100 trucos sobre SEXO


Introducción
Amar implica deseo. Y desear, a su vez, conlleva un contacto íntimo con la pareja. Pero no siempre el amor garantiza el éxito en nuestras relaciones sexuales. En muchas ocasiones hace falta algo más que el sentimiento inicial para que el sexo funcione maravillosamente. Y ese algo más puede ser trucos, detalles, técnicas sencillas, y concretas, que en un momento dado, ¡zás!, obra la maravilla buscada. En Nuevo Vale pensamos en ti, en tus necesidades, en tus dudas, en tu forma de ser, sentir y pensar, y por eso hemos creado este librito en el que te ofrecemos los 100 Trucos infalibles que darán a tu vida sexual la magia y la satisfacción que necesitas para vivir «a tope»

1.Antes de besar su cuello, su nuca, etc., erotiza su piel con tu aliento: aproxima tu boca hasta casi rozarle y expande tu calor bucal por la zona que vayas a besar: se derretirá...

2.Respira hondo, relajarse y abandonarse a las sensaciones sin buscar nada más, suele ser un truco infalible para lograr el orgasmo.

3.El preservativo es un «corta rollos» total. Pero si incluyes su colocación como una parte más del juego sexual, todo cambiará. Existe un truco infalible y excitante que a él le entusiasmará: ponérselo con tu boca. Sé su gatita salvaje: muéstrale la bolsita entre tus dientes –sin dejar de acariciarlo-, luego rásgala –incitándole a que te vaya observando, paso a paso- e introduce la parte de la bolsa del preservativo entre tus dientes y tu lengua y, una vez así, posa tu boca sobre su órgano sexual y deslízate suavemente por éste... Si quieres, puedes practicar en solitario utilizando tus dedos como sustitutos de su miembro.

4.Estimular el clítoris –mientras se practican los movimientos del coito-, rozando el pubis masculino contra el femenino, resulta un truco de lo más eficaz y determinante para lograr el orgasmo.

5.Si quieres regalarle un pasaje hacia el paraíso celestial, al practicar el coito, utiliza la técnica de las mujeres orientales: el «carrete». No necesitarás mover tu cuerpo, ni adoptar ninguna postura especial, sólo deberás contraer los músculos de tu vagina para provocar un efecto de «presión» sobre el pene. Hazlo en los momentos de mayor excitación.

6.Llámalo a su casa, al trabajo..., infíltrate en su vida en cualquier momento y dile lo mucho que lo deseas en aquel instante. Dale a entender que sólo él sabe despertar tu pasión y deseo...y lo excitarás.

7.Ir con un vestido y sin ropa interior le provocará una grata sorpresa que despertará sus deseos más salvajes.

Curiosidades sobre el deseo...
  *Hasta hace poco la hormona que provocaba el deseo –la testosterona- se creía que sólo era producida por los hombres. Ahora se sabe que la mujer también la produce, aunque en cantidades cinco veces menores que en el hombre. De ahí que el hombre sienta una necesidad más imperiosa de satisfacer sus deseos.

8.Un truco insustituible para comenzar a excitarle es besarlo. Bésale con pasión una y otra vez, larga e interminablemente. «Morrearos» hasta la saciedad, es la mejor y la más maravillosa fórmula que se conoce para «calentarse».

9.El truco esencial para alcanzar una buena excitación es no hacerlo demasiado deprisa y, para ello, debéis evitar estimular las áreas genitales y demás zonas «sensibles» de vuestros cuerpos.

10.Tápale los ojos con un pañuelo de seda –por la suavidad del tejido y lo bien que se desliza-. Su tensión sexual y su excitación se multiplicarán y también la tuya. Saber que no te puede ver te desinhibirá. Y aprovechando esta situación, acaríciale en sus lugares favoritos –y en otros nuevos que no lo hayas hecho hasta ahora- e incítale a que adivine dónde –y de qué forma- vas a estimularlo.

11.El sexo oral es fascinante, tanto si se practica a nivel físico como si se realiza oralmente. Un truco que los vuelve locos es que les hagas una felación sin rozarles, tan siquiera, su piel. Relátasela, paso a paso, sin acercarte a él para nada, También puedes hacérsela por teléfono.

12.Desnudaros y contemplad vuestros cuerpos, pero sin tocarlos: sentid la sensualidad que emana por vuestra piel y que recala en vuestra mente, excitándola. Miraros, sin acariciaros, hasta que vuestra mente esté tan sensibilizada que la mirada de vuestra pareja se convierta en una caricia sobre vuestra piel, tan física y penetrante como cualquier otra.

