportamientos desordenados. Con el uso repetido los pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos asociados a la pornografía son cada vez más difíciles de interrumpir o de resistir.
La pornografía del Internet no requiere la compra pública de nuevo material. En su hogar las imágenes pueden ser cambiadas y son accesibles en cada vez mayor número. Ya no necesitas salir de tu casa para obtener pornografía. También preocupa mucho ahora la disponibilidad de estas imágenes vía iPods y teléfonos celulares. Los niños cuyos padres con toda corrección limitan el acceso a la computadora en su hogar, pueden conseguir estas imágenes a través de medios portátiles lejos de la supervisión.
La cultura que nos rodea con tanta facilidad provee un ambiente y un mercado para estas cosas horribles que contribuyen significativamente a los problemas de la pornografía y de otros pecados. La tecnología en sí misma no es un mal. El problema se encuentra en el abuso de la tecnología y su uso para hacer el mal. Igual que la dinamita que es algo muy poderoso y requiere uso adecuado, puede ser utilizado para servir o para agredir a la humanidad.
Vivimos en una cultura que es cada vez más oscura y fomenta la muerte. Fácilmente podemos comenzar a absorber las influencias negativas, asimilándolas como una planta que absorbe a través sus raíces lo que el suelo o, en nuestro caso la "cultura", provee: Nos volvemos insensibles y ni nos damos cuenta que lentamente nos estamos envenenando. El problema es serio y requiere nuestra respuesta.

Google+ Followers

Buscar este blog

Seguidores

Entradas populares