13.Si deseas volverlo loco de placer mientas lo masturbas manualmente –además de estimular el glande, el tronco del pene y los testículos-, ejerce una cierta presión y masaje sobre el perineo –la zona que va desde los testículos hasta el ano.

14.Intensifica tu placer quedándote al borde del orgasmo el máximo tiempo posible. Cuando sientes que vas a llegar, retrásalo, muévete, cambia de postura y continúa gozando.

15.Si quieres conocer cómo es sexualmente sin haber intimado con él, fíjate si habla poco de sus habilidades íntimas, o de sus relaciones sexuales pasadas. Si es así estás ante un buen amante. Si, por el contrario, alardea mucho de sus «proezas amatorias», desconfía.

16.Un truco muy excitante y «sabroso» en el sexo oral es colocar sobre su miembro erecto, nata, mermelada, helado, miel, fresas... e ir «devorándolos», mientras se va lamiendo su pene.

Curiosidades sobre el sexo oral...
 *Las prostitutas egipcias se pintaban los labios de rojo como indicativo de que aceptaban hacer una felación. Se dice que Cleopatra era una experta en este arte y que hizo más de cien felaciones, en una noche, a soldados romanos.
 *La emperatriz china, Wu Hu, en un intento de demostrar su poder sobre los hombres, insistió en que todos los visitantes del gobierno –y de gobiernos extranjeros- debían practicarle un cunnilingus como homenaje a su poder.

17.Los espermicidas o geles son de efecto inmediato o retardado –el caso de los óvulos- y también suponen un «corte». Un buen truco para salvar este inconveniente es colocarte el óvulo –que debe aplicarse media hora antes de la penetración- antes de salir de tu casa, cuando sabes que él te espera para una «cita salvaje». Si utilizas una crema espermicida, -de eficacia inmediata-, proponle jugar a la «gallinita ciega»: tápale los ojos e incítale a que adivine qué prenda te has quitado; mientras tanto aprovecha para aplicarte la crema espermicida, sin que él note el más mínimo cambio en tu tono sensual y provocador.

18.No acariciar los órganos genitales, ni practicar la penetración y, en su lugar, trabajar la fantasía, los sentidos y la curiosidad, a través de masajes, susurros, jadeos, vídeos eróticos, son trucos sexuales que nos ayudarán a conocer el potencial erótico de nuestro cuerpo y alcanzar el orgasmo.

Curiosidades sobre el orgasmo...
 *Según recientes estudios se ha podido saber que una media de 220 millones de orgasmos son experimentados al día.
 *El orgasmo implosivo –aquel en el que el hombre no eyacula mediante técnicas orientales- resulta una experiencia única, de muy profundas y especiales sensaciones.

19.Si deseas desatar su pasión y su furia sexual tan sólo con tus besos, pasea tu lengua por sus labios, mordisquéalos, juega y lame sus dientes y, luego, bésalo profundamente en su boca, introduciendo tu lengua hasta el límite de la suya.

20.Si quieres intensificar tu placer practicando la postura del «misionero» -tú debajo, él sobre ti- sitúa tus piernas por encima de sus hombros: la penetración será profunda y el placer muy, pero que muy intenso.

21.Un truco infalible para que él te desee siempre  es mantener vivo tu instinto de seducción. Coquetea con él del mismo modo que lo hacías al comienzo de vuestra relación. Ésta actitud tuya lo mantendrá pendiente de ti y de tu conquista.

22.Mírale al tiempo que te comes un «chupa-chups», una barrita de chocolate, un helado, un plátano,... cualquier cosa que pueda incitar su imaginación. Chúpalo, lámelo, mordisquéalo y dale vueltas con tu boca. Más que comer, juega con el objeto para provocar su deseo y excitar su imaginación.

23.Acariciaros ligeramente, al comenzar vuestro encuentro sexual. Utilizad, para ello, una pluma, un pañuelo de seda, el pelo, la yema de vuestros dedos, el leve roce de la lengua, el aliento..., e ir aumentando el ritmo, la presión y la pasión, progresivamente. La sensibilización de la piel será máxima y la excitación extrema.

24.El uso de un lubricante puede ser un gran aliado a la hora de acariciar su sexo, en el caso de que él tenga problemas para mantener su erección. De este modo reducimos la fricción y aumentamos el placer.

25.Acaricia su boca con tus labios, sin dejar que te bese; besa, momentáneamente, su pene, para pasar a lamer el lóbulo de su oreja más tarde; siéntate sobre él y deja que te penetre parcialmente, luego levántate y hazle un masaje en sus piernas y pies, o besa todo su cuerpo. El truco está en mantenerlo excitado todo el tiempo, sin que sepa que va a ocurrir después.

Curiosidades sobre el beso...
 *Según K. Davis el beso comunica amor y provoca cambios metabólicos y químicos en el organismo, hasta tal punto que puede mitigar el dolor y ser una fuente de felicidad.

26.Existe una técnica infalible para detener la eyaculación precoz: el truco del «apretón». El hombre debe permanecer en una posición pasiva, mientras la mujer acaricia su órgano sexual –o practica los movimientos del coito-; en el momento que se vaya a producir la eyaculación, la mujer detendrá su movimiento –si practica el coito sacará el pene de su vagina- y apretará con fuerza sobre la base del glande, en el lugar llamado frenillo. Una vez haya desaparecido la urgencia de la eyaculación se volverá a acariciar o introducir el pene en la vagina, hasta que vuelva a aparecer, nuevamente, la necesidad eyaculatoria.

27.Tras el orgasmo no abras tus piernas en plan «desparrame». Mantén una postura femenina que lo enamore. puedes ponerte de lado y replegarte sobre ti misma, pegándote a su cuerpo y mirándolo, de vez en cuando, con satisfacción: lo seducirás totalmente.

28.Si deseas dar con el «punto G» existe un truco para ello: ponte de cuclillas e introduce tus dedos por tu vagina, de manera que éstos queden apoyados sobre la cara interna del pubis –este punto se halla a escasos centímetros de la entrada de la vagina-, estimula con tus dedos esa zona y pronto notarás una calidez que se expande por tu sexo y un placer sensual que invade tu parte inferior.

Curiosidades sobre el coito...
 *Según un estudio, a los hombres les gusta mucho más practicar el coito por la mañana porque es cuando experimentan una erección más intensa y fuerte. Sin embargo, a las mujeres les atrae más hacia el atardecer.
 *Mientas las mujeres sólo queman 45 calorías, cada diez minutos que pasan haciendo el amor, los hombres queman 60, aunque mantengan la misma actividad.

29.En la mayoría de casos la lubricación vaginal es sinónimo de excitación, pero no siempre es así. Si estás excitada, pero no lo suficientemente lubricada y quieres evitar las fricciones que ello con lleva, no lo dudes y recurre a este pequeño gran truco: moja tus dedos con tu propia saliva –o con la de él- y humedece tu vulva con ésta. Además de solucionarte el problema, para él es sumamente incitador ver como «mojas» tu sexo.

30.Lo volverás loco si lo masturbas acariciándolo con tu pecho. Puedes ponerte sobre él y acariciar, en primer lugar, con tus senos toda la zona genital –incluidos los testículos y el perineo-; después, coge tu pecho y acarícialo igual que lo haces manualmente. Otra opción es que él se sitúe sobre ti y coloque su pene entre tu pecho y realicéis conjuntamente la fricción.

31.Para alcanzar el sueño quimérico del orgasmo simultáneo, el hombre y la mujer deben situarse en la posición del «misionero» -él encima, ella debajo-. pero en este caso intentarán acoplar sus caderas y, para ello, él se deslizará un poco hacia arriba. Ambos debéis moveros por igual, de manera que los embites del pene estimulen el clítoris y –tal vez- el «punto G». El movimiento de la mujer debe de ser ascendente, hacia arriba, mientras que el hombre descendente, hacia abajo: la clave es mantener en contacto la base del pene con el clítoris, mientras se realiza el movimiento del coito.

32.Una de las posturas más excitantes, en la práctica del coito –tanto para el hombre como para la mujer- es la de espaldas. Para él la sensación de dominio se intensifica; además, la contemplación de la zona anal y las nalgas, junto con la consecución de una penetración más profunda, será irresistible para él. En tu caso, la vulnerabilidad de la postura es excitante y además, el hecho de no ser vista por tu pareja, te permitirá dar rienda a tu fantasía.

33.Otro detalle para conocerlo sexualmente es tener en cuenta sus gustos: si le vuelve loco el chocolate, seguramente es un amante muy pasivo, pues el chocolate tiene propiedades tranquilizantes.

34.Para practicar una felación satisfactoria se debe comenzar –primero- por acariciar los testículos con los labios y la boca, detrás de éstos hay una zona muy receptiva que, estimulada debidamente, les hace subir al cielo. Luego no hay que olvidar regodearse en la zona del frenillo: un punto subliminal...

35.Lamer la zona que rodea la abertura de la vagina e introducir la lengua por ésta, moviéndola de dentro hacia afuera, te provocará un placer exquisito.

36.Jadear, suspirar, exagerar para arrancarse el miedo a perder el auto control –el bloqueo que con más frecuencia incide en la anorgasmia- es un truco fantástico para preparar nuestra mente y cuerpo para el logro del orgasmo. Se debe utilizar este truco como terapia y no como engaño o fingimiento.

37.Frota fuertemente tus labios para enrojecerlos y darles una tonalidad muy sensual; además, de este modo, se hincharán un poquito y todavía se harán más «apetecibles»: entreabre –entonces- tu boca y muéstrale la humedad de su interior; moja tus labios con tu lengua y –con una expresión de absoluto deseo y placer- lánzale, desde la distancia, tiernos y pequeños besos al más puro estilo «Marylin». (Estos besos volvían loco a John Kennedy).

38.Un truco que aumenta, al máximo, la excitación durante el coito es mirarse a un espejo mientras se practica. Si no hay espejo, mirarse a la cara, observarse, el uno al otro, incrementa la pasión y la excitación, en ese momento, hasta cotas insospechadas.

39.Un truco cien por cien eficaz para despertar su deseo es mirarle a los ojos y provocarle en el lugar menos oportuno: ellos se derriten ante tanta osadía «peligrosa». Les fascina tener al lado una mujer-sorpresa a la que le gusta las situaciones límite. Actuando así mantendrás su mente atada a la tuya.

40.Excítalo: desnúdale tú. Desabrocha con ansiedad cada uno de los botones de su camisa y hunde tus labios sobre su torso desuno: besa sus pezones, lámelos y luego desciende hasta su ombligo, acariciando con tu lengua toda esa zona. Después asciende hasta su boca y bésalo con pasión, mientras desabrochas su pantalón, abres su cremallera y acaricias -¡por fin!- su sexo. En ese momento, con decisión y firmeza, túmbalo y ponte sobre él, mientras acabas de quitarle los pantalones: tu actitud agresiva y masculina le excitará.

41.Cuando hagas el amor con él, no te cortes a la hora de decirle todo lo que te hace sentir, lo mucho que te gusta su miembro viril, sus testículos, etc. no dudes en usar el lenguaje que a él más le excite, hasta el más vulgar. Pero díselo al oído...

Curiosidades sobre la excitación...
 *Todos sabemos que entre el hombre y la mujer existen diferencias y éstas también se dan en la excitación. Mientras la mujer obtiene una mayor excitación a través del sentido del oído, el hombre la obtiene con el sentido de la vista. La mujer se excita escuchando palabras, jadeos y susurros; y el hombre viendo, contemplando gestos, desnudeces, actitudes, poses...

42.Desnúdate para él como una «stripper»: acaricia tu cuerpo, deja caer tus braguitas y las tiras del sujetador, mirándole incitadoramente. Después, levemente, deshazte de tus medias. Ve hacia él y, mirándolo directamente a los ojos, desabróchate el sujetador y tíraselo provocadoramente a la cara, mientras le ofreces tus senos con tus manos. Jadea, mientras tocas tu cuerpo, y entre susurros dile frases que lo pongan a mil sobre lo mucho que te excita que él te contemple.

Curiosidades sobre las posturas...
 *El Kamasutra afirma que un hombre sólo es digno de ser amado por una mujer si conoce las sesenta y cuatro posturas del amor. De estas sesenta y cuatro posturas básicas existen hasta novecientas noventa y nueve derivaciones.

43.A veces, incluir objetos de uso sexual en el juego amoroso, tales como vibradores, pueden ofrecer fuertes sensaciones sobre el clítoris –si se pone sobre éste- o sobre el pene masculino.

44.Escríbele una nota sorpresa y deposítala en su bolsillo, en su cartera, en su carpeta, en su libro de ciencias, etc. Dile, en ella, lo mucho que lo amas, lo mucho que deseas sus besos, sus caricias, lo mucho que te excita en la intimidad cuando... (te acaricia tu pecho, lame tu vulva, introduce su lengua por tu boca...). Es un truco infalible para que permanezca excitado todo el día y con ganas de tí.

45.La estimulación oral sobre el pene es un truco que no suele fallar al ahora de que él consiga una erección. Él necesita sentir que su miembro nos gusta, y jugar con éste con nuestra boca – o cualquier otra parte de nuestro cuerpo-, a él le hará sentirse muy seguro elevándose su autoestima: algo esencial para lograr nuestro objetivo, o sea obtener el máximo placer.

46.Otra técnica para detener la eyaculación precoz es introducir el pene en la vagina y mantenerlo en ésta el mayor tiempo posible, sin movimiento alguno. Además de retener la eyaculación, a la mujer puede producirle grandes sensaciones de placer, debido al calor que expande el miembro erecto en el interior de la vagina.

47.Cuando estés en la cama, túmbate sobre la espalda y dobla una pierna, cruzándola por encima de la otra, de manera que dé la sensación de cierto pudor... Esta postura realza tu silueta y potencia tu feminidad.

48.Hay una postura idónea para hallar el «punto G»: tú debes permanecer sobre él y él –a su vez- doblará sus rodillas para que su pene roce justo en la pared interna del pubis y estimule, directamente, éste punto. Muévete en círculo como si bailaras la «danza del vientre» -no de arriba a abajo- e imprime un movimiento lento y sensual que irás acelerando a medida que tu excitación crezca.

Curiosidades sobre la lubricación...
 *El uso de la píldora puede incidir en la falta de lubricación. Pero en otros casos esta falta de lubricación se debe a que nuestra pareja, aunque de modo inconsciente, no nos atrae lo suficiente como para «humedecernos» con un simple roce de su mano sobre la nuestra.

49.Una barra de brillo labial puede servirte para lubricar su órgano sexual, en una situación de urgencia. Además resulta un recurso muy sexy.

50.La masturbación puede ser un placer solitario o compartido. Si la practicáis como un juego más, dentro de vuestra relación, imprímele más erotismo y morbo: ata a tu pareja y mastúrbate, delante suyo, de manera desinhibida: tú alcanzarás el paraíso, pero la impotencia de él y la excitación que ésta le provocará le harán sentir lo que jamás imaginó.

51.El truco más viejo del mundo y más femenino para provocar su deseo es hacerle esperar. Haz que te desee día y noche hasta que decidas que ha llegado el momento de dar rienda suelta a su placer. Si él se adapta a tu juego excitante, es un hombre que busca el placer de ambos.

52.Mientras estés haciendo el amor con él, incrementa tu placer utilizando tu imaginación: recuerda sensaciones orgásmicas anteriores y déjate inundar por éstas. Regodéate en éstas y, cuando estés al límite de tu climax, vacía tu mente de cualquier pensamiento o sensación y abandónate, absolutamente, al placer que te sobrevenga, como si jamás hubieras tenido un orgasmo.

53.Tonificar la musculatura vaginal, con ejercicios de tensión y relajación, es un truco eficaz para llegar al orgasmo. Se trata de realizar un movimiento de apertura y cierre. Se puede hacer en cualquier momento del día sin que incida en nuestra labor.

54.Si deseas tocar su corazón, hay un truco que nunca falla: besa con adoración, ternura y cariño infinito, las cuencas de sus ojos, sus cejas, sus sienes, su frente, el centro de su cabeza, la cuenca de sus manos, el interior de sus muñecas y codos: son besos de geisha.

Curiosidades sobre la erección...
 *La falta de erección no siempre implica en un hombre la falta de deseo hacia su pareja. A veces refleja estados de ansiedad, provocados por problemas muy distintos. En muchas ocasiones el exceso de atracción hacia la pareja provoca, también problemas en la erección.

55.Si quieres volverlo loco de placer, mientras hacéis el amor, proporcionándole un placer de «dioses», sitúate a horcajadas sobre él, un tanto inclinada hacia atrás, de forma que en cada movimiento puedas «pellizcar» sus testículos con tus nalgas.

56.Hablar de sexo con él: de aquello que te place, de lo que te gustaría hacerle, leerle libros de sexo, contarle historias eróticas, mírale directamente a sus ojos y a su boca y besarle, sin más... son trucos que mantendrán vivo su deseo.

57.Abrázalo con pasión, con deseo, con desgarro: abraza su pecho como si quisieras fundirte en éste; abraza su cintura, abraza su pelvis, su zona genital y abraza sus piernas, con total y absoluta rendición a él... Su excitación será sorprendente.

58.Uno de los mejores trucos para disfrutar del sexo es comenzar jugando. Y para ello nada mejor que recurrir a esos juegos sexuales que incitan, excitan y maravillan. Uno de ellos es el «strip-poker»: juégalo y te engancharás a éste, pues a medida que el juego avanza el ambiente se caldea y las ropas sobran.

59.Desnúdate de cintura para arriba y excítalo, una vez lo hayas tumbado en la cama y lo tengas «dominado», mostrándole tus pechos desnudos, a la vez que cabalgas sobre una de sus rodillas, rozando tu sexo sobre ésta –todavía cubierto por tus braguitas-: crea en él la necesidad de querer sentir tu sexo desnudo sobre esa zona de su cuerpo y deja que sea él quien desnude tu sexo y quien vuelva a colocarte sobre sus rodillas, ahora con tu sexo desnudo.

60.Baila para él y provócale desde los gestos de tu boca, desde tu mirada deseosa, desde el movimiento ondulante de tus caderas, desde la abertura incitante de tus piernas... El termómetro de su excitación estallará.

61.Cuéntale tus deseos sexuales más íntimos, tus fantasías sexuales más ardientes –siempre y cuando él sea el protagonista o forma parte activa de éstas-. Cuanta más capacidad tengas para contarle tus deseos y fantasías mayor será el interés de él en hacerlas realidad, pues se sentirá totalmente seducido y excitado por tu creatividad sexual.

62.Tócate, acaríciate, mientras él te penetra, y déjale que disfrute de esa visión tan excitante para sus ojos: ellos son unos «mirones».

63.Un truco infalible para que él consiga una erección firme es prolongar el juego amoroso, los preludios eróticos, sin ansiedades ni metas prefijadas. De este modo, disfrutando en cada caricia, él irá desbancando de su mente esos fantasmas que le impiden lograr su erección.

64.Otro truco para evitar la eyaculación precoz es ejercer una fuerte presión sobre la base del pene, mientras se practica el coito, De esta manera se interfiere en la excitación del órgano y se retrasa la eyaculación.

65.Cuando estés desnuda ante él y permanezcas de pie, contén la tripita: esta postura estiliza mucho la silueta y otorga una gran feminidad. Y, además de disimular esa zona, estarás practicando un eficiente abdominal y un benéfico masaje en toda tu parte inferior.

66.Si estás en la cama con él, tumbada sobre tu vientre, apóyate en los codos y muéstrale tu cuello, pues esta zona resulta muy sexy e incita a ser besada y a comenzar el juego... Si tienes el cabello largo, resulta muy provocatico recogerlo en un moño, con dos o tres horquillas, para incitarle a desmelenarte: a ellos les encanta, pues imprime cierto primitivismo muy excitante.

67.Su «punto G» se encuentra situado en su próstata, un lugar delicado, pues se halla a escasos centímetros de su entrada anal. Si introduces uno de tus dedos, mientras realizáis el coito, y lo estimulas –del mismo modo que él lo hace cuando te introduce sus dedos en tu vagina-, su placer será ilimitado. Puedes usar un preservativo, si te produce cierto reparo.

68.Si la excitación de él tampoco ha hecho fluir la fuente de su lubricación, estimula –con la yema de tus dedos- la corona del glande; moja tus dedos con saliva, para evitar roces molestos, y acaricia con mimo, suavidad y sensualidad la hendidura de su glande, una y otra vez: esa zona es la parte más excitable y sensible de su pene y en pocos segundos sus caricias abrirán la fuente de la lubricación y fluirá ese líquido excitante. (También puedes hacerlo con la punta de tu lengua).

Curiosidades sobre la eyaculación precoz...
 *La eyaculación precoz casi siempre suele tener causas psicológicas que nos remontan a la relación madre-hijo. Se cree que todo hombre que haya tenido una madre autoritaria, dominante, etc., será proclive a padecer este problema, si no ha superado esa relación materno-filial.

69.Un juego que otorga al sexo oral una doble carga de erotismo es combinar el frío y el calor. Ponte un cubito de hielo en tu boca y paséalo por su glande una y otra vez; luego desciende por el tronco del pene hasta la base, Después, bebe una bebida caliente y vuelve a lamer su glande y su pene entero. Este combinado frío-caliente también sirve para la práctica del cunnilingus.

70.Provoca su deseo y aumenta, a la vez, su tensión y excitación sexual, tatuando tu cuerpo –siempre que éstos sean de «quita y pon»- e incitándolo a que descubra las partes tatuadas de éste. Es un juego sumamente erótico, sobre todo si has sabido colocar «estratégicamente» tus tatuajes y el descubrimiento de uno le conduce a otro...

71.Para evitar reacciones desagradables cuando le practiques el sexo oral (arcadas, náuseas...) te presente un truco esencial: introduce su pene hasta donde ya no puedas más, el límite es cosa tuya.

72.Un hombre preocupado excesivamente por su físico, en la cama será un amante eficiente, con experiencia, pero poco sorprendente.

73.Si él te prodiga besos por todo tu cuerpo, a la vez que te practica el sexo oral, tu placer será más intenso y prolongado.

74.Si siempre es él quien determina dónde hay que ir, qué se debe hacer, etc., ni lo dudes: él manda en la cama y no tendrá en cuenta tus deseos.

75.Sentados uno sobre otro, frente a frente: ésta es la postura reina, la más deseada y la que mayor placer proporciona al no impedir que la pareja se observe, se bese, se acaricie...

76.Si come muy rápidamente, con total seguridad eyaculará del mismo modo.

77.Los mejores trucos para la masturbación en solitario son la lectura de libros eróticos, la visión de películas del mismo corte y la recreación mental de nuestras fantasías más íntimas.

78.Si a la vez que lo masturbas con tus senos, lames la corona del glande con la punta de tu lengua –si él está situado sobre ti-, el placer, para él, será una absoluta «delicatessen».

79.El hombre es un «cazador nato», por lo tanto demuéstrale mediante indirectas que estás interesada y disponible: mantenle la mirada, contéstale con amabilidad y picardía, cruza tus piernas como Sharon Stone en «Instinto Básico»... Pero deja que sea él quien se acerque a ti loco de deseo.

80.Para mantener su deseo vivo, acaríciale cuando menos se lo espere. Sorpréndele, siempre, con tu atrevimiento y descaro. Acaricia su zona genital, mientras habláis con los amigos, metiendo tu mano por su bolsillo y moviéndote con «soltura» por éste. Posa tu lindo piececito sobre su miembro viril mientras coméis en el restaurante todo el mundo ignora que hacéis algo más que chuparos los dedos con aquella salsa maravillosa.

81.Si deseas que vuestra excitación alcance cotas ilimitadas durante el coito, adopta una postura de espaldas: abre, sólo un poco, tus piernas para facilitar la penetración, luego ciérralas y levanta, mínimamente, tu pelvis para que la penetración sea más profunda. El roce del pene con tus nalgas lo volverá loco de placer e intensificará tu excitación.

82.Bésale mientras comes un helado o bebes tu bebida favorita. Pasaos, de boca a boca, lo que en éstas tengais. Es un truco que excita e incita...

83.La mente es nuestra mayor fuente de placer y la expresión de los sentimientos es la caricia que excita nuestro cerebro. Por eso, un truco básico para llegar al orgasmo es expresar todo aquello que sintamos –sin vergüenzas, miedos, ni represiones- y pedir a nuestra pareja que haga lo mismo para que nuestro cerebro se excite y estimule debidamente.

Curiosidades sobre el «punto G»...
 *Diversos estudios apuntan que es en este punto concreto de la anatomía femenina donde se puede producir la, tan polémica, eyaculación de la mujer. No obstante, y a pesar de que físicamente este punto existe, no todas las mujeres poseen la misma sensibilidad en él.

84.Este truco es para atrevidas. Ellos se vuelven locos de placer si, mientras practicáis el coito, estimulas su «punto G»; para ello deberás introducir uno de tus dedos por su ano y estimularle, con éste, esa zona tan especial.

85.Un truco determinante y definitivo para que su deseo sexual no decaiga es llevar la ropa interior que a él más le excite y atreverte con lo más «picante» y sexy: siempre estará pendiente de esa nueva sorpresa incitante y perversa con la que, a veces, le sorprendes.

86.El cunnilingus –sexo oral que el hombre realiza a la mujer sobre toda su zona genital- resulta un excitante recurso para paliar algunas «sequías» vaginales femeninas.

87.El uso de objetos sexuales puede añadir un aliciente más excitante e innovador a la práctica de la masturbación. Un vibrador usado sobre su pene puede producirle un gran estímulo –debido a la frecuencia rítmica de éste, constante y continuada-. En el caso femenino, el uso de un vibrador sobre el clítoris puede desencadenar un placer insospechado.

Curiosidades sobre lo que creen las mujeres de sus cuerpos en la intimidad...
 *Las mujeres están convencidas de que los hombres desean encontrar un cuerpo perfecto y se sienten inseguras cuando no lo poseen. Lo que éstas no saben es que ellos pueden encontrar sexys hasta las estrías, si la mujer sabe mostrar su cuerpo de forma femenina y natural. Ellos van más allá del piro físico, sobre todo cuando aman.

88.El truco básico para que una masturbación sobre el clítoris sea satisfactoria –y no una incomodidad- es no acariciarlo nunca directamente. La zona del clítoris deberá estar lubricada y se imprimirá, sobre ésta, un movimiento circular, continuo, alrededor del clítoris, pero sin tocarlo.

89.Otro truco eficaz para que la masturbación clitórea sea placentera es que él introduzca el dedo índice en la vagina y presione con el resto de la mano sobre la zona púbica, estimulándose, de este modo, la vagina y el clítoris a un mismo tiempo, y provocándose, así, un orgasmo combinado.

Curiosidades sobre la masturbación...
 *Las mujeres japonesas son las que más se masturban. Un 91,4% de ellas practican el sexo en solitario. Sin embargo, paradójicamente, éstas también encabezan la lista de mujeres anorgásmicas.
 *Las primeras masturbaciones suelen darse –de un modo inconsciente- en los primeros años de la infancia, durante la etapa en la que el niño descubre su cuerpo y manipula sus genitales, movido por la curiosidad que éstos le provocan.

90.Un truco esencial para que su deseo se mantenga incandescente como el primer día es que tú aceptes tu cuerpo –tal y como es- y lo muestres sin tapujos, ni vergüenzas, pero incitante y provocadoramente. Muévete desnuda ante él, de manera natural, y no importará que no seas la chica «10»: él solamente verá el «sex-appel» de un cuerpo desnudo, femenino y provocador.

91.Si tu pareja posee un pene de escasas dimensiones, existe una postura que os facilitará una penetración profunda y placentera: tú deberás permanecer boca arriba y replegar tus piernas contra tu cuerpo.

92.Un truco infalible para prolongar el placer es comenzar por un masaje sobre su piel. Debes masajear, al menos durante media hora, todo su cuerpo. Y hasta después de este tiempo no deberás pasar a un masaje más sensual. Consulta libros de masajes, son muy eficaces, además de eróticos.

93.Si él es un gran amante de la cocina y disfruta cocinando, posee una gran capacidad erótica y, con total seguridad, te hará llegar al cielo.

94.Un truco esencial para que la masturbación, tanto femenina como masculina, sea un éxito es realizarla siempre con la mano húmeda para evitar fricciones.

95.Si es impulsivo en sus movimientos, se lanza a cualquier aventura, por arriesgada que parezca: es un amante curioso y apasionado que lo dejará todo por estar contigo.

96.Durante el sexo oral la postura que más placer le provoca a una mujer es la siguiente: ella arrodillada e incorporada y él tumbado sobre su espalda, situando su cabeza justo debajo de la vulva femenina. De este modo, ella podrá presionar su sexo sobre la boca de su pareja y dominar, así, las sensaciones de su orgasmo.

97.Si él es de los que disfruta haciendo una sobremesa de cuatro horas, busca una relación estable y duradera, pero no es romántico, ni imaginativo: algo resulta negativo en una relación íntima...

98.Si él es un devorador de helados, frutas y galletas, es muy sexual y siempre estará dispuesto a hacerte el amor.

99.Si resulta un anfitrión perfecto, es el amante ideal.

100.Y el truco más esencial, para que tu sexualidad funcione a las mil maravillas, es leer juntos este libro para comenzar a practicar y disfrutar.



Nuevo VALE.
Es un obsequio de Publicaciones Ekdosis.


Nota de I0RI: En fin, espero que os guste, y que tengáis una vida sexual larga y placentera.

Éste documento que he escrito de un librito, se lo dedico a todas mis personas queridas para que disfruten leyéndolo y haciendo las cosas que vienen en él (jejeje).

Nos vemos:
                              Sergio-I0RI (11-07-2001)

Google+ Followers

Buscar este blog

Seguidores

Entradas populares